‘Contrapaso’ es una OBRA DE ARTE. En mayúsculas

Cuanto todo se hace bien en una novela gráfica...

‘Contrapaso’ es una OBRA DE ARTE. En mayúsculas

Contrapaso: Los Hijos de los Otros / Norma Editorial

Muchos son los cómics que leemos a lo largo del año y, últimamente (no mentiremos), muchas son también las buenas experiencias que vivimos con ellos. Además, conocida es nuestra intención prescriptiva desde este canal, lo que nos hace obviar o intentar evitar las reseñas de cómic que no justifiquen claramente ese gasto en vuestra librería.

Dicho esto, es importante también saber diferenciar un buen tebeo, que se disfruta y se conserva con orgullo en la estantería, de una ‘obra de arte’ mayúscula.

Contrapaso / Norma Editorial

Cualquier estantería que se precie debe lucir lomos de ciertas series que no dejan hueco para la discusión. Uno tiene que poder atisbar 'El Incal' de Moebius o series como 'Blacksad' desde la lejanía, sin tener que acercarse siquiera al mueble.

Teresa Valero suma este ‘Contrapaso’ a ese bloque de ‘imprescindibles’ que nadie debería dejar pasar; y lo decimos en el arranque de la reseña para que quede claro desde el principio, por si perdemos a alguien por el camino.

Contrapaso nos lleva a Madrid en 1956, un momento histórico marcado todavía por el eco de la Guerra Civil y la lucha constante contra el falangismo. En ese contexto conocemos a Léon Lenoir, un periodista hijo de un comunista muerto en la guerra civil, que deja su trabajo en Francia para sumarse a las filas de la sección de sucesos del diario ‘La Capital’.

Contrapaso / Norma Editorial

En la redacción del periódico conoce a Emilio Sanz, militante falangista y actual redactor de sucesos en el periódico que, contra el deseo de su redactor jefe, se toma muy en serio sus investigaciones para mostrar al mundo que España no es el país que muestra su dictador.

Contrapaso / Norma Editorial

Cuando Léon se incorpora a su puesto, se une a una investigación de un asesinato que tiene Emilio en marcha que tarda poco en convertirse en conspiración.

Tras haber devorado el tomo en una sentada, os diría que el guion de Contrapaso funcionaría como thriller sin la necesidad de un contexto político, pero Teresa Valero se atreve a hurgar en la memoria histórica del país para llevar su historia a otro nivel y, de paso, dejar poso sobre una historia inborrable.

Para muchos lectores, ya tendríamos señas suficientes para justificar la compra de este libro, pero una reseña de cómic no cierra sin hablar del dibujo y el trabajo de Teresa Valero para este libro no es ‘cualquier dibujo’.

Contrapaso / Norma Editorial

No es nada fácil encontrar novelas gráficas con un dibujo semejante al de Contrapaso. El dibujo de Teresa Valero es simplemente sobresaliente; delata formación en la absoluta corrección en cada línea y un fuerte fundamento en el cartoon más expresivo te hace percibir la lectura de una serie de viñetas como una secuencia animada.

Todo; desde la histriónica expresividad de los personajes, pasando por lo vivas y creíbles que son las calles del Madrid de 1956, hasta los pequeños detalles como farolas, timbres o barandillas... TODO en Contrapaso está dibujado con un estilo y una corrección que tiene pocos precedentes en la industria.

Contrapaso / Norma Editorial

Pese a que no es fácil de advertir, el ojo entrenado acabará reconociendo el trazo y la pintura digital en un tomo que, a simple vista, parece tener originales físicos acabados con acuarela. Pero no cualquier acuarela; el color de ‘Contrapaso’ es de los que sabe hacer sentir frío, delata el aire cargado en una oficina o ayuda a construir tensión en una investigación.

Contrapaso / Norma Editorial

Por ponerlo con otras palabras; el dibujo de Teresa Valero en Contrapaso hace que podamos poner banda sonora al tebeo. No sólo define a los personajes con una maestría gráfica que nos permite escuchar la edad y la intención de sus voces, también las secuencias mudas de investigación, los bares abarrotados, las persecuciones… Todo en este libro tendrá sonido en tu cabeza, y eso es algo que muy pocas veces ocurre.

La dedicatoria de este libro delata cuánto trabajo esconde. Hojear ‘Contrapaso’ durante quince segundos en una librería te sugerirá los años de trabajo que hay detrás de esta novela gráfica. Las horas de investigación que ayudan a hacer creíble el contexto y el discurso, la búsqueda de fotografías para viajar atrás en el tiempo y sentirte ubicado y los miles de bocetos que han acabado convirtiendo este libro en una obra de arte.

No es la primera vez que hablamos de una ‘compra obligada’ en esta sección, pero libros como este nos obligan a crear diferentes niveles dentro de ese concepto. Contrapaso es ese libro que compras más de una vez; ese libro que quieres tener y que quieres regalar.

________________________

Para los más inquietos y creativos dejamos este video publicado en el canal de Wacom, en el que Teresa Valero habla de su proceso creativo para Contrapaso.

‘Contrapaso’ es una OBRA DE ARTE. En mayúsculas


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad