Ania Iglesias se sincera sobre sus malos momentos tras ‘Gran Hermano 1’

La ex concursante hace balance de su vida tras su paso por el reality

Ania Iglesias se sincera sobre sus malos momentos tras ‘Gran Hermano 1’

Ania Iglesias entre Iván Armesto y Mercedes Milá / Mediaset

21 años después del estreno de Gran Hermano 1, Ania Iglesias ha hecho balance de todo lo que ha sufrido en su vida, tras su paso por el reality.

A veces por culpa de haber pasado por él y otras por temas que nada tenían que ver con la televisión, pero la realidad es que le ha tocado pasar por dificultades que nadie desearía para uno mismo.

Así lo se ha sincerado en una entrevista que ha concedido a ¡Hola! y que según ella, ha sido un "canto a la vida".

La ex concursante ha explicado que el mundo de la interpretación, al que ella siempre ha querido acceder y se ha preparado para ello, no le ha sido fácil "por no cumplir deseos de terceros y mantenerme al margen de ciertos temas". De hecho, también asegura que a veces ha sentido que debía "pedir perdón" por haber concursado en dicho formato.

Pero los peores momentos no han surgido del mundo laboral. Sino, de la salud. Con 20 años confesó haber sufrido problemas de alimentación, y arrastrar una anorexia, hasta los 40, cuando decidió ponerse en manos de especialistas.

Más tarde le diagnosticaron una tuberculosis pulmonar de la que le costó salir pero ya está recuperada. Hasta que en 2016 le volvieron a dar la peor noticia: tenía cáncer de útero. Una enfermedad que le impidió ser madre, aunque tampoco le quitó el sueño tras haber tenido malas experiencias con los hombres. 

Ella ya había contado que había sido víctima de malos tratos y sobre eso ha hablado empatizando con Rocío Carrasco: "La comprendo perfectamente y me da pena que se la juzgue por no haberlo contado antes. Cuando escucho eso de echar en cara a las mujeres que son maltratadas que no denuncien me duele, no saben el terror que se siente. Te paraliza y te acostumbras al dolor, que es lo más triste que ahí", señaló.

Tras todo este relato de desdichas, Ania concluye que "Con el paso de los años he aprendido que las prioridades cambian, y casi se ha olvidado de la fama que ansiaba durante mi juventud y que durante años consequí". Eso sí, recuerda que "en la cima siempre se siente frío y soledad".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad