Emma Stone quema la ciudad al ritmo de Queen en una ‘Cruella’ punk y feminista

La película, que aterriza en cines y plataformas el 28 de mayo, es muy diferente de todo lo que nos había ofrecido Disney hasta el momento

Cruella clip exclusivo / Disney

Cuando un actor o una actriz hace un papel en una película y tú, como espectador, tras verla, no eres capaz de pensar en ese personaje sin imaginarte el rostro del artista que lo ha interpretado, significa que ese actor o actriz ha hecho un trabajo excelente. Es el caso de Emma Stone en Cruella: una vez la ves es imposible deshacerse de la imagen de Cruella de Vil con la cara y cuerpo de la protagonista de La La Land. Se ha mimetizado con ese personaje pseudomaligno y desequilibrado.

Cruella es una película llena de acción y de personajes exóticos, excéntricos, extremos. Todo lo que lleve un 'ex' es aplicable a ese tornasol de villanos, truhanes, ególatras y narcisistas que protagonizan una de las películas más punk de Disney. Cruella es el posmodernismo al máximo exponente; una explosión de imágenes y escenas audaces y atrevidas que se separan de ese aire infantil de otras películas de la Casa del Ratón y apuestan por una estética y unos personajes oscuros y atormentados, casi góticos, que esconden, al final, una historia de autosuperación y empoderamiento femenino.

No en vano la historia de Cruella presenta a Estella, una joven genio de la moda cuya madre es asesinada por unos dálmatas (todo empieza a encajar en el universo Disney). Huérfana y solitaria, se encuentra con unos jóvenes ladronzuelos con los que se va a vivir a un tugurio. Tras un habilidoso salto temporal, Estella es ya adulta y quiere labrarse un nombre como diseñadora de moda. Para ello se acerca a una poderosa –e insoportablemente narcisista– baronesa (fabulosa Emma Thompson) con la que, progresivamente, iniciará una cruenta guerra mediática para ver quién puede eclipsar a quién en el mundo de los desfiles de moda.

Una de las grandes virtudes de Cruella es el duelo interpretativo que protagonizan las dos Emmas: por un lado vemos cómo Emma Stone se transforma en ese personaje torturado y casi psicótico que evoluciona de la joven y risueña Estella a la extrema Cruella y, finalmente, al encontrarse a sí misma, se consolida como Cruella de Vil. La actriz da rienda suelta a sus carcajadas 'jokerescas' y poses extremas y construye un personaje cercano a Harley Quinn o a Pris de Blade Runner. Por su parte, la brillante Emma Thompson roba la película con un personaje absolutamente malvado y sin escrúpulos.

La película se contextualiza en los años 70 en un Londres en plena efervescencia punk, por lo que los escenarios, los diseños de vestuario y hasta el maquillaje destilan un espíritu gótico, rockero y posmoderno, con rayos pintados en los ojos, fuertes contrastes entre los colores blanco y negro, prendas de cuero, guiños a la homosexualidad, y por supuesto, al feminismo, y canciones como Fire de Ohio PlayersFive To One de The Doors o Time of the Season de The Zombies; temazos que le sirven al director Craig Gillepsie para configurar un universo propio y muy original, casi podríamos decir que independiente del universo Disney.

Cruella se estrena en cines el 28 de mayo de 2021. También llega a plataformas con un sobrecoste de 21,99€. Para abrir boca, en LOS40 os ofrecemos un clip en exclusiva de una de las escenas cumbre de la película, donde podéis ver a Cruella junto a sus compinches Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walter Hauser) destruir la ciudad al ritmo de Stone Cold Crazy de Queen.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad