Juanmaricón, el activista LGTBI que reconoce que el K-Pop y BlackPink le ayudaron en su depresión

“No entiendo cómo la gente no apoya más el K-Pop”

El arte de crecer

Portada del libro de Juanmaricón. / Foto cedida por Grijalbo

Juan Manuel Álvarez Useche, más conocido en redes como Juanmaricón es un joven de 20 años, ilustrador y activista LGTBI. Acaba de publicar su primer libro, El arte de crecer, en el que ironiza sobre ese concepto de madurar que no acaba de entender.

Para él como artista, la cultura pop es fundamental y recurre a ella para su obra y para manejarse en el día a día. Y, dentro de esa cultura, la música cobra mucha importancia. Reconoce que le gusta el perreo, pero, “cuando salgo de fiesta, pero en verdad no escucho nada de perreo cuando estoy en casa”.

Si le preguntas sobre el temón de este 2021 tiene que consultar con Spotify hasta que da con la indicada. “Se llama Next Level de Aespa, que es un grupo de K-Pop. Me parece un popazo de la hostia, en plan ‘vaya tema’. Creo que es la canción que más se me ha enganchado de este 2021”, admite.

El K-Pop como tabla de salvación

Y ahí damos con uno de los puntos clave en la superación de su depresión. El K-Pop le ayudó en esa época en la que estaba en un permanente estado de tristeza y negatividad. “Tiene de todo, tiene visuals, tiene vocals, tiene escenarios increíbles, coreografías de la hostia, puestas en escena que son increíbles. Hacen lo mismo que la cultura occidental, pero multiplicado por mil”, asegura.

Se centra en los grupos de chicas como BlackPink, “son como lo más gay que puede existir”. Lo que no alcanza a entender es el poco apoyo que todavía tiene este género en nuestro país. “En las radios y en la tele escucho muy poco K-Pop. Escucho otros cantantes que digo, ‘pues vale’. Y el K-Pop tiene un poder increíble, a mí me fascina”, reconoce.

Este tipo de música fue clave en su recuperación. “Cuando estaba en depresión, me ponía a ver las BlackPink que acababan de debutar y se me iban todos los males. Empecé a viciarme un montón”, admite.

El lado oscuro

Aunque admite la pasión por este género, reconoce que no todo es de color de rosa. “El K-Pop en verdad está comido de mierda. Primero que está lleno de tabúes. Segundo, que puedes hablar muchísimo de la cultura que tiene, de la sexualización, que a veces es un poco lol porque son niñas de 16 años que están como super expuestas a todos los babosos de Corea, que es bastante lol. Y no vamos a hablar de la explotación en la que se encuentran estos grupos… es un dilema super moral”, confiesa.

Pero no puede resistirse a este tipo de música: “Yo lo siento un montón, pero es que me encanta muchísimo verlas bailar. Todo está comido de mierda por detrás. Yo trabajo en una tienda de ropa y tú vienes a comprar y no te das cuenta de que yo estoy explotadísimo laboralmente, también”.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

  • Frecuencia 7

    1997: Rescate en Nueva York. 40 años del mito postapocalíptico de John Carpenter

  • Cracks

    Nil Moliner: “Me aposté tatuarme en la mítica remontada del Barça al PSG en 2017”

  • Mi Primera Vez

    La “primera vez” de Ana Mena

  • Ver más podcast

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad