‘El Hormiguero’ da la nota con su llamada más delirante

“El Hormiguero el que tengo entre los huevos”

‘El Hormiguero’ da la nota con su llamada más delirante

Pablo Motos y Raphael en el plató de 'El Hormiguero' / Atresmedia

Cada semana, El Hormiguero llama al teléfono de un afortunado o una afortunada para hacer una sola pregunta: "¿Sabe usted qué es lo que quiero?". Si el que está al otro lado de la línea responde correctamente diciendo "la tarjeta de El Hormiguero" se lleva de gratis un total de 3.000 euros. Se trata de uno de los concursos más populares del programa de Antena 3. Sin embargo, no siempre sale como uno espera.

Para empezar, son muchos los que no responden lo que hay que responder y no se llevan el premio. Suponemos que no serán fieles espectadores de El Hormiguero. Y luego están los incrédulos, los que creen que les están gastando una broma y sorprenden con algún descalificativo o directamente cuelgan el teléfono.

Momento surrealista el que se vivió este lunes con la visita de Raphael. Fue el cantante el encargado de hacer la pregunta pertinente. Una chica respondió a la llamada y dio la respuesta correcta. Pero pensaba que no era verdad, así que colgó. Pablo Motos lo volvió a intentar. Esta vez contestó un hombre que al ser preguntado de nuevo soltó: "El Hormiguero el que tengo entre los huevos".

A pesar de las explicaciones, el concursante se pensaba que le estaban vacilando. El presentador le pidió entonces que pusiera la televisión. Le costó un buen rato hasta que consiguió entrar en razón. Al final, los afortunados que protagonizaron la llamada más delirante de El Hormiguero resultaron ser de La Palma y hasta allí se fue el premio de 3.000 euros.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad