Violeta Mangriñán tiene que llamar a urgencias de madrugada por las molestias de su embarazo

Parece que ha pasado su peor noche desde que Gala ha empezado a crecer en su barriga

Violeta Mangriñán

Violeta Mangriñán tiene molestias del embarazo. / Antonio Gutierrez/Europa Press via Getty Images

Violeta Mangriñán y Fabio Colloricchio están inmensamente felices por la próxima llegada de su hija Gala. La influencer ya está embarazada de cinco meses y, aunque ha pasado el temido primer trimestre, no se ha librado de las molestias que conlleva un embarazo.

De hecho, ha pasado una de sus peores noches desde que conoce su estado. "Desde los primeros días de enero no estaba tan mal como anoche. A las tres de la madrugada no pude más y llamé a urgencias", contaba desde sus redes sociales a través de unos stories en los que ha querido compartir su experiencia.

“Llevo desde las 17.30 con ardores horribles, náuseas y reflujo”, anunciaba, “voy a probar a comerme una manzana asada por no dormir en ayunas, pero no pinta bien la cosa”.

Y por si alguno lo dudaba, quiso dejar una cosa clara: “Aunque no lo parezca estoy felisss y no me importa estar mal si es por Gala, pero es un coñazo, no os lo voy a negar. Al menos ya no tengo que mentiros ni disimular como hacía los cuatro primeros meses”.

Por sus palabras podemos deducir que ese primer trimestre no ha sido fácil y ha sufrido todas esas molestias del embarazo tan poco deseables.

Llamada a emergencias

Ya en torno a las dos y cuarto de la madrugada anunciaba que se avecinaba una noche larga, “tengo unos ardores y unos pinchazos que no me dejan dormir, estoy llamando a urgencias para ver si me puedo tomar algo”.

Hizo la llamada cuando veía que la cosa no mejoraba y le recetaron “unas cápsulas masticables para cortar los ardores y las náuseas". Asegura que se fue a comprarlas y que cuando llegó a casa vomitó muchísimo.

“Creo que vomité todo lo que comí ayer en el día. Me acosté sin tomarme la pastilla que me había comprado", confesó mientras hablaba de la debilidad que sentía que no la permitía moverse de la cama.

"Me he tenido que volver a acostar. Me siento mareada y débil", aseguraba mientras añadía que hasta que no se encuentre mejor no volverá a las redes para seguir informando de su estado. Claro que le ha durado poco porque no tardó en hacer una ronda de preguntas y respuestas donde la protagonista ha sido Gala.

Violeta Mangriñán pasa una mala noche. / @violeta_mangrinyan / Instagram

Preguntas y respuestas

Una ronda que nos ha dado mucha información. Ahora sabemos que todavía no ha elegido carrito, que no planea tener más hijos de momento y que no tiene intención de casarse antes de que nazca Gala. También ha contestado a quien preguntaba por los padrinos del bautizo: Omar Montes será el padrino, que ha elegido Fabbio, y a ella le toca elegir madrina que ya sabe quién va a ser, pero todavía no lo ha dicho.

También ha dejado claro que esperar estar viviendo en enero en su casa nueva de Valencia y que hasta ese momento seguirán de alquiler en su piso de Madrid. No vestirá de rosa a la niña porque no es un color que a ella le guste demasiado.

De momento ha engordado tan solo 3 kilos en cinco meses. Hablarán a la niña en valenciano e italiano y, por supuesto, pondrán empeño en que hable inglés.

Siente pánico por el parto tras ver varios vídeos sobre nacimientos que, por cierto, preferiría que el suyo fuera natural. Entre sus antojos están las chuches, que no suelen gustarle demasiado, y los fantasmitos.

En principio, Gala nacerá en Madrid y le anunció el embarazo a Fabbio “un domingo a las 7.30 de la mañana a grito pelao”. Ya queda menos para este 31 de julio o principios de agosto cuando se espera la llegada de la pequeña Gala.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad