Aretha Franklin: Traumas, verdades y otras curiosidades de la ‘Reina del soul’

Aretha Franklin: Traumas, verdades y otras curiosidades de la ‘Reina del soul’

Aretha Franklin. / Paul Natkin/Getty Images

Indiscutiblemente fue una de las artistas más grandes de la historia. Dotada de una potente voz, de un impresionante registro vocal o de un enorme talento como compositora, su inmenso legado trasciende a todas esas canciones con las que siempre será recordada: Respect, Think, Chain of fool, "(You Make Me Feel Like) A Natural Woman... Su activismo en la lucha por los derechos civiles o por la igualdad de la mujer hicieron de Aretha mucho más que una cantante. Aretha Louise Franklin nació en Memphis, Tennessee, un 25 de marzo de 1943. Se cumplen 80 años de la llegada al mundo de la Reina del Soul.

Fallecida en agosto de 2018, a los 76 años, Franklin siempre fue muy celosa de su vida privada. Aun así, existen aspectos contrastados, y quizá desconocidos, de esa sorprendente vida. Hechos traumáticos que le dejaron secuelas, acontecimientos históricos en los que participó, y detalles curiosos que perfilan su singular personalidad. Te contamos alguno de ellos.

Retrato de Aretha Franklin. / RB/Redferns

Su padre: asesinado

Para Aretha Franklin, la figura de su padre, Clarence LaVaughn Franklin, fue clave. Tanto en su vida como en su carrera artística. Era pastor de la Nueva Iglesia Bautista Bethel y tan conocido por sus sermones que le llamaban ‘la voz del millón de dólares’. Activista en la lucha por los derechos civiles, se convirtió en una celebridad visitada por gente tan famosa como Jackie Wilson, Sam Cooke o el mismísimo Martin Luther King, de quien era amigo. No obstante, el querido pastor, que impulsó a su hija a cantar en la iglesia durante sus charlas y compromisos musicales, encontró un final inesperado.

El 10 de junio de 1979, unos ladrones irrumpieron en su casa y le dispararon dos veces. Permaneció en coma cinco años, hasta su fallecimiento en julio de 1984. El reverendo Jesse Jackson habló en su funeral.

Aretha junto a su padre Clarence LaVaughn y su hermana Erma. / Anthony Barboza/Getty Images

Madre a los 12 años y marido maltratador

Aretha tuvo una infancia muy difícil. Sus padres se separaron cuando ella tenía 5 años y su madre Barbara (pianista) falleció antes de que ella cumpliera los 10. A los 12 años se quedó embarazada y tuvo a su primer hijo, Clarence. A los 14 ya era madre por segunda vez de otro niño, Edward. A los 19 años se casó con Ted White y tuvo a su tercer hijo, llamado como el padre. Lo hizo a pesar de la desaprobación de sus más allegados. Y aunque Franklin nunca habló del 'lado oscuro' de esa relación, uno de los primeros signos de preocupación emergieron en 1969, cuando la revista Time publicó que White "había maltratado en público" a la cantante en un hotel de Atlanta. Y añadía que "ese no había sido el primer incidente similar". White abusó de ella y la sometió a "horribles maltratos físicos" que la dejaron “contusiones visibles". Se separó en 1968.

En 1970 nació su cuarto hijo, Kecalf, fruto de su relación con su manager Ken Cunningham. Vivieron juntos y fue él quien "ayudó a Aretha a dejar la bebida", confesó su prima Brenda. Se casó una vez más, en 1978, con el actor Glenn Turman, del que se separó cuatro años después.

De gira con Martin Luther King

A menudo, Martin Luther King Jr. visitaba a su familia cuando Aretha era niña y fue su padre, el pastor Franklin quien organizó el histórico Detroit Walk to Freedom en 1963, la mayor marcha realizada jamás en pro de los derechos civiles en Estados Unidos. Fue en esa marcha cuando el activista pronunció su famoso discurso: "I have a dream". A los 16 años, Aretha salió de ‘gira’ con él y recorrió el sur del país. En 1968, cuando le asesinaron, tuvo el honor de cantar en el funeral a petición de la familia. Cantó Take my hand, precious lord, un clásico del gospel y uno de los preferidos del Nobel de la Paz. Descrita como “heroína anónima” de los derechos civiles, la artista declaró entonces: “No encuentro palabras para expresar cómo me siento. Es una enorme tragedia”.

“Soy una estrella… se supone que no tengo que limpiar”

Cuando tenía 16 años, estuvo en Nueva York recibiendo clases de canto y de baile. "Cuando regresé a casa, no pensaba que tenía que hacer las labores de la casa", contó en Canadian TV en 1998. "Eso era demasiado mundano para mí. Se suponía que yo no tenía que hacer eso. Había estado en Nueva York. ¡Ahora era una estrella!". Explicó cómo veía que sus hermanas y su prima limpiaban la casa, pero ella no colaboraba. Su padre le preguntó por qué no estaba ayudando. "Le dije, 'Soy una estrella, se supone que no tengo que hacer eso. He estado en Nueva York'. Y él me contestó, 'Bien, estrella, escucha, es mejor que entres en la cocina y te presentes a todos esos platos sucios'. Desde entonces, dejé de ser una estrella. Realmente necesitaba esas palabras. Me puso los pies en el suelo y me dio equilibrio, y desde entonces no soy una estrella. Soy la mujer de la puerta de al lado".

Miedo a volar: “Ese avión estaba haciendo garabatos por todas partes”.

A principios de los 80, el avión en el que viajaba Franklin entre Atlanta y Detroit sufrió intensas turbulencias. “Ese avión estaba haciendo garabatos por todas partes”. El incidente dejó serias secuelas en la cantante. Y desde entonces le aterraba volar. Hasta el punto de que viajaba en autobús, nunca en avión, cada vez que tenía que hacer conciertos o participar en cualquier otro evento. Franklin intentó superar ese miedo: “Tomé una clase, Aviadores Audaces, pero falté dos semanas. Mis compañeros aprobaron, pero yo no”. Su aviofobia persistió y nunca más volvió a viajar por el cielo.

“Necesito que el aire acondicionado esté apagado”

En 1998 accedió a formar parte del concierto Divas Live organizado por VH1. En los ensayos en el Beacon Theatre de Nueva York, solo pidió una cosa al productor del show: “Iré al Beacon. Lo haré. Pero necesito que el aire acondicionado esté apagado” (no era un capricho, era una forma de proteger sus cuerdas vocales). Cuando llegó a los ensayos, el aire acondicionado estaba encendido. Así que se dio media vuelta y se marchó. Las otras divas - Shania Twain, Gloria Estefan, Celine Dion, Mariah Carey y Carole King – ensayaron sus números sin ella. Nadie sabía si finalmente aparecería en el concierto. Por supuesto, lo hizo.

Con su bolso, hasta en el escenario

En 2015, cuando salió al escenario del Kennedy Center, Franklin llevaba puesto un largo abrigo de visón (“no estaba segura de que el aire pudiera afectar a mi voz… quería hacer una actuación incomparable”) y un brillante bolso de mano que depositó sobre el piano antes de sentarse a tocar. Este era un hábito que llevaba haciendo décadas. Y había también un motivo que el editor del periódico The New Yorker, David Remnick, explicó. Desde el principio de su carrera, le pagaban por adelantado, en metálico, y algunas veces cantidades superiores a los 25.000 dólares. Así que no perdía ojo a su bolso y lo mantenía siempre a su lado como medida de seguridad. “Había visto cómo habían estafado a mucha gente como Ray Charles o B.B. King. Llevaba con ella su dinero, y estaba lista para salir, fuera donde fuera”, comentó Rickey Mino, director musical del Kennedy Center.

Tres testamentos escondidos… hasta debajo de los cojines

Cuando la diva falleció en agosto de 2018, presumiblemente no había dejado testamento. Sin embargo, nueve meses después, aparecieron tres testamentos manuscritos en su casa de Detroit. Dos de ellos datan de 2010 y estaban en un armario cerrado con llave. El tercero, fechado en 2014, estaba garabateado en una libreta de espiral bajo los cojines del sofá del cuarto de estar. Estos documentos muestran que la cantante pensó largamente en su legado financiero póstumo, si bien lo hizo según su propia idiosincrasia, de manera desordenada o improvisada. Algunos escritos eran extremadamente difíciles de descifrar y contenían palabras tachadas y frases en los márgenes. En cualquier caso, esos papeles que Aretha Franklin escribió de su puño y letra, supusieron un pequeño atisbo a ese mundo que tan celosamente había mantenido apartado de la mirada de los demás. Por cierto, que un cuarto testamento emergió en 2021.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad