Agnetha Fältskog, la “misteriosa” componente de ABBA, cumple 72 años

Cuando se cumplen 72 años de su nacimiento, un 5 de Abril de 1950, repasamos esa vida ermitaña y de reclusión

Agnetha Fältskog, la “misteriosa” componente de ABBA, cumple 72 años

ABBA, en un posado grupal en Stockholm en abril de 1976. De izquierda a derecha: Benny Andersson, Agnetha Faltskog, Bjorn Ulvaeus y Anni-Frid Lyngstad. / Michael Putland/Getty Images

Agnetha Fältskog eligió vivir recluida en el campo. Alejada de los focos y la fama. Eludiendo aviones y escenarios. Muchos pensaban que eso era muy misterioso. Pero ella lo negaba: “No soy muy misteriosa”. La cantante de la melena rubia de ABBA decidió poner distancia de lo que para ella había supuesto formar parte de una de las bandas más icónicas de todos los tiempos. A pesar de los 40 años transcurridos desde su repentino final, la popularidad del cuarteto ha seguido creciendo y las ofertas multimillonarias para su regreso a los escenarios también. Agnetha siempre ha sido la más renuente: “Jamás, ya somos demasiado viejos para eso”. Cuando se cumplen 72 años de su nacimiento, un 5 de Abril de 1950, repasamos esa vida ermitaña y de reclusión.

“Tengo muchos miedos”

Aunque sus diez años con ABBA le aportaron una inmensa fortuna y una tremenda popularidad, no es una época que Agnetha recuerde con cariño. Sdemás de lo doloroso que era para ella alejarse de sus hijos durante las giras, sufría pánico escénico y fobia a volar. En una entrevista con The Sun explicó cómo una terrible experiencia en un vuelo con turbulencias la dejó traumatizada. "Dejé de subirme a un avión. Intento no pensar en ello, fue horroroso". Tuvo que someterse a terapia “y he mejorado después de mucho tiempo. Ahora puedo volar una o dos horas, no más".

Sufría pánico escénico, lo que a veces era un calvario. No actuaré en directo otra vez. No me gusta viajar demasiado ni hacer conciertos. Soy más una chica de estudio y de casa

"Sufría pánico escénico, lo que a veces era un calvario. No actuaré en directo otra vez. No me gusta viajar demasiado ni hacer conciertos. Soy más una chica de estudio y de casa", continuaba confesando la cantante. En un artículo de 2005 del periódico sueco Svensk Damtidning, Agnetha hablaba de su miedo a relacionarse con la gente y a ser acosada, por lo que siempre lleva guardaespaldas. Cuando alguien intenta hacerse una fotografía con ella, lleva sus manos a la cara y la esconde. Siempre ha sido tímida. Igualmente teme a las alturas o a los espacios abiertos. “Tengo muchos miedos”, reconocía.

Agnetha, la ‘ermitaña’

Todo eso explica por qué cuando el grupo detuvo por completo su actividad a finales de 1982 (nunca anunció oficialmente su disolución), Fältskog quiso vivir aislada. Es verdad que no se retiró inmediatamente de la música. Inicialmente se centró en su carrera en solitario y a lo largo de los 80, publicó tres álbumes en inglés, sin demasiado éxito. Fue después del tercero, I stand alone (1987), producido por Peter Cetera (Chicago), cuando se retiró durante 17 años y tomó la decisión de llevar una vida tranquila, casi de ermitaña. Tan solo hizo alguna aparición pública de forma esporádica.

La cantante se recluyó en su aislada casa de campo, en la isla sueca de Ekerö, en el condado de Estocolmo. Pasaba sus días dedicada a sus dos hijos (fruto de su matrimonio con Björn Ulvaeus), estudiando astrología, practicando yoga o montando a caballo. También se interesó por las enseñanzas del gurú Deepak Chopra. En Diciembre de 1990, se casó por segunda vez. Lo hizo en secreto. Pero el matrimonio con el cirujano Tomas Sonnenfield no duró mucho. En 1993 se divorció.

Agnetha Fältskog. / Anwar Hussein/Getty Images

Los difíciles años 90

Los años 90 no fueron fáciles para ella. Fältskog atravesó una intensa depresión cuando su madre se suicidó en 1994. Un año después, su padre falleció. Además, en 1997 inició una relación con Gert van der Graaf, un conductor de montacargas holandés que resultó ser un acosador. Al parecer, había estado acechando su casa y estaba obsesionado con ella desde su infancia. Después de que ella rompiera esa relación dos años después, la acosó en su mansión en numerosas ocasiones. La historia terminó con una orden judicial de alejamiento y su deportación a Países Bajos en 2000.

La Greta Garbo del pop sueco

Hay publicaciones que llaman a Agnetha Faltskog la ‘Greta Garbo del pop sueco’ debido a su vida apartada. En una entrevista con Daily Mail, respondía: “La prensa siempre ha escrito que soy una mujer misteriosa y solitaria, pero tengo los pies en el suelo, mas de lo que piensan. Vivo en una granja y allí hay un pequeño puente que me lleva a Estocolmo. Llevo una vida normal con mi dogo Bella y mi perrito Bruno, una especie rara, solo un poco mayor que un chihuahua, con esas grandes orejas”.

“Hablo con los dueños de otros perros cuando salgo a pasear, voy de compras y salgo a restaurantes con amigos. No me importa firmar autógrafos, siempre y cuando no se forme una cola de gente esperando”. Y admite que la vida en los escenarios “no es mi favorita”.

“Me pongo demasiado nerviosa, tengo demasiada ansiedad”

Sin embargo, en alguna ocasión, no le ha quedado más remedio que dejar a un lado su frase "quiero estar sola y quiero que me dejen en paz", y ha tenido que salir de su aislamiento. Con moderación, eso sí. En 2004, por ejemplo, publicó su primer álbum con canciones nuevas en 17 años: My Colouring Book. Y ofreció algunas entrevistas en televisión para promocionarlo. En una de ellas confesaba: “No puedo viajar para promocionar mi trabajo como solía hacerlo antes. Es doloroso y aterrador para mí… me pongo demasiado nerviosa, tengo demasiada ansiedad”.

En 2005, tampoco pudo eludir su presencia en el estreno del musical Mamma Mia! en Estocolmo. Estuvo allí solo hasta que el show empezó, y regresó cuando terminó. A continuación, se escabulló por la puerta de atrás. En 2008 reapareció junto a Frida y Meryl Streep, para la ‘premier’ de la película Mamma Mia.

Mientras su avatar canta y baila…

Esa chica de campo a la que no le gustan las fiestas, ni la fama, tuvo que salir de casa y reunirse con sus antiguos compañeros alguna vez más. Principalmente, cuando grabó con ellos un disco con canciones nuevas, Voyage, que se publicó el 5 de Noviembre de 2021. Era el primero del grupo en 40 años (el anterior fue The Visitors (1981). Fältskog dejó claro entonces que sería el último. Porque de gira nada. Hay que conformarse con ver al grupo en formato holograma. Sus avatares animados se presentarán desde el 27 de mayo hasta Diciembre de 2022 en el Parque Olímpico Reina Isabel Londres.

Paso mucho tiempo con los nietos. No hablo mucho con ellos de ABBA y del pasado. Pero según se van haciendo mayores son más conscientes

Y mientras su avatar canta Chiquitita, Dancing Queen o Mamma mia, Agnetha Fältskog seguirá con su vida tranquila de abuela, disfrutando de sus tres nietos. Hablaba de ellos en The Guardian: "Paso mucho tiempo con los nietos. Les encanta cuando cantamos juntos. Es fantástico escucharles y lo hacen muy bien. No hablo mucho con ellos de ABBA y del pasado. Pero según se van haciendo mayores son más conscientes".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

  • Anda Ya: El Podcast

    EL PODCAST (martes 21/09/21)

  • No paramos y no queremos parar

    Iñaki Domínguez

  • Hoy en los40

    Pasará por España en verano de 2023. Sebastián Yatra publica el videoclip de 'Básicamente'. Beyoncé celebra el disco de platino de 'Break My Soul' con un homenaje a sus fans. Los discos, los artistas y las canciones más escuchadas de 2022 a nivel mundial.

  • Ver más podcast

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad