Amy Winehouse: Una ‘magnífica actuación’ en Glastonbury solo recordada por sus puñetazos a un fan

El acto dio multitud de especulaciones: ¿Fue en defensa propia o un error de identidad?

Amy Winehouse: Una ‘magnífica actuación’ en Glastonbury solo recordada por sus puñetazos a un fan

Amy Winehouse / Getty Images

El 28 de junio de 2008, Amy Winehouse actuó por tercera y última vez en el mayor y mas famoso de los festivales británicos: el de Glastonbury. El mismo que en 2022 ha sido noticia por el multitudinario show de Paul McCartney, recién cumplidos los 80, y sus invitados sorpresa (Dave Grohl y Bruce Springsteen). Lamentablemente, el concierto de la reina del soul blanco no se recuerda por su espectacular talento, que lo tenía a raudales. La noticia entonces fue su “grotesco final”, los titulares que la prensa internacional coincidió en resaltar: “Amy Winehouse, a puñetazos con un fan”. Una actitud, quizá reprobable, aunque no gratuita. La cantante reaccionó así cuando quisieron agarrarla del pelo, o manosearle el pecho, o le lanzaron un sombrero, o se metieron con su marido…

El último concierto de Amy en Glastonbury

Como cada año, el Festival de Glastonbury 2008 acogió en el valle de Somerset a las figuras más relevantes de todo el espectro musical durante los tres días de su celebración: 27, 28 y 29 de Junio. Ese año, el cartel del Pyramid Stage – el principal – del sábado 28, incluía a James Blunt, Manu Chao, Crowded House, Jay Z (el primer artista de hip hop que encabezaba el evento) o Amy Winehouse. Sin duda, la actuación de la londinense fue la más esperada de la noche.

No era la primera vez que Amy visitaba el icónico festival. En 2004, cuando todavía era desconocida, presentó su album debut, Frank, y en 2007 salió al escenario piramidal para cantar los temas del multipremiado Back to black (el concierto se recogió en el disco Live At Glastonbury 2007). Su show del 28 de Junio de 2008 era el tercero… y también se convertiría en el último.

"No sabéis lo feliz que me hace estar aquí”

Llegó a tiempo, sonriente, y mostró su buen humor ante las más de 80.000 personas que acudieron a verla: "No sabéis lo feliz que me hace estar aquí". Llevaba un cocktail de sombrillas de papel - azul, naranja, amarillo y rosa - en su famoso mono colmena un vestido ceñidísimo de lentejuelas azules sin tirantes: "¡Han sido necesarias tres mujeres para meterme en este vestido! ¿No es divertido?... Si una de mis costillas se cae ¿Podríais cogerla?. En serio, los recompensaré enormemente".

Además de los ya clásicos cortes de Back to black, Amy interpretó alguna versión (como A message to you Rudy de los Specials) y depende del medio británico que se leyera, su actuación había sido buena o nefasta. “La cantante permaneció una hora recordándonos por qué es uno de los talentos más brillantes de Reino Unido” (publicaba BBC). Pero en The Guardian resaltaban: "Amy perdió su voz y sus nervios en una actuación lamentable… olvidó utilizar su bien más preciado: su voz”.

Amy Winehouse en Glastonbury / Fred Duval/FilmMagic

En el Mirror señalaban que había sido abucheada cuando paró el concierto para hablar de su todavía marido Blake Fielder-Civil (en prisión cumpliendo una sentencia de 27 meses de carcel). “Mi marido saldrá dentro de dos semanas. ¿Quién me abuchea. Te encontraré, coge tu teléfono, llama a tu madre y háblale de tu falta de educación". Y continuó: “Lo digo en serio, nunca había amado antes a un hombre blanco – entonces llegó él, me golpeó la cabeza con un bate de cricket… no es literal, obviamente”. También mencionó a Jay-Z (que tocaba después de ella): “Vamos a escuchar a Jay-Z. El hombre ha tenido los bemoles de venir aquí y tocar los temas que tú ni siquiera sabes que recuerdas”.

“Mi nombre es Amy Winehouse”

Pero la última actuación de Winehouse en Glastonbury será recordada no por su enorme talento, sino por lo que ocurrió justo al final. Pidió a uno de sus coristas que la ayudara a bajar del escenario al foso de seguridad. Quería cerrar la actuación cerca de su publico. Después de Me & Mr Jones, la canción con la que cerró el show fue su hit Rehab. Mientras cantaba su famosísima pieza, fue recorriendo la primera fila, tocando y estrechando la mano a sus fans, seguida de cerca por miembros del equipo de seguridad. Pero hay un momento en el que se enfada y lanza un codazo hacia alguien, y a continuación, es el puño el que dispara varias veces mientras sigue cantando, con enfado en la voz y en el gesto. Todo fue recogido por las cámaras.

Después de eso, Amy se recuperó rápidamente, sonrió, y de nuevo fue a saludar a mas fans. Se volvió hacia su banda prenguntando si podía seguir cantando “una más, una más”, pero su tiempo había acabado y Amy se marchó agradeciendo a sus fans y declarando orgullosamente “Mi nombre es Amy Winehouse”.

“Amy Winehouse ‘a puñetazos’ contra un fan en Glastonbury

De un concierto de una hora, lo que la prensa destacó fueron esos pocos segundos de ‘derechazos’: “Amy Winehouse ‘a puñetazos’ contra un fan en Glastonbury”, tituló NME. “Fue el grotesco final de un concierto que Winehouse empezó con buen ánimo" señalaba el medio británico. Se abrió todo un abanico de especulaciones sobre los motivos que habían impulsado a la artista a reaccionar así. El organizador del festival, Michael Eavis, aseguró en el Mirror que ella se había defendido: “Fue una vergüenza lo que ocurrió al final, alguien puso sus manos en su pecho”.

Miembros del público afirmaron que la cantante había respondido con esa rápida sucesión de golpes a un comentario despectivo sobre su marido encarcelado. Su publicista dijo que había sido una reacción instintiva cuando alguien intentó agarrarle del pelo.

“Hizo una magnífica actuación”

La ‘víctima de los puñetazos’, también habló. James Gostelow, un joven londinense de 25 años, explicó en BBC News que el incidente fue el resultado de un error de identidad, cualdo alguien del público que había tras él, lanzó un sombrero a la cantante. Según el joven, no estaba resentido por la reacción furibunda de Winehouse, añadiendo que formaba parte de la experiencia del festival: “Vi un sombrero lanzado desde detrás que golpeaba el moño colmena de Amy. Ella miró hacia abajo, me vio levantando la vista, y su codo fue a por mí. Me dio en la frente. Entonces alguien debió gritar algo, y volvió otra vez”. Y esta vez fue con el puño cerrado.

“En definitiva, todo forma parte de estar situado en primera fila, empujado por miles de personas. Todo forma parte de la experiencia de Glastonbury. Estoy encantado de haber ido a verla. Hizo una magnífica actuación”.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad