Blas Cantó: “Me he cansado de hacerme el tonto y de que el malo salga impune”

El artista presenta su comeback y habla de Eurovisión, Chanel y lo que viene

Dicen que después de la tormenta siempre viene la calma, y precisamente en esa calma está ahora Blas Cantó. El cantante está metido de lleno en una nueva era, dejando atrás toda la oscuridad y abrazando ahora el color y la fiesta que estarán muy presentes en este otro recorrido que comienza con El bueno acaba mal, carta de presentación de su próximo trabajo discográfico. Sobre este single tan especial, su próximo trabajo discográfico y su paso por el Festival de Eurovisión hablamos con el artista en LOS40.

Casi un año sin sacar música.

Ha sido un año en el que me he tenido que encontrar de nuevo. Venía de una etapa muy oscura por mi situación personal y necesitaba obligarme a cambiar el mood. Era impensable estar siempre en el bucle de la tristeza. Además, se empezaba a reflejar en mi música y me estaba preocupando. Necesitaba otro tipo de canciones que me subieran el ánimo.

Vuelves con cambio de sonido, cambio de estética y cambio de actitud. Se nota que necesitabas entrar en esta nueva era, ¿no?

Es una nueva era, un nuevo comienzo. No lo llamo empezar desde cero porque nunca empezamos desde cero, empezamos de nuevo. Cada canción y cada disco es empezar de nuevo porque es diferente y nunca me gusta hacer lo mismo. Me gustan los artistas que experimentan con su música y no se les encasilla en un estilo.

Blas Cantó - El bueno acaba mal (Videoclip Oficial)

Es la primera vez que te diriges a otro hombre en una canción. ¿Cómo te ha hecho sentir eso?

La verdad es que esta canción llegó escrita por Leroy Sánchez. Cuando ellos la escribieron le estaba cantando a una mujer y yo les dije: mira, hace mucho tiempo que canto sin género y me estaba planteando seguir cantando sin género en esta canción porque me sentía más tranbquilo al no cantarle a alguien, a una figura con la que yo no estaba. Y entonces me dije a mí mismo: ¿por qué no le canto a un chico ahora? Quiero decir, es lo que pasa en mi vida todos los días y esta canción habla de lo que pasó en mi vida hace diez años. Era un buen momento para ponerle género. Creo que también es importante.

¿Crees que, efectivamente, el bueno siempre acaba mal?

Es una pregunta trampa porque pienso que hay que ser bueno, pero no hay que ser tonto. Si le das la vuelta te das cuenta de que el bueno siempre acaba mal para que no le vean la cara de tonto. Es importante saber eso para que no te vuelva a pasar. Muchas veces tropezamos en la misma piedra. Hay que hacer autocrítica y por eso el bueno acaba mal y ahora soy malo… (risas).

En Eurovisión estaba viviendo el momento que tenía que vivir y canté la canción que tenía que cantar

¿Te has cansado de ser bueno?

Me he cansado de hacerme el tonto. Me he cansado de que el malo salga impune. Es lo que siento y es liberado contarlo porque también es mi historia.

El videoclip tiene mucho color. ¿Simboliza también el momento en el que te encuentras ahora mismo?

En mis 20 no quise salir porque estaba pendiente de mi garganta y era absurdo. Se puede ser responsable y salir a pasarlo bien. Me he obligado a estar en un momento feliz y colorido en mi vida. Estoy a gusto en mi casa con mi pareja, mis perros y mis amigos, pero la casa no deja de ser el mismo lugar de siempre. La pandemia nos hizo estar más dentro y ahora queremos estar más fuera. No es sano estar escondido para protegerse porque al final eso te causa perjuicios en la salud mental.

‘El bueno acaba mal’ no es la única canción que has grabado. Se vienen más temas y entiendo que disco también. ¿Qué nos puedes contar?

Tengo el disco casi terminado. Vendrá el año que viene, pero no sé decirte la fecha exacta. En 2023 seguro que hay álbum y gira. Lo que pasa es que ahora estoy sacando las canciones una por una. Y no solo los singles, también unas canciones de contenido que estoy deseando que escucheis.

Los artistas que van a Eurovisión suelen aprovechar el tirón lanzando nuevo material. Tú, sin embargo, no lo hiciste.

Terminé Eurovisión y lo enlacé con las cosas pendientes que quedaban por hacer. Después de eso era muy sano parar un momento y ver hacia dónde iba. Tenía muchas canciones escritas del proceso de la oscuridad a la luz, pero la llegada al color fue más tarde. Necesitaba ubicarme y saber dónde estoy y qué quiero hacer. También disfrutar de mi gente y de lo que me estaba pasando. No fue malo lo que me pasó después de Eurovisión. Me entrevistó Billboard. Me llamaron todos medios y a muchos les tuve que decir que no porque no podía procesarlo y necesitaba disfrutar de mi familia de todo lo bueno.

Hubo un momento de mi vida en el que perdí la fe, y suena cursi, pero cuando tienes fe todo va mejor

La industria va ahora a toda leche. ¿Has llegado a pensar que podrías perder tu posición de privilegio dentro de la escena musical?

Dos años en la palestra fueron suficientes para que la gente supiera quién soy. Obviamente me queda mucho trabajo, pero no necesitaba más, más y más. Necesitaba más en lo personal. No necesitaba más exposición, más giras, más fotos y más entrevistas, simplemente necesitaba ubicarme y saber hacía donde quería ir. Además, en el mundo en el que vivimos un año tampoco es tanto.

¿Qué has aprendido durante ese parón?

He aprendido a darle valor a los que estamos aquí y a saber que no es el fin cuando te vas. He investigado mucho y he estado en contacto con mucha gente que ha perdido a sus seres queridos y me he encontrado con un mundo que va más allá de este. Necesitaba tener fe por primera vez en mi vida. Hubo un momento de mi vida en el que perdí la fe, y suena cursi, pero cuando tienes fe todo va mejor. No importa lo que quieras creer, pero es importante aferrarte al sentimiento de que hay algo más después. Y no hablo de Dios ni de la Iglesia, sino de la energía y lo que dejas cuando te vas.

La actuación de Blas Cantó en la final de Eurovisión 2021

¿Cómo valoras ahora tu experiencia en el Festival de Eurovisión?

Me sentí muy amado y me sentí un privilegiado. Estuve dos años representando a España en el Festival de Eurovisión Mucha gente me pregunta que porqué no llevé El bueno sale mal, pero es que no podía. No podía llevar a Eurovisión una fiesta porque estaba muy mal. Estaba viviendo el momento que tenía que vivir y canté la canción que tenía que cantar. Voy a quedarme es una canción hermosísima, pero pienso que la gente estaba agotada de tanto dolor. Yo les fui a contar la historia que me estaba pasando, era lo que podía ofrecer al mundo y tal vez no conectó, pero no pasa nada.

Le dijiste a Chanel: “Has hecho que brillemos de nuevo y de una forma más fuerte. Después de las nubes siempre sale el sol y el sol eres tú".

Llegó Eva Mora. Llegó María Eizaguirre. Llegó el Benidorm Fest. Y llegó la mami con su bugatti…¡llegó Chanel!. Después de todas las tormentas sale el sol. Tuve mi sol en Eurovisión. Tuve varios soles y varias estrellas.

¿Qué esperas de este año?

De este año espero mucho amor, mucha luz y sobre todo tener en mi cabeza que quiero vivir mucho y bien.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

EMISORAS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad