Mariah Carey: Más de dos décadas luchando contra su enfermedad mental

Su objetivo fue normalizar la lucha con la enfermedad mental

Mariah Carey: Más de dos décadas luchando contra su enfermedad mental

Mariah Carey / Jamie McCarthy/Getty Images

Hubo un día en el que la gran diva del pop explotó. Las especulaciones sobre su salud mental se dispararon. Los titulares hablaban de “crisis nerviosa”. Ese día, el 27 de Julio de 2001, supimos que Mariah Carey había ingresado voluntariamente en un hospital, e incluso se rumoreó que había intentado suicidarse. Durante 17 años, la estrella se mantuvo en silencio y guardó celosamente el diagnóstico que había desembocado en lo que para ella fueron los años “más duros de mi vida”. En 2018 decidió dar un paso al frente y hablar públicamente de su “lucha contra el trastorno bipolar”. Lo hizo con un fin: normalizar los problemas de salud mental y acabar con los estigmas “con los que carga toda esa gente que sufre en soledad su enfermedad”.

“Siento que… no debería hacer música”

En 2001, después de once años consecutivos en lo más alto de las listas, Mariah Carey era una de las celebridades más famosas del mundo. Su carrera musical gozaba de un increíble éxito y vendía millones de álbumes en todo el planeta. La cantante había amasado una enorme fortuna y se había posicionado en la cúspide de la industria musical. Sin embargo, con la entrada del nuevo milenio, su carrera empezó a decaer.

En 2001, la artista vivía, quizá, el momento más crítico de su carrera. Había firmado un contrato multimillonario con Virgin Records después de abandonar Columbia, y se había lanzado de cabeza al mundo del cine. Por primera vez, era protagonista de un filme - ‘Glitter’ - y cantaba los temas de su banda sonora. Ese verano, la estrella se embarcó en la vorágine de un tour promocional de dos semanas que la dejó exhausta. En alguna entrevista, Carey empezó a mostrar lo que se describió como "comportamiento errático". Además, publicó desalentadoras notas de voz y mensajes en su web oficial: "estoy intentando entender cosas de la vida y siento que en este momento no debería hacer música. Me gustaría tomarme un respiro o al menos dormir una noche tranquila. Todo lo que quiero es ser yo y eso es lo que debería haber hecho por encima de todo...”

‘Mariah Carey recibe tratamiento por crisis nerviosa’

En 2001, el 27 de Julio, saltaron todas las alarmas. ‘Mariah Carey recibe tratamiento por crisis nerviosa’, rezaba el titular de The Washington Post. La diva había ingresado voluntariamente en un hospital y se hallaba bajo cuidados psiquiátricos. Según su representante, sufría “una crisis emocional y física” como consecuencia de un “agotamiento extremo”. La cantante, que entonces tenía 31 años, había cancelado todas sus apariciones públicas.

Días después, su portavoz tuvo que desmentir a través de Associated Press que la artista hubiera intentado suicidarse, como aseguraban algunos medios. Explicó que, poco antes de la crisis, Carey había sufrido cortes en su cuerpo, pero que esas heridas no fueron intencionadas: “Rompió algunos platos y vasos, y puede que los hubiera pisado”.

“Necesitaba que la gente me dejara sola”

A finales de 2002, Mariah Carey habló. Desmintió que hubiera sufrido una crisis nerviosa. Decidida a poner fin a las especulaciones que se habían vertido sobre su salud mental, ofreció una entrevista en MTV: "Se han escrito tantas cosas sobre mí durante el pasado año… y yo he estado muy callada hasta ahora”. Y añadió: "No me gustaba leer que me había vuelto esquizofrénica y necesitaba que me pusieran una camisa de fuerzas o que intenté suicidarme, eso es lo que decían”.

Mariah Carey, 2001 / KMazur/WireImage

“Básicamente, estaba totalmente exhausta porque estuve trabajando 21 horas al día durante, al menos, dos o tres meses consecutivos. Necesitaba dormir y necesitaba descansar y necesitaba que la gente me dejara sola y que dejaran de llamar a mi maldita puerta para que me levantara a hacer un maldito vídeo", confesó la cantante. Pero en ese momento, Mariah Carey no estaba siendo del todo sincera. Había algo que ocultaba. Algo que, incluso ella misma, se negaba a reconocer.

“Mi lucha con el trastorno bipolar”

En 2018, en Abril, Mariah Carey ocupó la portada de la revista People con la exclusiva. La diva había decidido dar un paso al frente y hablar por primera vez de lo que verdaderamente ocurrió aquel mes de julio de 2001. “Mi lucha con el trastorno bipolar” era el gran titular que aparecía en la cubierta de la publicación norteamericana. Durante 17 años, la neoyorkina había mantenido en secreto el diagnóstico: “No quería creerlo. Hasta hace poco he vivido en la negación y el aislamiento, y con miedo constante a que alguien me expusiera”, decía. “Fue una carga demasiado pesada y, simplemente, ya no podía seguir así más tiempo”.

Según los expertos, el diagnóstico de Carey, trastorno bipolar tipo 2, se caracteriza principalmente por la presencia de episodios depresivos e hipomaníacos (irritabilidad, insomnio o hiperactividad). "Durante mucho tiempo pensé que tenía un trastorno del sueño severo”, revelaba Mariah en ‘People’. “Pero no era un insomnio normal, no estaba tumbada despierta, contando ovejas. Trabajaba y trabajaba y trabajaba... estaba irritable y con miedo constante a defraudar a la gente. Esto se convirtió en una forma de manía. De vez en cuando, golpeaba una pared. Imaginaba que mis episodios depresivos estaban caracterizados por tener muy poca energía. Me sentía muy sola y triste, incluso culpable de que no estuviera haciendo lo que necesitaba hacer en mi carrera".

“Los dos años más duros de mi vida”

Fue una época muy turbulenta… “los dos años más duros de mi vida”, reconocía la co-autora de All I want for Christmas is you. Finalmente, buscó y recibió tratamiento, en forma de terapia y medicación (“que no me hace estar demasiado cansada o aletargada… encontrar el balance apropiado es lo más importante”). Además, “me rodeé de gente positiva y he vuelto a dedicarme a lo que amo: escribir canciones y hacer música".

La iniciativa de Mariah Carey tuvo un objetivo claro: normalizar la lucha con la enfermedad mental y acaba con los estigmas que la rodean. “Ahora me siento cómoda hablando de mi lucha con el trastorno bipolar. Espero que podamos alcanzar un punto en el que desaparezcan los estigmas con los que carga toda esa gente que sufre en soledad su enfermedad. El aislamiento puede llegar a ser increíble. Esto no tiene que limitarte. Me niego a permitir que sea algo que me defina o que me controle".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad