New Kids on the Block: Historia del atraco a mano armada tras un concierto de la ‘boy band’

El 4 de agosto de 1990, después de un concierto, tres atracadores entraron con pistolas y se llevaron toda la recaudación de la venta de merchandising: 260.000 dólares en metálico

New Kids on the Block: Historia del atraco a mano armada tras un concierto de la ‘boy band’

New Kids on the Block, en 1990. / Paul Natkin/WireImage

Hubo un tiempo en el que New Kids on the Block eran los 'Reyes Midas del Pop'. Todo lo que tocaban se convertía en oro. Su manager y su discografía lo sabían y pusieron todo su empeño en sacar todo el provecho posible. Los 'cacos' también quisieron llevarse una porción del pastel. Por eso, el 4 de agosto de 1990, después de un concierto de la 'boy band' en Montreal, tres atracadores entraron con pistolas y una granada de mano (falsa) y se llevaron toda la recaudación de la venta de camisetas, fiambreras, fundas de almohada y otras fruslerías. Nada menos que 260.000 dólares en metálico.

Cualquier cosa que llevara el 'logo' de NKOTB era éxito seguro

El imperio NKOTB

En 1990, los New Kids on the Block era una de las bandas más populares en Estados Unidos. Fue el año de su tercer álbum, Step by step, doble platino antes de situarse en la puerta de salida (superaba los dos millones de copias solo en ventas anticipadas). La compañía tuvo que aumentar las horas de producción en sus plantas para responder a la fuerte demanda. Ya en las tiendas, su dominio en las listas fue absoluto. Los hermanos Jonathan y Jordan Knight, Joey McIntyre, Donnie Wahlberg, y Danny Wood movían cifras exorbitantes.

El "imperio" erigido en torno a la que está considerada primera 'boy band' moderna, ingresaba cantidades ingentes de dinero. Estaba garantizado que cualquier cosa que llevara el 'logo' de NKOTB era éxito seguro.

Un mercado inundado de 'merchandising'

Durante esa época, el 'merchandising' oficial del grupo inundaba el mercado: fiambreras, camisetas, cómics, muñecos, pins, botones, fundas de almohada, canicas, cromos. Coincidiendo con el lanzamiento de Step by step, en junio de 1990, se puso en marcha una potente campaña promocional y se fabricaron montañas de 'souvenirs' que desaparecían de los estantes. Sus ardientes fans arramblaban con todo. Y sus representantes y su sello estaban determinados a capitalizar lo que ellos veían como una oportunidad financiera de tiempo limitado.

Los miembros de New Kids on the Block sosteniendo el famoso merchandising NKOTB. / Robin Platzer/Getty Images

Si hacemos caso a lo que publicaba entonces el Wall Street Journal, el 80% de los ingresos de NKOTB procedía de la comercialización de artículos inspirados en ellos, el 15% de las ventas de discos y el 5% de los conciertos. Y todo eso, los 'cacos' lo sabían.

Solo superados por los Rolling Stones

En 1990, los de Massachusetts emprendieron una larga gira mundial que se llamó The Magic Summer Tour. Solo ese año hicieron 200 conciertos. Además de extensa, fue muy lucrativa. Cuando terminó (en febrero de 1992) habían recaudado 74 millones de dólares y 3'2 millones de personas fueron a verles cantar y bailar en directo. The New Kids of the Block fue la banda que más recaudó en el país en ese momento y su tour fue el segundo más taquillero de la historia en Norteamérica, solo superado por Steel Wheels Tour 1989 de los Rolling Stones.

El sábado, 4 de Agosto de 1990, la Gira del Verano Mágico los de los Nuevos Chicos del Barrio paró en el Estadio Olímpico de Montreal (Canadá). Como era habitual, habían colgado el cartel de 'Sold Out'. 57.000 fans habían adquirido su entrada… y más cosas. Muchos se pararon en los puestos de 'merchandising' y compraron un 'recuerdo' de sus ídolos. Y todo eso, los 'cacos' lo sabían.

Danny Wood, Joey McIntyre, Donnie Wahlberg, Jordan Knight y Jonathan Knight (New Kids on the Block) en los American Music Awards en 1990. / Ron Galella, Ltd/Ron Galella Collection via Getty Images

Un atraco con pistolas y granada de mano… falsa

Ese día, tres 'amigos de lo ajeno' habían urdido un plan. Y lo llevaron a cabo con éxito. Lo contaban así en Los Ángeles Times:

"Tres ladrones escaparon con 260.000 dólares en metálico procedente de la venta de souvenirs en un concierto de New Kids. Según el portavoz policial Jacques Morrisseau, los atracadores, armados con revólveres y una granada de mano falsa, entraron a una sala del Estadio Olímpico, en el que 12 empleados estaban contando el dinero el domingo, después del show del grupo pop. Los asaltantes maniataron a los empleados y pusieron la granada falsa cerca de la puerta. Y advirtieron que el dispositivo explotaría si alguien intentaba abrir esa puerta".

Según el periódico de Florida Tampa Bay, la primera reacción a semejante noticia no fue 'Guau, eso fue todo un atraco'. Lo que llamaba realmente la atención eran los doscientos sesenta mil dólares en camisetas, pins, botones, posters y baratijas por el estilo que se habían recaudado. En un solo concierto. En cuestión de horas. Fuentes no oficiales estimaban que cada asistente al concierto se gastó una media de 20 dólares… lo mismo que pagaron por la entrada.

"Marionetas de peluche"

En tan solo 18 meses, se recaudaron 400 millones de dólares solo con la venta de 'merchandise' de New Kids, según publicaba Daily Press en 1991. Y a eso había que añadir las ventas de discos y entradas. El grupo lideraba la lista Forbes de los artistas mejor pagados, por encima de Michael Jackson, Madonna o Prince.

New Kids tenían poco control sobre su propia marca. En el libro 'Five brothers and a million sisters', Jon Knight recuerda: "Las cosas estaban ocurriendo tan rápidamente que en cinco minutos nos hacían fotos improvisadas para poner nuestra imagen a los artículos de 'merchandise' y cosas promocionales. Se hacía todo tan deprisa y tan mal que creo que muchos de los productos eran de muy mala calidad".

De ahí la acusación omnipresente vertida frecuentemente por la prensa: NKOTB es un grupo manufacturado, solo una banda de marionetas de peluche. Para el grupo era particularmente exasperante. Segú decía Joe: "Era frustrante cuando la prensa decía 'Oh, son manufacturados y bla, bla bla'. Pasa dos días con nosotros, y cuéntanos quién nos dice lo que tenemos que hacer. Nadie nos dice lo que tenemos que hacer".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad