Nirvana: en silla de ruedas, peluca y bata de hospital… así fue la ‘peineta’ de Kurt Cobain a los chismorreos

De las ‘fake news’ de los 90s a la silla de ruedas

Nirvana: en silla de ruedas, peluca y bata de hospital… así fue la ‘peineta’ de Kurt Cobain a los chismorreos

Kurt Cobain, vocalista y guitarrista del icónico grupo Nirvana / Getty Images/Michel Linssen

"Kurt está en el hospital. Kurt ha sido arrestado. Kurt ha ingerido una sobredosis". El líder de Nirvana estaba siempre en el foco de los tabloides. Sobre todo, después de su boda con Courney Love y el nacimiento de su hija, Frances Bean. Los rumores sobre su salud y la de su familia, eran imparables. El 30 de Agosto de 1992, durante la actuación de Nirvana en el Reading Festival, Kurt Cobain se mofó y ridiculizó a los 'chismosos'. Solo utilizó tres cosas: una silla de ruedas, una peluca y una bata de hospital. Y además tomar el pelo a la prensa sensacionalista, ese día Nirvana ofreció un concierto que ha pasado a la historia.

Las 'fake news' de los 90s

Nevermind (1991) disparó a Nirvana a los puestos máximos de las listas mundiales. El primer single, Smells like teen spirit, arrasó, como también lo hicieron Come as you are o Lithium. La banda de Aberdeen estaba calando profundamente en el público. Por eso, legítimamente, ocuparon su primer espacio entre los 'cabeza de cartel' del Reading Festival 1992. El domingo, 30 de Agosto de 1992, por primera vez, el nombre de NIRVANA figuraba en grande, por delante del resto (Nick Cave, Mudhoney, Teenage Fanclub, Pavement o Screming Trees). El viernes, 28, el grupo 'principal' era The Wonderstuff y el sábado, Public Enemy.

En esa época, sin smartphones, había poco acceso a las noticias oficiales y las 'fake news' inundaban los tabloides. Kurt Cobain era carne de cañón. Su estilo de vida, su boda con Courtney Love o el reciente nacimiento de su hija, Frances Bean, justificaban la enorme atención que le dedicaba la prensa. Había un flujo continuo de historias sobre visitas urgentes al hospital o colapsos (de ambos): "Kurt está en el hospital. Kurt ha sido arrestado. Kurt (o Courtney) ha ingerido una sobredosis. El bebé ha nacido con deformaciones…"

El líder de Nirvana se sentía desconcertado por la negatividad que mostraban los medios hacia la mujer a la que amaba. Dos semanas antes del concierto en Reading, salió un artículo en Vanity Fair en el que la periodista Lynn Hirschberg se preguntaba si Kurt y Courtney eran "la versión grunge de John y Yoko o los próximos Sid y Nancy (en referencia a la famosa y trágica historia de Sid Vicious (Sex Pistols) y Nancy Spungen)". También mencionaba que Love había consumido heroína cuando debía llevar embarazada varios meses.

Dave Grohl: "Va a ser un desastre"

El caso es que en la edición del Reading de 1992, el foco estaba puesto sobre Nirvana. Por supuesto, también se especulaba sobre las frágiles relaciones en el seno de la banda. Y había un rumor que circulaba con fuerza ese domingo: Nirvana no aparecería en el festival. Tenía su lógica. Había evidencias de que todo no era color de rosa para los gigantes del grunge. En esa época, el estado de ánimo era tenso.

Kurt Cobain en una foto de enero de 1990 / Getty Images/KMazur

Según comentaría posteriormente el batería, Dave Grohl, en The Scotsman: "Ensayamos una vez, la noche anterior, y no fue bien. La verdad es que pensé, 'Esto va a ser un desastre, esto será el fin de nuestra carrera, seguro'. Kurt había estado entrando y saliendo de rehabilitación, la comunicación en la banda estaba empezado a ser tirante. Kurt vivía en Los Ángeles, Kris (Novoselic) y yo, en Seattle. Incluso la gente no estaba segura de que apareciéramos en el concierto".

La silla de ruedas, la peluca y la bata de hospital

Sí aparecieron. Y dominaron absolutamente el escenario. Lo que nadie esperaba era el as que Kurt Cobain guardaba bajo la manga. Su respuesta a los que les habían vilipendiado. Su corte de mangas a los chismes. Una peineta en toda regla a los medios que habían especulado con su salud, la de su mujer… y la de su hija.

Cuando las luces se desvanecieron, una figura con una larga peluca rubia y una bata blanca de hospital, fue empujada al escenario… sobre una silla de ruedas. Kris Novoselic, solemnemente, se dirigió al público: "No puede… es demasiado doloroso… Con la ayuda de sus amigos y familia, va a conseguirlo". Un afectado Cobain (obviamente era él) alcanzó el soporte del micro e intentó incorporarse. De rodillas, empezó a entonar la primera frase de The Rose de Bette Midler (la película sobre una cantante de rock que fallece por sobredosis): "Some say, 'love, it is a river'", canturreó antes de dejarse caer teatralmente hacia atrás sobre el escenario.

"A la de tres, 'Courtney, te amamos'"

Pocos segundos después, se incorporó, agarró tranquilamente su guitarra, e interpretó de forma brillante Breed. Aun mantendría la peluca y la bata durante una buena parte del concierto en el que la banda hizo un recorrido magistral por todo su repertorio (el de Nevermind (1991) y el de Bleach (1989), además de un par de versiones. Y siguieron lanzando mensajes críticos a sus detractores. Antes de tocar la nueva canción All apologies, se dirigió a la audiencia: "Esta canción está dedicada a mi hija de 12 días y a mi mujer. Ha habido algunas cosas excesivas que se han escrito sobre ella, y ella piensa que todo el mundo la odia. Esto se está grabando, así que quiero que digáis todos 'Courtney, te amamos' a la de tres"… El público así lo hizo.

Y antes de que sonara Smells like teen spirit, Nirvana tocó algunas notas de More than a feeling, un dedo medio en alto dirigido a aquellos que habían señalado que el riff de su gran éxito tenía similitudes con la canción de Boston de 1976.

"¿Dónde está la silla de ruedas?"

Todo estaba planeado. El periodista de Melody Maker, Everett True, amigo también de la banda, había sido el encargado de empujar la silla de ruedas esa noche. Posteriormente recordaría en la revista Clash Music, que la 'broma' "había sido planeada la noche anterior para responder a todos aquellos que habían estado chismorreando sobre Kurt y su mujer.

"¿Dónde está la silla de ruedas?", preguntó Kurt. "Se suponía que iba a hacer una broma a esos periodistas que han estado escribiendo sobre mí", explicó pacientemente a su amigo. "La idea es que voy a fingir que estoy enfermo, y salgo directamente del hospital. Mira, tengo algunas batas por algún sitio y algunas extensiones de pelo... así me pareceré más a Courtney". "En ese caso, ¿por qué no empujo yo la silla de ruedas hacia el escenario?", se ofreció Everett. "Será lo más divertido. Tú no puedes hacerlo si supuestamente estás enfermo... Y puedes ponerte esta peluca rubia de mi hermana".

Además de alimentar una nueva controversia, el concierto de Nirvana en Reading se convirtió en material de leyenda. Se recuerda como uno de los mejores directos del grupo… y de la historia del festival. Lamentablemente, fue también su última actuación en Reino Unido. "Terminó siendo un concierto maravilloso" dijo Grohl. "Y nos sanó por algún tiempo".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad