Guns N’ Roses vs. Nirvana: un “amor imposible” que derivó en odio feroz y en una guerra de insultos

Kurt Cobain consideraba a Axl Rose “un jodido sexista y un racista y un homófobo”

Guns N’ Roses vs. Nirvana: un “amor imposible” que derivó en odio feroz y en una guerra de insultos

Axl Rose en un concierto de Guns N’ Roses / Getty Images/Mick Hutson

Guns N’ Roses había intentado acercarse a Nirvana. Les admiraban. Pero no era un sentimiento recíproco. Para Cobain “era una banda que no tenía absolutamente nada que decir” y no aprobaba su comportamiento. A pesar de la invitación, se negaron a compartir gira con ellos. Y Axl Rose, ofendido, desplegó toda su crudeza verbal. El 8 de Septiembre de 1992, se produjo el cara a cara… y la guerra dialéctica estalló.

La admiración no era mutua

A pesar de sus marcadas diferencias - de sonido y actitud - Nirvana and Guns N’ Roses eran dos grandes bandas de rock con una influencia fundamental en los 90s. Podrían haber congeniado, o incluso trabajar juntas. Pero los hechos tomaron una deriva muy diferente. Cuando, en 1991, Nevermid catapultó a los de Aberdeen y les convirtió en la sensación musical del momento, rápidamente se aseguraron de que no se les metiera en el mismo saco en el que estaba la banda californiana. Cobain era un reconocido defensor de la igualdad y del feminismo, muy alejado de las letras sexistas que Axl cantaba con su grupo.

Rose, sin embargo, era un declarado fan de Nirvana y, repetidamente, había suplicado una colaboración con los representantes del rock alternativo. Incluso durante una entrevista filmada durante el rodaje del video de Don't cry, Axl Rose lucía una gorra azul de béisbol con el logo de NIRVANA en la parte frontal. La misma gorra que, en una escena del clip, aparece junto a él cuando está tendido en la consulta de la psiquiatra. Desafortunadamente, era un amor no correspondido. La admiración no era mutua. Y la respuesta que recibió no era la esperada.

Kurt Cobain estaba decidido a marcar distancias señalando a Guns N’Roses como la antítesis de los valores y el espíritu de Nirvana. Como diría posteriormente Kirk Hammett, el guitarrista de Metallica, no quería tener nada que ver con Axl, “porque no aprobaba su comportamiento”. Es famosa esta frase de Kurt durante una gira promocional: “No somos como Guns N’ Roses, la típica banda que no tiene absolutamente nada que decir”.

“¡Mierda!. Axl Rose no para de llamarme”

A pesar de que Nirvana hizo lo humanamente posible para mostrar públicamente su animadversión, Axl Rose no cejó en su empeño y les propuso abrir los conciertos de su gira por estadios con Metallica (entre Julio y Octubre de 1992). Como era de esperar, el grupo de Cobain declinó la oferta. “… querían que nosotros fuéramos sus teloneros”, recordó Dave Grohl. “Así que Axl había estado llamando sin parar a Kurt. Un día, íbamos caminando hacia un aeropuerto y Kurt dijo, ‘¡Mierda!. Axl Rose no para de llamarme’. Creo que esto representaba algo más. Nirvana no quería convertirse en Guns N’ Roses, así que Kurt empezó a soltar basura en las entrevistas, y Axl empezó a responderle. Era como un intercambio de tonterías de adolescente”.

“Ambos deberían entrar en prisión”

Axl Rose estaba enfurecido y cansado de la falta de respeto que recibía de sus colegas. El 2 de Septiembre de 1992, durante una de las paradas de su tour con Metallica en el Citrus Bowl de Orlando (Florida), desplegó una increíble crueldad sobre el escenario. Una noticia en los tabloides americanos acusaba a la cantante de Hole de consumir heroína mientras estaba embarazada. Axl sobrepasó todos los límites diciendo: “Para mí, básicamente, él es un jodido yonqui con una mujer yonqui. Si el bebé nace deformado, creo que ambos deberían entrar en prisión”. (Por entonces, hacía dos semanas que la pequeña Frances Bean había nacido)

Un cara a cara inevitable

La mecha, ya bastante candente, explotó justo una semana después de los desafortunados comentarios de Rose. El 8 de Septiembre de 1992, se celebraban los MTV Music Video Awards y, casualmente, ambas bandas estaban nominadas y coincidieron en el Pauley Pavilion de Los Angeles. También estaba prevista su actuación durante la gala: Nirvana tocó Lithium y Guns N' Roses cerró el evento con un dueto junto Elton John de November Rain. El encuentro era inevitable.

Kurt Cobain en una foto de 1992 / Getty Images/Paul Harris

Al guitarrista de Metallica le pilló en medio y recordaba el cara a cara en una entrevista para Revolver: “Yo estaba sentado en el backstage, hablando con Kurt, y de repente aparece Axl, me mira, y mira a Kurt. Y yo pensaba ‘¡Oh no!’. Y él fue directo hacia Kurt y le dijo, ‘¿Qué problema tienes, hijo de puta? ¿qué problema tienes?. Y Kurt dijo, ‘El que sea, tío’. Y Axl, ‘¡Te voy a patear el trasero!. ¡Venga. Vamos!. Y Kurt repetía, ‘El que sea, tío’ … Axl se marchó furioso y Kurt me miró, ‘Tío, no sé. Este tipo está loco’. Yo estaba conmocionado. Le dije, ‘tengo que salir de aquí’. Y él, ‘Sí, todo ha sido tan extraño’”.

"¡Calla a tu zorra o vas a acabar en el suelo!”

La contienda verbal más sonada se produjo cuando Courtney Love preguntó a Rose (burlonamente) si sería el padrino de su bebé recién nacido. “Ella le gritó, ‘¡Axl, Axl, vas a ser el padrino!’”, escribió Krist Novoselic (bajista) después. “Cuando lo escuchó, Axl se enfadó mucho, se dirigió hacia Kurt y le amenazó”. "¡Calla a tu zorra o vas a acabar en el suelo!”. Cobain se dirigió hacia su mujer y sarcásticamente le gritó, ‘¡Calla la boca, zorra!’”. Courtney y Stephanie Seymour (entonces novia de Rose) también intercambiaron algunos insultos y los músicos de ambas bandas (Krist Novoselic y Duff McKagan) casi llegan a las manos momentos antes de que Nirvana saliera al escenario a cantar Lithium.

“Escupí en el teclado de Axl, era eso o darle una paliza”

Mas tarde, cuando se preparaban los dos pianos para la actuación final de Guns N’Roses junto a Elton John… “Escupí en el teclado de Axl, era eso o darle una paliza”, contó Cobain. “Vi su piano allí, y tenía la oportunidad de escupir por todo el teclado”. Pero se equivocó. El piano que terminó con la saliva de Kurt fue el de Elton John. Le había salido el tiro por la culata. Como respuesta, varios miembros del grupo de Los Angeles intentaron volcar la caravana de Nirvana, pero las únicas que estaban dentro eran la recién nacida Frances Bean y su niñera. Supuestamente, tan pronto como se dieron cuenta, pararon, pero la ‘broma’ podría haber tenido un final dramático. Al menos, ninguna de las dos bandas salió esa noche con las manos vacías.

“Ese tipo es un jodido sexista y un racista y un homófobo

Por supuesto, el enfrentamiento no acabó ahí. Por ejemplo, en una entrevista con The Advocate (publicación LGBTQ+) Cobain discutía con un fan que le pedía que se reconciliara con su “enemigo”: “No, chaval, estás completamente equivocado. Ese tipo es un jodido sexista y un racista y un homófobo, y tú no puedes estar de su lado y estar al mismo tiempo de nuestro lado”.

Por su parte, Axl Rose quemó su famosa gorra de béisbol con el logo de Nirvana. Lo hizo en público, en uno de los conciertos de la gira Use Your Illusion, y organizó toda una ceremonia de incineración. Cuando la prenda estaba envuelta en llamas, la depositó sobre el escenario, sonriendo. De fondo sonaba Smells like teen spirit.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad