El ACID HOUSE Y EL SMILEY EN ESPAÑA

El ACID HOUSE Y EL SMILEY EN ESPAÑA

El otro día, rebuscando en un cajón de mi armario, me encontré una camiseta flúor con un emoticono de una cara sonriente: un smiley. Ese logo que, actualmente, también ha vuelto a revolucionar la moda de muchas camisetas: ya sabés, lo retro se vuelve a poner de moda en numerosas ocasiones. Pero el smiley no sólo fue una moda de camisetas y sudaderas en la década de los 80, fue un símbolo relacionado con un estilo de vida vinculado a un subgénero de la música house: el acid house. ¿Qué tal si repasamos un poco su historia, su logo y su forma de vivir la fiesta?

En un principio, os diré que el elemento principal del acid house es el sonido producido por el sintetizador Roland TB-303, que empezó a ser utilizado hacia mediados de los años 1980 en Chicago. El acid house se extendió durante la segunda mitad de la década de 1980 por Reino Unido, Australia y Europa continental. Apodado "the sound of acid" (en castellano, "el sonido del ácido"), la influencia del acid house en la música de baile ha sido significativa. En particular, se puede encontrar en estilos como trance, goa trance, psytrance, breakbeat, big beat, techno, trip hop y en house. El acid house, a mediados  de los 80, se propagó como la pólvora por media Europa, dando lugar a las primeras fiestas raves y la estética chillona de los smileys, esos monigotes amarrillos y sonrientes, en alusión a los efectos empáticos del éxtasis. En nuestro país, el principal foco de irradiación del fenómeno era Ibiza y sus principales apóstoles en Reino Unido que lo llevaron a la isla  blanca fueron : Paul Oakenfold, Danny Rampling y Nicky Holloway. Siguieron su estela, entre otros,  nombres como  Mike Skinner (cerebro de The Streets) . El acid house propagó una cultura que había cambiado muchas pautas de ocio de gran parte la juventud europea. y aparecieron las llamadas raves que triunfaron, sobre todo, en Reino Unido. En Inglaterra se asumieron estas fiestas al aire libre y sin horarios de cierre como una reacción tremenda frente a unos clubes demasiado elitistas o grotescos. En nuestro país el fenómeno rave de free party al aire libre llegó a mitad y finales de los 90, con estilos como el hard techno o el jungle, a través de algunos colectivos de DJs.

El acid house llegó a España musical y estéticamente de una forma casi mainstream, el smiley y los colores flúor inundaron las calles de camisetas y accesorios, hasta el punto de que podían adquirirse en mercadillos o en grandes centros comerciales. Los temas de acid house llegaban a las tiendas de discos dentro de grandes recopilatorios. Es normal pensar que un movimiento musical identificado con colores chillones no fuera del agrado de las tribus urbanas valencianas más cool del momento. En España el acid house se escuchó y bailó, pero fue una moda pasajera por su asociación estética y por su falta de arraigo underground, al contrario, por ejemplo,  que en Reino Unido.
Además, nuestra excepcionalidad horaria también difería para crear la cultura rave. Dice el  periodista valenciano Joan Oleaque: "En esencia, las raves no hacían falta por aquí, porque nuestros clubes de finales de los 80 cumplían las funciones de las raves en Inglaterra. Y tampoco se dieron en Ibiza  por motivo similar". Es decir,  los templos del sonido valenciano ya gozaban de horarios relajados y eran el caldo de cultivo de lo que se conocería más tarde como la Ruta El sonido acid house penetró de forma bastante tímida en unos templos del ritmo que habían optado ya, desde hace algún tiempo, por sonidos más duros e industriales, entre los destacaba la EBM (Electronic Body Music, el género encarnado por Front 242, entre otros). En Valencia el sonido era un género más que formaba parte de las sesiones de los djs, no era una música protagonista. Así pues,  no hubo una revolución cultural y sonora del acid house en nuestro país si no que se integró entre otras tendencias de moda provenientes de las Islas y las distintas variantes house en todos los estilos de pop-rock y disco. Eso sí, siempre nos acordaremos de esas caras chillonas que inundaban las tiendas más concurridas de nuestras ciudades.

icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?