Cristina Boscá: “Creo que la adolescencia hay que vivirla con intensidad”

Hablamos con nuestra compañera de su primera novela que tiene a Gemeliers como protagonistas

Cristina Boscá: “Creo que la adolescencia hay que vivirla con intensidad”

Cristina Boscá y Gemeliers, buenos amigos.

Hace unos días os lo contábamos, nuestra compañera Cristina Boscá ha debutado en el mundo literario con una especie de fanfic sobre Gemeliers. Una novela que desde el primer día puede presumir de una gran acogida y que ha abierto un nuevo camino profesional a nuestra DJ más querida que todavía está intentando asimilar el apoyo y cariño que está recibiendo en esta nueva faceta.

Boscá ha hecho realidad una ilusión que tenía desde hace mucho tiempo “había escrito muchas cosas, rollo guiones de cortos en la Universidad o un diario desde que era pequeña que bien daría para un libro”, nos cuenta, “también he escrito mucha poesía en mi etapa más teen y muchos relatos cortos, muy tristes la mayoría”.

Esa pasión, oculta hasta ahora por vergüenza, se ha hecho pública gracias a otra escritora y amiga de la DJ que al enterarse de esta pasión oculta por escribir se empeñó en leer algo suyo. Le convenció lo que pudo leer y habló con su editorial que en seguida le hizo una propuesta que no pudo rechazar.

¿Por qué los Gemeliers?

Porque me parecen los chicos de los que me enamoraría si tuviera 15 años. Me parecen los ídolos perfectos de nuestro país, en estos momentos, que son capaces de enamorar y de volver locas a las niñas.

¿Pero qué tienen de especial?

Me gustan muchísimo porque tienen una personalidad especial. Los veo artistas al completo, con su carisma, con una gracia especial, con una gran capacidad de atraer a las chicas que tienen a su alrededor de cualquier edad. Estás con ellos y de pronto notas como coquetean con todas las mujeres que tienen cerca y eso me hizo muchísima gracia cuando los conocí. Me parecieron los personajes perfectos para una novela romántica.

¿Ellos son como aparecen reflejados en el libro o hay mucho de ficción?

Hay muchísimo de ficción, me lo he inventado. Yo los conozco un poco pero luego he creado una historia y he creado acontecimientos con los que ellos reaccionaban y yo me inventaba esa reacción porque yo no sé cómo son, por ejemplo, en el amor. Pero lo curioso es que su padre me ha dicho que lo estaba leyendo y estaba leyendo a sus hijos porque estaba sintiendo que eran sus hijos, que los he clavado.

Así que, eres muy psicóloga, ¿no?

Parece que sí. Además es que son muy parecidos, es muy difícil diferenciarlos hasta que no los conoces un poco pero yo en seguida vi personalidades muy distintas.

¿Qué te han dicho ellos del libro?

Están en ello y lo que han leído les ha gustado, o eso me han dicho. Hay que decir que tienen 17 años y están con los finales como todos los niños de 17 años.

Gemeliers, protagonistas de la primera novela de Cristina Boscá. /

¿No se ha enfadado Daniel porque te hayas enamorado de Jesús?

No, que va. Al principio me hacía de rabiar, ‘ah, muy bien, has elegido a Jesús’ y yo le dije, ‘no soy yo, es un personaje, no soy yo la que se ha enamorado de Jesús, es Robyn”. Además es que si existiera Robyn se enamoraría de Jesús, lo veo así.

Pues con más motivo para sentirse celoso.

No, Daniel tiene otras. Es un ligoncete, es un picaflor, es otro perfil.

Eso de que la locutora se enamore de un artista, ¿es habitual?

En mi caso no ha ocurrido. Hay algún caso muy loco pero no suele pasar. Bueno, luego tenemos casos muy típicos que todos conocemos como Sara Carbonero con Iker Casillas. Al final cuando trabajas en medios de comunicación y te codeas con estos personajes puede surgir el amor. Es verdad que en radio y con músicos no hay ningún ejemplo que tengamos a mano o al menos que se pueda decir.

Tú, por tu trabajo, estás habituada a codearte con artistas. ¿Alguno que te haya sorprendido por alguna razón?

Muchísimos. Ahora mismo me viene a la cabeza Dani Martín. Al principio me caía fatal, se lo he dicho a él. Lo entrevistaba y no me caía bien, decía ‘este chico ¿de qué va?’. Era en la época de El canto del loco. Yo le evitaba y le hacía las preguntas a David Otero, que me caía mejor. Notaba que Dani era como ‘mírala que no me hace ninguna pregunta a mí y se las hace a David’. Se ponía como ‘oye, hazme las preguntas a mí también’. Con el paso del tiempo y, sobre todo, cuando empezó su carrera en solitario y no me quedaba otra que ir a por él, hubo momentos de estar hablando como si fuéramos colegas, me cae fenomenal y tenemos muy buena relación. Ahora me cae muy guay aunque…no tanto como para enamorarme.

Dani Martín y Cristina Boscá en su época de amigos. /

El amor fan-ídolo, ¿es posible o son mundos muy diferentes?

Creo que en seguida el fan debería dejar de ver a la otra persona como ídolo porque, de no hacerlo, no funcionaría. Conozco casos en los que la persona no ha dejado de ser fan y no ha funcionado.

Aquí hay una relación de ese tipo incluso con fuga. ¿No te preocupa que ahora a las chicas les dé por escaparse de casa cuando no están de acuerdo con sus padres?

Creo que la adolescencia hay que vivirla con intensidad, de acuerdo a lo que uno siente y es un problema tener unos padres que sean sobreprotectores o manipuladores hasta el punto de que no te dejen hacer según qué cosas. Yo creo en ese coraje que se puede llegar a tener en la adolescencia que te lleva a hacer cosas tan locas como largarte de casa (pero con cabeza, que me estoy metiendo en un berenjenal). Pero en el caso de Baby, que tiene unos padres que quieren vivir sus sueños a través de ella, no me parece justo, así que en su caso, creo que no está bien (lo de fugarse) pero está justificado.

Así que, eras una adolescente rebelde…

Mucho. Mi madre siempre dice que fui la niña perfecta y soy la adulta perfecta, que se lleva fenomenal conmigo, pero que hubo una época de adolescente en la que no me soportaba en absoluto. Ni yo a ella. Era sobreprotectora y no me dejaba hacer nada.

¿Y te fugabas de casa?

Más de una vez me he fugado de casa, sí que he hechos cosas así. Luego, con el paso del tiempo, me ha dado un poco la razón. Creo que hay que hablar mucho con los hijos y estar un poco de su parte porque luego te los pones en tu contra y no hay nada que hacer.

El gran problema de la relación locutora-artista es la diferencia de edad, y no tanto eso como el hecho de que la mayor sea la chica. Todavía cuesta asumirlo, ¿no?

Sí. Yo me he puesto en la piel de Robyn y he dicho ‘ostras, una persona de 25 años con un niño de 17’, porque no dejo de verlo como un niño, a veces. Lo veo complicadísimo, hasta mal, no tengo una opinión concreta, no sé si siquiera si me parece bien o no.

¿Ni siquiera después de escribir la novela te has convencido de que una relación así pudiera funcionar?

¿De 17 y 25? Lo veo muy difícil, creo que están viviendo etapas diferentes.

En la novela se ven reflejadas algunas de tus pasiones, la del surf, por ejemplo. ¿Cómo fue tu primera vez?

La primera vez fue horrible porque estaba en muy mala forma, no hacía nada de deporte y a partir de ese día fue cuando dije ‘me tengo que poner en forma para algún día poder hacer surf’. Me di cuenta de que ningún deporte me había fascinado mucho excepto el surf. Ese día dije ‘esto me encanta. No lo sé hacer, no tengo fuerza, no aguanto nada remando, pero quiero hacerlo’. A partir de ahí empecé a entrenar y a cuidarme mucho. De pronto coges una sola ola en todo el fin de semana, que te fascina, y dices, ‘volveré’.

Cristina Boscá, enamorada del surf. /

Realmente, ¿todos los surferos están cañón como en la novela?

No, qué va, ya me gustaría. Es el cebo que les pongo a mis amigas para que se vengan conmigo a hacer surf. Hay muchos que están bien. Lo que sí tienen es un cuerpo esbelto, en general, y muy bonito. Luego de cara, cada uno es como es. Pero suelen tener siempre una sonrisa en la cara, parecen felices.

Mencionabas antes a David Otero que es también muy surfero. ¿Alguna vez has coincidido con algún artista cogiendo olas?

Con David en la misma playa pero en diferentes horas. Él a las 6 de la mañana y yo a las 11. Cuando él salía yo entraba. Siempre decimos ‘a ver si coincidimos’ pero nunca lo hacemos. Le gusta madrugar muchísimo y a mí me gusta un poco más tarde.

En Forever también hay mucho de Justin Bieber, ¿más por ellos o por ti?

Por los tres. Cada vez que Jesús, Daniel y yo estamos juntos estamos hablando de Justin Bieber como mínimo el 50% del rato que hablamos. Somos fanáticos, se nos va la olla, ellos más que yo, pero a mí también me encanta. Es una afición común.

Así que, ¿les has escuchado cantar mucho por Justin Bieber?

Mira una de las cosas reales del libro es que ellos me recuerdan mucho a Jason Derulo porque están siempre cantando. Jason Derulo estuvo aquí y es que… va por los pasillos cantando, en el backstage… siempre cantando y Jesús y Daniel, también. Son los típicos cantantes que disfrutan muchísimo haciendo cualquier cover improvisada y les he escuchado cantar Love yourself, Pillow talk… se pone a cantar uno y en seguida el otro se adapta a él y hace segundas voces.

Reflejas momentos backstage de los artistas, cómo viven, por ejemplo, el enfrentarse a las concentraciones de fans. ¿Tú has vivido algún momento agobio de fans con algún artista?

Con Rihanna a lo mejor. En la gira que hice con ella para presentar Unapologetic íbamos con ella en el vuelo y cuando se acercaba a hablar con nosotros era imposible porque todo el mundo se tiraba encima de ella para hacerle fotos y he estado alguna vez en medio de ‘eh, perdonad, me estáis chafando’.

¿Has sido alguna vez tan fan como las que siguen a Gemeliers?

Sí, he sido super fan de Guns ‘N Roses. Yo estaba tan loca por ellos que les envié una carta invitándolos a dormir a mi casa. Pensaba que si no tenían concierto en Valencia era porque no tenían posibilidad, nadie les invitaba, así que, les envía una carta, a Axl Rose en concreto, y le decía que no se preocupasen porque en mi casa tenían sitio para dormir y que podían venir en Fallas que molan mucho. Imagínate una niña de 11 años, que era yo, que le manda una carta a unas estrellas de rock que tienen su propio jet privado para que vayan a su casa…

¿Esa ilusión de una niña de 11 años se pierde cuando uno empieza a codearse con los artistas a diario?

Se pierde un poco. Te pones a su mismo nivel. Al final todos somos personas. Son artistas y algunos tienen más magia que otros pero no dejan de ser personas corrientes, con sus defectos. Me pasó con Alejandro Sanz. Solo de verle actuar lloraba y la primera vez que le entrevisté me puse muy nerviosa pero la segunda ya fue como más rodado y ahora le veo y claro, de lo que yo era de adolescente…yo le sigo admirando pero ya no es algo fanático.

También reflejas el mundo nocturno y de las fiestas de celebs, ¿realmente es tan así, estáis todo el día de fiesta?

Yo ha habido épocas en las que he tenido que parar porque cada día puede haber algo. Sí, es muy loco.

¿En tu vida ha habido algún Fer, es decir, algún actor famoso que no ha dado la talla?

No, no ha habido ninguno. Mi vida amorosa es bastante aburrida, entre comillas, porque llevo 13 años con la misma persona. Muy feliz. Toda la época de la radio ya he estado con pareja.

Pero ha habido actores que en esas fiestas han intentado algo, ¿no?

¿Qué te han tirado los trastos? Sí, me los han tirado y dices ‘ay qué mono’. Te hace gracia, te sube un poco la moral y ya está.

En Forever, además de amor hay amistad. ¿Qué duele más, una ruptura sentimental o la traición de una amiga?

Yo creo que la traición de una amiga. Yo lo viví, yo viví algo parecido. Cuando tenía unos 14, yo salía con un chico y mi mejor amiga estuvo saliendo con él a mis espaldas al mismo tiempo. Rompí con los dos pero, sobre todo, a la que no volví a hablar nunca jamás es a mi amiga. A día de hoy me ha contactado en Facebook y ahora me da mucha pena porque fui tajante y la eché de mi vida.

Como no podía ser de otra manera, hay una banda sonora para esta novela. Ed Sheeran, Justin Bieber, Gemeliers, David Bisbal, Maroon 5, ¿te costó hacer la selección?

La historia me la pedía. Lo de David Bisbal, estaba contando un momento en Valencia y me imaginé paseando por ahí una noche y pasa mucho en Valencia que hay verbenas que están en la calle y ¿qué canción es la típica que tocan? David Bisbal que además me encajaba porque ha cantado con los chicos.

Ahora que la novela ya tiene vida propia, ¿cambiarías algo?

Sí, tengo que cambiar una cosa y es que he puesto belieber con ‘v’ y es con ‘b’ y las fans me dicen que no soy tan belieber y tienen razón… no, es broma. La verdad es que estoy feliz con el resultado.

Mirad cómo enamora mi nueva camiseta favorita! #imabeliever @asos_es 🔝❤️

Una foto publicada por Cristina Boscá (@cristinabosca) el

Si tuvieras que escribir otra fanfiction, ¿sabrías de quién hacerla?

Sí, Justin Bieber. De hecho es que… quiero hacerlo. Tengo ideas.

Esa es más complicada.

Mucho más pero todo surgió el día que le conocí. Soy una esponja y el rato que estuve con él capté muchas cosas que me gustaría contar en un libro.

¿Has leído mucha fanfic?

No mucha. Hay muchas no publicadas oficialmente que están en plataformas como wattpad y las he hojeado, pero no demasiado.

En otras como After, hay mucho más sexo, ¿te has puesto límites en ese sentido?

Me ha salido un poco solo, quizás no lo veía tan sexual. Harry Styles lo veo un poco mayor. A los chicos los veo más pequeños. Hay sexo pero no tan bestia. Todo puede venir, es una novela como muy introducción. El público al que va dirigido tampoco es tan adulto como el de After.

Para los que ya están deseando leer la continuación, ¿qué le puedes decir?

No quiero decir mucho porque no hay nada cerrado pero sin duda esta historia no puede acabar así.

Ya te ha llegado mucho feedback en estos primeros días, ¿cuál ha sido la crítica más dura?

El primer día, las chicas empezaron a correr el rumor, con pantallazos del libro, de que las llamaba acosadoras y violadoras. Una de ellas con 40.000 seguidores y todos diciendo ‘qué fuerte, ya te vale, cómo se te ocurre insultarnos’. Precisamente si hay alguien en quien he pensado cuando he hecho la novela es en ellas, ¿cómo voy a insultarlas? Me tomé la molestia de contestar una a una e intenté apagar el fuego con muy buenos argumentos porque eso que pensaban es mentira.

Menudo follón.

Se quejaron también del comentario de que ‘Robyn imagina a las chicas esperando a los chicos con juguetes que asustarían al mismísimo Grey’. Es una broma que está enlazada con una anécdota real de Leiva que me contó que lo más loco que había hecho una fan por él era regalarle un látigo y a partir de ahí Robyn coge esa anécdota y divaga e inventa esa tontería pero no es real, es una broma.

¿Qué celeb te gustaría que leyera tu libro?

Se la he mandado a muchas chicas. A Adriana Abenia que es amiga mía y creo que le encantaría porque es divertidísima y tienen una teenager dentro y fuera. Espero que le guste. También me gustaría mucho que se la leyera Mariam Hernández (Gym Tony) que es muy surfista y creo que también le podría encantar. Se la he enviado a Cris Pedroche que le puede hacer gracia. No se lo mando para que lo compartan sino porque me hace ilu que la lean, creo que les podría gustar.

Veo que sigues considerando la novela romántica como algo femenino, ¿no se la has enviado a chicos?

Estoy convencida de que si se quitan prejuicios les va a gustar a muchos pero hay muchos a los que, seamos sinceras, no les gusta tanto la novela romántica. Se la he enviado a Xuso Jones que aparece en la novela en un momento determinado. Cuando empecé a trabajar en el proyecto coincidí con él en una fiesta y él estaba inmerso en otra novela y me dio muchos consejos. Me hacía ilusión que la tuviera porque ha vivido el proceso.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?