¿Qué onda con Frank Ocean?

El que fuera la revelación del R&B en 2012 regresa de una forma nada habitual

¿Qué onda con Frank Ocean?

Hasta hace unos días, Frank Ocean tenía 28 años y un disco de debut increíble que le reportó un Grammy y lo situó en el mapa del R&B contemporáneo como toda una revelación. Cuatro años han pasado ya de aquella gesta en formato álbum llamada Channel Orange (2012), una obra maestra adelantada a su tiempo, un disco de vibrantes melodías nunca antes escuchadas.

Los rumores de su regreso no han parado de inundar las redes sociales en estos meses pero nadie daba por ciertas la mayoría de las informaciones. Ni el artista ni su compañía soltaban prenda pero finalmente el pasado sábado Frank Ocean estrenaba su nuevo disco Blonde a través de Apple Music y sin previo aviso, como ya hiciera Beyoncé con Lemonade.

Su regreso está despertando mucha curiosidad, no solo entre los fans, también entre la prensa especializada (Billboard o Pitchfork, por ejemplo) que no ha tardado en elogiar su trabajo. ¿Quieres saber por qué? Recopilamos algunos datos para entender todo este revuelo.

#1. Las altas expectativas puestas en este disco, así que las comparaciones con su predecesor son inevitables: ¿continuará la estela rupturista de Channel Orange sin llegar a pecar en ese "más de lo mismo"? ¿tendrá canciones perfectas como Thinking bout You o Lost? Para empezar, Blonde contiene 17 temas, igual que Channel Orange pero, después de un par de escuchas parece ser lo único en lo que coinciden.

#2. Más comparaciones. Mientras que Channel Orange rebosaba sonidos ambientales y algo más pop, en Blonde Frank Ocean tira de melodías poco evidentes, de piezas desnudas como Ivy y White Ferrari y hasta de canciones que no lo son (Be Yourself o Facebook Story). La pátina del rollo James Blake parece evidente, también en el single, Nikes, el track con el que abre el disco y uno de los cortes más raros. Sin embargo, echa mano del R&B que lo encumbró en pistas como Pink + White, Solo y Pretty Sweet.

#3. Es un tío poco convencional. Prueba de ello es la forma en la que ha publicado su trabajo. Primero y en exclusiva durante dos semanas, lanza Blonde en Apple Music. Además, paralelamente y para hacerse la competencia, ha lanzado una versión alternativa de este disco en formato físico que se puede encontrar insertado en la revista Boy's Don't Cry. Una publicación que solo se puede adquirir en pop up stores creadas precisamente para su distribución y localizadas en Nueva York, Los Ángeles, Chicago y Londres.

A estas alturas ya te habrá quedado claro que Frank Ocean no es un tipo corriente, pero por si cabía alguna duda, otro dato: por no tener no tiene ni videoclips, de hecho, su canal de Youtube es un páramo comparado con el de cualquier artista de nuestro tiempo.

#4. ¿Blond o Blonde? Mientras que en Apple Music vemos escrito Blonde, en el arte de las dos portadas que ha editado aparece el título Blond. ¿Qué significa? Muchos creen que se trata de un juego conceptual para plantar (una vez más) cara a los métodos de lanzamiento y promoción de la industria discográfica.

#5. ¿Y su disco visual? Espera un momento, ¿es que acaso hay un álbum visual? Se trata de Endless, un trabajo con canciones nuevas que lanzó el pasado viernes 19 también a través de Apple Music.

#6. Su pluma. Blonde es un documento sonoro excepcional de las experiencias vitales del artista durante estos cuatro años. Haber estado alejado de los focos le han dado la perspectiva y la confianza necesarias para lanzarse a escribir.

#7. No hay colaboraciones explícitas pero atención al listado de colaboradores de lujo con los que ha contado: Beyoncé o Kendrick Lamar, entre ellos.

TE RECOMIENDO


LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?