Momentazos de telenovela que se volvieron virales

Grandes dosis de drama

Momentazos de telenovela que se volvieron virales

Los culebrones son un género televisivo que lleva décadas adentrándose en nuestras casas. Abuelas con un aburrimiento superior que el de los sermones del cura de tu barrio, eran (y son) las espectadoras estrellas de estos formatos.

Y reconócelo, aunque lo niegues, cuando eras un niño volvías del colegio y te ponías con la yaya a ver Gata Salvaje.

Si te hablamos de Thalía te imaginas a una Rosalinda indefensa y más desquiciada que tu prima en las rebajas y, aún tienes en tu cabeza la imagen de una mala malísima Paola Bracho llamándote “queridita”.

Así que si llevas en en la sangre el seseo y te gusta más el drama que la posible (e hipotética) reconciliación de Bisbal y Chenoa, no te pierdas esta lista de grandes momentos virales de las telenovelas.

La mala malísima

Paola Bracho es la reina de las malas de las novelas. Sin ella no comprenderías el significado de traición y elegancia, porque ella era toda una diva que derrochaba veneno de serpiente.

Sus frases lapidarias te hicieron ponerte de su parte cuando veías todas las tardes los capítulos de este serial mexicano y, tienes el móvil petado de vídeos del Dubmash parodiándola.

Si tuvieses oportunidad de nacer en otra vida te encantaría haber sido ella, y lo sabes. ¡Menudos pivones tenía a su lado la señora Bracho!

La despechada

El despecho es otro de los sentimientos que salen a florecer en toda telenovela y sino que se lo digan a los personajes de Aquí no hay quien viva.

Rosaura Ríos, más conocida como la Gata Salvaje, pasó de ser una inocente y salvaje joven de Miami a ser toda una mujer poderosa y llena de rencor que no dudó en devolvérselo a sus enemigas. Porque por supuesto, todo culebrón tiene sus enemigas.

Y recuerda, si tu mejor amigo/a se lía con tu ex siempre puedes hacerle arrodillarse hasta que llore despavorido/a: la venganza, fresquita.

La maldita lisiada

Es la reina de los vídeos virales y de esta escena hay más remakes que chiringuitos en Matalascañas.

Tanto fue el revuelo que se formó con Alicia Montenegro, la protagonista enloquecida de este vídeo, que Netflix la ha fichado como reclamo de su serie Orange is the New Black.

Aunque la calidad interpretativa deje mucho que desear, nos encanta y hemos comenzado a apreciar el valor de la sobreactuación. Esa ira descontrolada, esa lisiada cayendo como un saco de patatas de la silla, ese joven paralizado…, ¡de Oscar!

El youtuber telenovelero

Numerosos son los youtubers que hay y últimamente salen hasta de las piedras pero, el telenovelero es uno de los que más éxito está teniendo.

Este joven israelí, Idan Matalon, parodia las escenas más polémicas de los culebrones poniéndoles su imagen.

En varios de los videos sale Eliad Cohen, que a su vez sube la temperatura en Instagram.

¿Son parodias o regalos visuales son los que nos dedican estos jóvenes de Israel?

La desquiciada

Estar desquiciada por amor no es nada raro y si para conseguir el amor te tienes que suicidar en la ficción, te suicidas.

Algo parecido le pasó a la protagonista de la telenovela Rubí, cuya heroína y villana a la vez se lanzó al vacío para conseguir el amor de su ex.

Al final eso de “compuesta y sin novia” se hizo real y acabó sola y con la cara como el Guernica. Una pena, ella que quería ser Super Woman

La disgustada

Todos sabemos que si te llevas un disgusto acabas direct@ en el psiquiátrico y que si te deja tu pareja puedes desarrollar una esquizofreina paranoide irreversible.

Pero en las novelas mexicanas no hay enfermedad mental que valga y cuando se va a acabar todo se arregla.

Locuras aparte, este vídeo de Rosalinda se ha hecho viral por quien interpreta el papel protagonista. Una joven Thalía saca su lado más dramático y alocado y nos deja a todos con la boca abierta. ¡No sin mi hija!

Son unos cuantos los momentos que nos ha regalado este género televisivo y pasarán a la historia por histriónicos y exagerados. ¿Recordabas algunos de ellos?

¿Te ves identificado en estas escenas? Esperamos que no, porque son de lo más divertidas pero vivirlas en nuestras carnes pueden ser un verdadero infierno.

¡Te arrastro!

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?