La razón por la que no contrataban a Jason Momoa tras 'Juego de Tronos'

Este es un claro ejemplo de que las apariencias engañan

La razón por la que no contrataban a Jason Momoa tras 'Juego de Tronos'

Jason Momoa ganó la fama mundial gracias a su personaje de Khal Drogo en Juego de Tronos. A pesar de aparecer solo en la primera temporada, el actor hawaiano consiguió toda una legión de fans. Y es que el dohtraki no solo enamoró a Danerys…

Tras la serie, lo normal hubiese sido que los peces gordos de Hollywood empezarán a llamar a su puerta para protagonizar películas, pero eso no ocurrió hasta que pasó un tiempo.

El actor ha confesado en el programa estadounidense The Tonight Show Starring Jimmy Fallon que, a pesar de haber adquirido popularidad, le costó mucho trabajar después de haber sido Drogo en Juego de Tronos. Al parecer lo hizo demasiado convincente.

“La gente pensaba que no sabía hablar en inglés. Fue muy difícil. Era como ‘¿Qué haces con Drogo?’ No lo puedes meter en una comedia, y menos en una romántica…¿sabes lo que quiero decir? Está encasillado”, asegura el actor a Jimmy Fallon.

Momoa reconoce que le rompió el corazón cuando se enteró cuál era la verdadera razón por la que no le llamaban para hacer papeles. De hecho, fue el cómico americano Fred Armisen, tras tener una conversación con él en la que se sorprendió por su perfecto inglés, quien se lo confesó.

Es verdad que en Juego de Tronos el actor tiene todos sus diálogos en el idioma ficticio Dothraki, pero los productores de las películas podrían haberse molestado en ver que es estadounidense. Nació en Hawaii.

Por suerte, Jason ahora vive su mejor momento profesional. Desde que DC lo fichó para ser Aquaman, el actor de 39 años no ha parado.

Cuando lo llamó Zack Snyder, el productor de La Liga de la Justicia, para una audición, Jason estaba convencido que era para el papel de villano: “Pensé que iba a ser el malo y pelear contra Batman y Superman, voy a ser el villano. Y él dijo: ‘No. Aquaman”

Fue Vigilante de la Playa

Pero mucho antes de ser Khal Drogo, el bueno de Jason Momoa apareció luciendo palmito a cámara lenta en una de las series más famosas de todos los tiempos: Los Vigilantes de la Playa.

Con tan solo 20 añitos, Momoa se puso en la piel de Jason Ioane en la serie durante 38 episodios. Es verdad que, a pesar de que la ficción era todo un éxito, no le sirvió de trampolín para otros proyectos. De hecho, en una entrevista para BBC Radio 1, el actor reconoció que haber salido en Los Vigilantes de la Playa estuvo a punto de arruinar su carrera.

Jason Momoa en 'Los Vigilantes de la Playa' / NBC

Pero antes de encarnar a Khal Drogo en Juego de Tronos, Momoa se puso bajo la piel de Ronon Dex en Stargate: Atlantis. En aquella serie de ciencia ficción el intérprete ya lucía la barba y el enorme cuerpo musculado con el que le recordamos. Además, este papel le abrió las puertas para interpretar a Conan el Bárbaro en 2011. Lo curioso es que, para meterse en la piel de este personaje de cómic, tuvo que llevar una dura dieta a base de pollo y entrenar más de cuatro horas al día. ¡Una barbaridad!

Ahora, casi 20 años después de su participación en Los Vigilantes de la Playa, Jason ha vuelto al agua para encarnar a Aquaman. ¡Y menuda manera de hacerlo, siendo la película más taquillera de estas Navidades!

 

TE RECOMIENDO


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?