Miss Caffeina: “Creo que nosotros siempre hemos sido muy mainstream de corazón”

Hablamos con el grupo a fondo sobre su nuevo disco 'Oh Long Johnson'

Miss Caffeina: “Creo que nosotros siempre hemos sido muy mainstream de corazón”

Sergio Sastre y Alberto Jiménez de Miss Caffeina en la terraza de LOS40 / Luis Miguel Ortiz

Lo de Miss Caffeina es una carrera de fondo. El grupo se ha convertido en uno de los grupos musicales más solicitados del panorama nacional. Lo mismo los vemos en el festival más indie de la temporada que en el programa de televisión más mainstream. Ellos no tienen límites.

Ahora, tres años después de lanzar Detroit, vuelven con Oh Long Johnson, su cuarto álbum de estudio en el que nos sorprenden con un sonido dance de los noventa, pero con toda la esencia del grupo.

Sin lugar a dudas, poco tiene que ver aquel grupo de Destrucción creativa, su primer EP, con el que es ahora. Ellos mismos reconocen que han madurado mucho como grupo y que las cosas que les preocupaban antes no son las de ahora. Con motivo del lanzamiento de Oh Long Johnson este viernes 1 de marzo nos reunimos con Alberto Jiménez y Sergio Sastre en la redacción de LOS40 para hablar sobre el disco. Acaban de llegar de México y les espera unas semanas de mucha promoción….

Pregunta (P): Acabáis de llegar de México, ¿qué tal la experiencia al otro lado del charco?

Alberto Jiménez (A. J): Muy bien la verdad. Era la primera vez que tocábamos y ha sido bastante flipante. Hemos hecho de todo: promo, conciertos propios y teloneros de otros artistas de allí. Ha sido una experiencia bastante buena. Ha sido la primera semillita para intentar ir bastante más.

P: ¿Es muy diferente el público de allí?

Sergio Sastre (S. S): Sí, es bastante diferente la verdad. Me sale mal decirlo aquí, pero tienen un nivel de intensidad mucho mayor. En el concierto que hicimos solos, cantaban todas las canciones, de la primera a la última. No había ningún silencio.

"Me sale mal decirlo aquí, pero tienen un nivel de intensidad mucho mayor" / Luis Miguel Ortiz

P: ¿Habéis cantado algunas de las canciones nuevas del disco?

A.J: Hemos tocado por primera vez Reina y Merlí que eran las canciones que habían salido en aquel momento. La verdad que guay, porque la reacción fue como si fuesen antiguas. La gente se las cantaba todas. Era muy emocionante para nosotros porque, después de estar dos años cantando las canciones, cantar las nuevas oxigena un montón.

P: ¿Cómo ha sido ese proceso de creación entre Detroit y Oh Long Johnson?

A.J: En realidad ha sido un año porque la gira duró dos. Osea han pasado tres desde el lanzamiento del anterior disco. En principio lo hemos hecho como lo solíamos hacer: componiendo por nuestra cuenta y juntando un número de canciones para elegir once, pero la forma de producirlo en el estudio hemos intentado hacerla diferente, dándole bastante importancia a la base. Mucho del tiempo que hemos utilizado para grabar el disco ha sido esto.

S.S: Creo que a nivel creativo ha habido algunas diferencias, pero lo fundamental ha ocurrido en el estudio. Fijarnos mucho en que fuese un disco muy rítmico que te llevara a mover la cabeza o a bailar.

P: ¿Cómo habéis encontrado este ritmo que suena a dance de los noventa?

A.J: Casi todo ha sido referencias a los noventa. No ha sido tampoco un “vamos a hacer un álbum inspirado en esta década”, pero sí que es verdad que nosotros hemos crecido en los noventa, escuchando su música en todos sus géneros, y hemos sido un poco arrastrados por este revival que hay ahora. Hay una cosa que me he dado cuenta después que es que en los noventa había muy pocos elementos, no había una producción de mil capas, eran producciones muy simples pero que sonaban muy interesantes.

Casi todo han sido referencias de los noventa

P: En la nota de prensa de Oh Long Johnson decís que “este disco contiene nuestra visión, desde dentro del intento de desmarcarnos de muchas dinámicas absurdas de nuestra sociedad”, ¿a qué dinámicas absurdas os referís?

S.S: A tener un móvil siempre fundamentalmente. A vivir pegados a una pantalla, a la relación con las redes sociales, a estar pendiente del feedback ya que todo es evaluado momentáneamente…

A.J: Al opinar libremente de todo, todo el mundo tiene una opinión, incluido nosotros. La crítica que hacemos es de dentro. Nosotros también estamos pegados a un móvil y nos gusta mucho opinar en nuestras redes sociales, pero es muy fácil hacerlo desde el anonimato de las redes sociales. Hay canciones como Oh Long Johnson que sí que es una crítica a todo esto.

La crítica que hacemos es de dentro

P: Os habéis quedado bastante a gusto con este disco, reconciliándoos con el pasado, ¿cómo ha sido este proceso de hacer las paces con el pasado a través de este álbum, ya que habláis mucho de él?

"Está muy bien volver al pasado para reconciliarse con él" / Luis Miguel Ortiz

A.J: El otro día en una escucha en Warner, una chica nos dijo “os habéis quedado a gusto porque hay muchas puyitas”, pues la verdad es que sí. Hay muchas puyas. Mira que nosotros no somos ni muy nostálgicos ni muy pesimistas en nuestros discos, pero cuando escribimos canciones nos parece un sentimiento muy fértil. Por eso volvemos al pasado, es una de las cosas de las que más hemos escrito en nuestros discos. Al final es una consecuencia de lo que eres ahora, está muy bien volver al pasado para reconciliarse con él.

S.S: Es una constante en nuestras letras, da igual que el sonido sea más rock o más dance, pero las canciones tienen distintos niveles de profundidad. Hay canciones donde te estás cagando en todo con la música de baile. A nosotros ese contraste siempre nos ha gustado mucho.

P: He visto que en el álbum no hay colaboraciones, ¿no os gusta meterlas en los álbumes?

A.J: Lo hemos hecho bastante, pero es verdad que no ha surgido ni hemos visto la necesidad. Nosotros somos muy de colaborar una vez en directo. Hemos tenido colaboraciones de músicos, que es menos visible, pero que también es importante.

P: Tenéis una canción en el nuevo disco que se llama Fiesta Nacional, ¿podría ser el himno de la próximas elecciones?

A.J: Pues sí, pero precisamente porque habla de la gente que te dice lo que tienes que hacer y cuándo. Y esto es algo que les gusta mucho últimamente a casi todos los partidos políticos. Por eso podría ponerse. Espero que no lo haga ningún partido porque nos cabrearíamos muchos, pero sí, podría ser.

P: ¿Qué es lo que más dolor de cabeza os ha dado en el proceso de creación del disco?

A.J: Que el tiempo se nos pasaba. Teníamos un mes en el estudio y las dos primeras semanas fueron básicamente las bases del disco. Entonces nos daba bastante dolor de cabeza esto.

S. S: La frase del disco era “no llegamos, no llegamos, no llegamos”.

La frase del disco era “no llegamos, no llegamos, no llegamos"

P: El primer single que lanzasteis, Merlí, es todo un himno a la libertad, ¿sigue siendo necesario cantar sobre estos temas?

S. S: Con las elecciones el 28 de abril y las encuestas a la mano, más que nunca. Recordarlo y tenerlo presente. Si abres un periódico, ves que cada día es necesario cantarle a la libertad.

A.J: Por mucho que históricamente hayas conseguido un montón de cosas, de repente viene alguien que te lo quiere quitar. Nunca hay que darlo por hecho y no hay que dejar de reivindicar la libertad en todos los aspectos.

P: La canción Merlí está inspirada en el personaje de homónimo de la serie de TV3, ¿qué otros personajes de ficción os podrían inspirar para otras canciones como guía espiritual?

S.S: Como guía espiritual no encuentro ninguno especial al menos a corto plazo. Es que el personaje de Merlí es profesor de filosofía, es como una cosa muy prosaica. Todos hemos tenido uno. A mí personalmente, más en general, las series y las pelis me inspiran mucho a la hora de escribir. Pero Merlí es un guía espiritual que también hay que cogerlos con pinzas. Sirve para contrastar que, aunque sirva de guía, también tiene defectos.

P: Entre Destrucción Masiva y Oh Long Johnson han pasado doce años y un gran cambio en el sonido, ¿cómo ha sido este proceso de maduración musical?

A.J: Muchas veces cuando nos lo preguntan yo entiendo que no soy la misma persona y entiendo que mis compañeros entonces. Entonces es súper difícil viajar hasta esa época y pensar en lo que pensábamos, lo que nos gustaba y lo que no. Es muy jodido mentalmente porque no eres la misma persona. El grupo ha ido creciendo según ha ido madurando, al mismo tiempo que hemos ido cumpliendo años nos han interesado otras cosas. Nos hemos quitado muchas manías que teníamos al principio de querer sonar como la banda que nos gustaba tanto o de hacer tal sonido porque es más radial.

Creo que lo que más hemos hecho ahora mismo es quitarnos capas de prejuicios y cosas así. Y creo que somos mejores músicos, creo.

Creo que somos mejores músicos

P: ¿Os imaginabais en algún momento como uno de los grupos indies más reconocidos del panorama nacional?

S.S: Lo que sí que teníamos claro es que queríamos dedicarnos a la música y que íbamos a poner todo el empeño en ello. Luego, nosotros somos de ponernos metas realistas, si luego nos pasa es fantástico, pero nunca nos hemos proyectado como “vamos a ser una gran banda”. Siempre hemos sido de hacer lo que esté en nuestra mano por seguir creciendo y tener una carrera musical. Ya tener una carrera de cuatro discos nos parece mucho.

A. J: No somos de esas bandas que dicen “la verdad es que no queríamos dedicarnos a la música, pero de repente me vino todo y pasó así”. Nosotros nos conocimos aposta para hacer una banda sin ser amigos en principio. Teníamos un objetivo muy claro, pero siendo realistas. No nos creíamos los Stones con el primer EP. Hemos sido muy ambiciosos, pero no hemos sido idiotas,

Hemos sido muy ambiciosos, pero no hemos sido idiotas

P: ¿Cómo ha sido el paso de ser un grupo indie a más mainstream?

A.J: Creo que nosotros hemos sido siempre muy mainstream en el corazón. Quiero decir, a principio tiendes a imitar lo que te gusta y a intentar encajar en un sitio. Si que es verdad que está muy bien haber encajado en una escena concreta que te da como un poco más de respeto y que la música nos haya llevado a otro sitio. Porque nosotros no hemos dicho “oye, vamos a hacer un disco más mainstream”, sino que la música nos ha llevado ahí.

S.S: Quitando algunas excepciones, todos los temas que hemos sacado han sido pop. Son tres o cuatro minutos con un estreiblillo, un esquema muy mainstream. Debe ser que ahora sonamos mejor, que tenemos más experiencia y que sabemos hacer más cosas. Ha llegado el momento, ¿no? Ahora vivimos en medio del río entre el indie y el mainstream que se vive muy bien.

P: ¿Vuestra canción favorita de Oh Long Johnson?

S.S: Después de Ensayar sigo con Calambre.

A.J: Calambre, yo también por ahora. 


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?