los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    El triste parecido entre la Miley Cyrus de ‘Black Mirror’ y su pasado como Hannah Montana

    Analizamos los puntos en común de los dos personajes

    El triste parecido entre la Miley Cyrus de ‘Black Mirror’ y su pasado como Hannah Montana

    Netflix

    Este artículo contiene spoilers del episodio de Black Mirror, Rachel, Jack and Ashley Too

    No ha debido ser fácil meterse en la piel de Ashley O para Miley Cyrus. La artista de 26 años, que acaba de estrenarse en el universo de Black Mirror con el episodio Rachel, Jack and Ashley Too, da vida a un personaje que tiene muchas similitudes con su pasado, en concreto con aquella Hannah Montana de la etapa Disney.

    Para empezar, el más obvio: ambas eran productos de una factoría que animaban a su público con mensajes positivos. El segundo: las dos llevan peluca para salir al escenario; Hannah en rubio, Ashley en Morado. Pero aquí no terminan las similitudes.

    Ashley quiere dejar de cantar lo que su mánager (intepretada por Susan Pourfar) y sus fans quieren. Ella quiere dejar de ser una estrella del pop “infantil” y correcta para poder crecer como artista y tener una voz propia.

    Miley Cyrus da vida a Ashley O, una estrella pop sin voz / Netflix

    El momento que mejor refleja esta dualidad del personaje es cuando su álter ego, en forma de muñeca robótica (a la que Miley Cyrus también pone voz), se libera y deja de usar solo una pequeña parte de su ciber cerebro. Hasta ese momento, a la muñeca (que tiene toda la personalidad y recuerdos de Ashley O) solo se le permitía comportarse de manera agradable. Ya con todas las facultades, comienza a hablar con un lenguaje más vulgar y sin ningún tipo de filtro. “Esta es la verdadera personalidad de Ashley O”, dice en ese momento.

    Lo mismo le ocurrió, de alguna manera a Miley Cyrus cuando presentó su single Can’t Be Tamed en 2010. La artista, que hasta entonces había sido la perfecta adolescente, nos estaba gritando que “no podía ser domesticada”.

    De hecho, el final del episodio podría ser un recuerdo sacado de la propia Miley. En los créditos vemos a Ashley O en el escenario cantando lo que realmente quiere: punk rock. Lo mejor de la escena es cuando dos antiguas fans salen despavoridas del local, disgustadas con la nueva música de su ídola. Esto mismo ocurrió en Madrid Río de 2010, cuando miles de niñas se quedaban con la boca abierta al ver a Miley con un body saliendo al escenario con una actitud mucho más rebelde. Más de un padre se llevó a sus retoños de allí. El público pensaba que Hannah Montana sería la que saliese al escenario, ¡qué equivocados estaban!

    Charlie Brooker, el creador de la serie, plantea los entresijos del despiadado mundo de las jóvenes estrellas del pop. Más allá de la tecnología, el director quiere mostrar el lado malo de la fama: vender tu verdadera personalidad para gustar a todo el mundo. De hecho, hace una crítica a todas aquellas discográficas que se aprovechan de sus productos (el personaje de Ashley O se queda en coma y su mánager sigue rentabilizando sus pensamientos en forma de música).

    El personaje de Miley Cyrus vive una dualidad / Netflix

    Lo que empieza como un episodio malrollero (típico de Black Mirror), acaba convirtiéndose en una divertida comedia donde las dos hermanas protagonistas, acompañadas de la muñeca robot, van a salvar a Ashley O.

    Y sí, lo consiguen. Y sí, termina bien. Incluso se puede sacar una moraleja de todo esto, ya que es la propia personalidad de Ashley O en forma de robot quien la despierta del coma literalmente. Vamos, que a veces solo tú mismo puedes salvarte de tus problemas. Y, ¿acaso no fue eso lo que hizo Miley cuando enterró a Hannah Montana?

    Puede que Rachel, Jack and Ashley Too no sea el mejor capítulo de Black Mirror, pero es, sin lugar a dudas, uno de los papeles más interesantes de Miley Cyrus en la pantalla.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?