los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • LOS40 Dance
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Elton John se confiesa: “La cocaína me convirtió en un monstruo”

    En el último extracto de su nueva autobiografía, el músico británico describe la "confianza y euforia" que le hacía sentir esta droga

    Elton John se confiesa: “La cocaína me convirtió en un monstruo”

    Elton John ha revelado detalles de su fuerte consumo de cocaína en el apogeo de su carrera, llegando incluso a confesar que destrozó una habitación de hotel, casi boicot un concierto de los Rolling Stones y llegó a golpear a su gerente y se quitó toda la ropa en un set de vídeo.

    De acuerdo con los detalles en su nueva autobiografía, serializada en The Daily Mail, parece que incluso Keith Richards se cansó de ciertos comportamientos del artista. El libro se publicará el próximo 15 de octubre, y se llamará Me: Elton John, aunque ya hemos podido leer ciertos fragmentos. El cantante ya reveló que fue tratado con éxito por cáncer de próstata en 2017, aunque estuvo a punto de morir después de sufrir una infección en Sudamérica, solo unos meses después de su tratamiento.

    En el último extracto publicado, ha escrito sobre su adicción a la cocaína en las décadas de los 70 y los 80, detallando la "confianza y euforia" que le daba. Aunque afirma que nunca fue el tipo de drogadicto que no podía salir de la cama sin consumir, admite que su “apetito por la droga era increíble”, a tal punto de atraer comentarios en los círculos en los que se movía. “Dado que yo era una estrella de rock que pasaba mucho tiempo en Los Ángeles de los años 70, esta no era una gran  hazaña”, escribe la estrella pop.

    El bajista Bill Wyman, de los Rolling Stones, Elton John e Iggy Pop, en 1975. / Miichael Ochs Archives/Getty Images

    “Pero había algo más en la cocaína que la forma en que me hacía sentir. La cocaína tenía un cierto prestigio. Estaba de moda y era exclusivo. Hacerlo era como convertirse en miembro de una pequeña élite, que secretamente se entregaba a algo atrevido, peligroso e ilícito. Patéticamente, eso me atrajo mucho", enfatiza. Al final del relato, Elton John lamenta su incapacidad de ver que estaba inmerso en un grave problema de drogas durante 16 años. Y explica: “Ese era el problema. Porque estaba tomando coca, ya no era un ser humano racional”.

    También describe un lamentable incidente con los Rolling Stones, después de que el grupo le pidiera que se uniera a ellos para tocar Honky Tonk Women en un concierto en Colorado. "Decidí que iba tan bien, me quedaría y seguiría tocando el resto de su set, sin tomar la precaución de preguntarles a los Stones si querían un tecladista auxiliar", escribe. "Por un momento, pensé que Keith Richards seguía mirándome porque estaba asombrado por la brillantez de mis contribuciones improvisadas a su obra. Rápidamente me escabullí, notando a medida que avanzaba que Keith todavía me estaba mirando de mala manera, y decidí que era mejor no quedarme para la fiesta después del espectáculo”.

    Otra anécdota que recoge en sus memorias fue la ocurrida en Cannes en 1983, después de despertar con una fuerte resaca en la habitación de su hotel. “Me sentía peor que después de la fiesta de fin de año de Ringo Starr en 1974, que comenzó a las ocho de la noche y terminó alrededor de las tres y media de la tarde al día siguiente”, dice. Con todo el cuerpo dolorido, su asistente lo llevó a su propia habitación de hotel, donde encontró “una escena de total devastación. No había ni un solo mueble intacto, excepto la cama”, describe.

    También cuenta cómo se encontró con Duran Duran antes de una grabación para el sencillo I’m Still Standing y, después de tomar hasta ocho copas y “un par de rayas de coca” en sólo una hora. Lo que ocurrió después depende de a quién le preguntes, ya que ni el propio compositor lo recuerda. “Mi entonces manager John Reid estaba allí, actuando como extra en el vídeo, vestido como un payaso. Se quejó conmigo, algo que tomé muy mal”, añadió. “Tan mal, de hecho, que le di un puñetazo en la cara”, termina el relato.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?