Maribel Verdú: “El victimismo y la autocomplacencia me ponen enferma: la vida es actitud”

Conversamos con la actriz sobre la película 'El doble más quince', nueva joya del cine independiente español

Maribel Verdú entrevista El doble mas quince

La actriz Maribel Verdú acude a la 22 edición del Festival de cine de Málaga, el 21 de marzo de 2019 / Getty Images / Carlos R. Álvarez

Una mujer de 46 años que no sabe a dónde va, no soporta la rutina y se siente invisible ante el mundo, especialmente frente sus seres queridos. Un joven de 17 años de una familia destruida: su madre no llega a fin de mes y su padre, su héroe, ha fallecido.

Ambos se encuentran en un chat de sexo y mienten sobre sus edades. ¿Qué más da? Al encontrarse, descubren que tienen tantas diferencias como puntos en común. ¿Es capaz una mujer de casi cincuenta años de congeniar con un adolescente?

Mikel Rueda se ha propuesto lanzar más preguntas que respuestas en El doble más quince, una de las nuevas joyas del cine independiente español. Una cinta pausada y de planos largos donde solo hay dos rostros: los de Maribel Verdú y Germán Alcarazu. Dos almas heridas unidas por la soledad, aisladas de todo lo demás.

Durante la presentación de la película en Madrid tuvimos la ocasión de sentarnos a tomar un café con Verdú (11 veces nominada a los Goya, dos veces ganadora) y charlar sobre El doble más quince. Conforme la conversación avanzaba todo fluía con mucha naturalidad...

Algunas personas podrían a llegar a considerar escandalosa la relación entre una mujer de 46 años y un chaval de 17, que es menor de edad. ¿Lo veíais como algo natural cuando preparabais la película?

Se trata del encuentro entre dos personas, dos almas solitarias que un día se engañan. Tienen unas vidas peculiares, entran en Internet, se encuentran, ven que han mentido sobre sus edades y deciden pasar un día juntos. Es una relación donde dos personas pasan al lado del otro veinticuatro horas. Hablan y reflexionan sobre la vida. Ella encuentra en este chico a alguien mucho más maduro que otros, como su marido, que tiene cincuenta. Las mentalidades de las personas son tan diferentes que puedes encontrar la madurez en alguien más joven.

Entonces crees que la edad no es un requisito indispensable para conectar con una persona.

Yo conozco a tanto idiota… Gente mayor que no tiene cabeza y que dices: “ya tienes unos años”. Y de repente aparece gente joven con una mentalidad, unos valores y una ética tremenda. Luego habrá jóvenes impresentables y mayores maravillosos, claro, pero aquí justo se han juntado dos personajes maravillosos, valientes, solitarios, que reflexionan sobre la vida, la cobardía, la muerte y el paso del tiempo. Si esto fuera al revés nadie se hubiera planteado esta pregunta. Solo nos plantean esta cuestión los tíos, ni una mujer lo ha hecho.

¿Y cómo habría sido al revés? Un hombre de 50 con una de 17…

Que nunca me hubieras hecho esa pregunta.

¿Tú crees?

Te lo puedo asegurar. Sobre todo porque llevamos mucho tiempo con esto. La película se estrenó en Málaga y todas las mujeres periodistas que nos entrevistan llegan y nos dicen que se sienten identificadas como con el personaje. Los tíos siempre hacéis la misma pregunta.

Me sorprende que lo digas. ¿Por qué crees que es así?

Porque es algo cultural, atávico, que está ahí. Queda tanto por avanzar…

Pero se trata de algo inconsciente. E incluso quizás no sea solo cuestión de género, porque otras personas mayores con las que he comentado la película, algunas de ellas mujeres, tampoco consideran que sea una relación natural.

Pero es que no es una relación natural porque no es una relación. Se trata de una anécdota de la vida. Mira, la vida consiste en tener experiencias, vivir muchas cosas para el día de mañana decir que ha merecido la pena haber estado vivo. Un día esta mujer se hace un regalo. Y todo surge de una manera tan natural, tan poco sucio, tan bonito y tan tierno que dices… ¿Y? ¿Te crees que se va a casar con él? ¡No! No le va a volver a ver en la vida. Ese plano final sonriendo parece decir: “vuelvo con ganas a mi pareja, a plantear cosas nuevas en mi relación y decir: ‘estoy aquí, no soy transparente’”, y quizás eso refuerza su vida”.

¿Cuáles son las ausencias de vuestros personajes para encontrarse en esta situación de insatisfacción?

Ella es una persona completamente transparente frente a su marido. Es una mujer que aparentemente lleva una vida convencional, como la del 90 o 95 por ciento de las personas. La sociedad te ha dictado unas reglas y tienes que seguirlas. Ser heterosexual, casarte, tener hijos y si puedes vivir en un chalet con perrito mejor. Pero luego hay tanta gente que se siente tan vacía teniéndolo todo y siguiendo los dictados convencionales que te ha marcado la cultura...

¿Entonces achacarías esta situación a la cultura?

Absolutamente. Sí, totalmente. Yo te hablo de mí porque lo he hecho durante toda mi vida, desde pequeña. Me he disfrazado todo el rato de Pipi Calzaslargas. Quería ser Pipi. Quería ser libre, alguien alejado de las normas. Y lo he conseguido. Yo era así de pequeña. Tengo la vida que siempre he soñado: una vida fuera de lo normal.

(De izq a der) Mikel Rueda de Sasieta, Germán Alcarazu y Maribel Verdu acuden al photocall de 'El doble más quince' en el Hotel Indigo Madrid Princesa, el 25 de febrero de 2020 / Getty Images / Juan Naharro Giménez

¿Cómo puede llegar alguien con una vida corriente a redescubrirse y salir de esa rutina?

La actitud de las personas lo es todo. Puedes tener de todo y estar todo el día triste, o quejándote constantemente. El victimismo y la autocomplacencia me ponen enferma porque conozco a tanta gente que le va como el culo y tiene una vida difícil y son luchadores y se ríen hasta de ellos mismos… Es todo una cuestión de actitud. Yo conozco a gente que tiene de todo… y dices, “tía, no puedes estar quejándote todo el día. No tienes vergüenza”. Eso va en uno. La vida es actitud. Todo es actitud. Todo. ¡Todo! Es lo que te salva y también lo que te derrota y te echa en un pozo. Se trata de una cuestión de carácter.

Por lo que veo eres la antítesis de este personaje…

Nada, nada. Yo no tengo nada que ver con Ana. Si algo me parezco a ella es en ser valiente e ir a contracorriente para atreverse a salir de esa rutina y echarse la manta en la cabeza. No tengo nada que ver. A mí se me ponen los pelos de punta de solo pensarlo.

El cine independiente está siendo desplazado por lo comercial. Esta película es muy sosegada, se toma su tiempo.

Es muy de cine independiente, pequeño, intimista. Esta película no la va a ver nadie, soy absolutamente consciente, pero no puedo dejar de hacer proyectos así porque me cautivan, me enamoran. Es admirable que directores como Mikel [Rueda] y algunos productores (que son los verdaderos héroes en esto) arriesguen a hacer proyectos así sin ayuda de ningún tipo de ayuda pública simplemente porque creen en la historia. Ahora mismo el cine independiente son las series de televisión y las plataformas, porque llegará un momento en el que no compense producir películas así.

¿Qué te atrae de un proyecto cuando te embarcas en una película?

Me gusta que el guion, el personaje y la situación me atraiga. Busco que me enganche mucho el director y con quién me va a rodear, quiénes son los actores. Nunca sabes cuándo algo va a ser comercial, porque si no producirían los bancos.

A colación de eso, justo el otro día charlaba con Antonio de la Torre y me contaba que un productor le dijo hace mucho tiempo lo siguiente: "Tú tienes dos historias de amor en medio de una gran tragedia. Titanic y Pearl Harbor. La una es la mayor taquilla de la historia y la otra el mayor fracaso. Por eso los bancos no invierten en el cine”.

¡Antonio es la bomba con la cosas que dice! Y es completamente cierto, porque no sabes cuál es la clave del éxito. Cuántas veces han estrenado películas y ves carteles por todas partes y dices: “Madre mía con la promo, esto va a ser…”. Y luego tu madre, tú, todo el mundo, decide no ir a verla. Todo el mundo parece ponerse de acuerdo para eso. Es una cosa curiosísima.

Ana y Eric se conocen en un chat de sexo. ¿Crees que estamos destruyendo las relaciones personales por culpa de las redes sociales?

Conozco a tantas parejas que se han conocido por Internet y están felices juntos y otras tantas que han sido un fracaso. La gente utiliza las herramientas que tiene a su mano para conseguir sus sueños, y cualquier herramienta, si no haces daño a los demás, es lícita. Yo soy terrenal, de aquí, yo necesito esto, el contacto, no tengo ordenador, no sé comprar por internet. ¡No sé ni cómo se hace! Soy una anormal. Solo tengo mi teléfono y una tablet para cuando me dan los guiones, porque es más cómodo leerlo allí. Pero siempre la tengo sin batería, porque no la uso. Cuando tengo algo de tiempo libre leo y voy al cine, y el teléfono me gusta para mi Instagram, nada más. No tengo nada que ver con este mundo que nos rodea. Estoy en él porque vivo en él, pero no me digas que compre un billete en tren o haga una reserva.

Entonces eres una outsider…

¡Me has llamado outsider! ¡Me encanta! (Risas)

¿Crees que el cine español vive un buen momento?

Yo creo que sí, de verdad. Se hacen muchas películas comerciales pero también siguen esas producciones pequeñitas, como la de Oliver Laxe, Lo que arde. ¿Quién la ha visto? Nadie. Pero ahí está el runrún, todo el mundo sabe que existe gracias a los premios. Hay gente capaz de hacer estas maravillas, esas películas pequeñas que te llegan adentro. El cine cotidiano es el que de verdad me interesa, que a la gente le pasen cosas y yo diga “esto me puede pasar mañana”, o “esto le ha pasado a una amiga” y que yo me sienta identificada con las historias.

Tú tienes una carrera tremenda. ¿Con qué directores con los que has trabajado, o películas que hayas visto o hecho te han llenado de esa manera?

Han sido tantos… He hecho ochenta películas, he trabajado con directores tan maravillosos como Ricardo Franco, Fernando Trueba, Bigas Luna, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Francis Ford Coppola, Gracia Querejeta, Pablo Berger, Gerardo Olivares, Mikel Rueda, Emilio Martínez-Lázaro… Menos dos con los que me he llevado mal, el resto siempre me han aportado algo.

¿Puedo preguntar cuáles?

Los dos fallecieron ya, así que mejor ya no. Simplemente no me llevé bien con ellos, pero normalmente todos son mis amigos. ¡No me preguntes ahora los nombres de las películas! (Risas)


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad