Sean Bean leyó esta famosa escena de ‘El señor de los anillos’ con un guión en las rodillas

No es oro todo lo que reluce en el cine

El señor de los anillos Sean Bean guion

Sean Bean (Boromir) durante una secuencia de 'El señor de los anillos: la comunidad del anillo' (2001) / New Line Cinema / Fotograma de la película

El cine es mágico hasta que conocemos cómo funciona por detrás. Es entonces cuando esa idealización de las estrellas y de los grandes directores se topa con una dura realidad: todo, en esencia, es artificio. Un amasijo de cables, cámaras, gazapos, gritos y lloros. Y, eso sí, mucho talento.

Pongamos un ejemplo: cuando en El señor de los anillos: La comunidad del anillo vemos aquella mítica secuencia en la que Boromir (Sean Bean) pronuncia frente al consejo de Elrond un discurso sobre el poder de Mordor –la secuencia la reconoceréis por los incansables memes del actor haciendo un círculo con los dedos–, nos embriaga la idea de estar ante algo mágico, propio de la esencia más elevada del Séptimo Arte.

Sin embargo, cuando conocemos la historia detrás de la secuencia, toda esa fachada se viene abajo. Como Peter Jackson hacía arreglos constantemente en el guion de El señor de los anillos, a veces los entregaba demasiado tarde y los actores no tenían tiempo de prepararse bien sus escenas.

Esto es lo que le pasó a Sean Bean cuando pronunció el discurso tras el cual Frodo Bolsón (Elijah Wood) se ofreció a llevar el anillo a Mordor: Jackson le había entregado a Bean la nueva escena del guion poco antes de rodar, y el actor no tuvo más remedio que ponerse el papel entre las piernas para leerlo cada vez que se perdía.

Aquellos gestos dramáticos en los que mira hacia abajo, como reflexionando sobre la profundidad de sus palabras, en realidad corresponde a que Bean se olvidaba de la siguiente frase que tenía que decir y debía leerla antes de meter la pata.

"Sean lo hizo de manera muy inteligente. Si ves la película, verás cómo ocasionalmente inclina la cabeza, como si se enfrentase con el peso emocional de imaginar los horrores de Mordor. En realidad, la nueva página del guión estaba pegada en su rodilla", explicó el director en unos documentos de rodaje de la película El Hobbit y compartidos por el diario Digital Spy.

Gracias a Dios, en el montaje de la película la mayoría de estas partes fueron editadas. De hecho, se puede apreciar cómo constamente la cámara pasa de Boromir a las reacciones del resto de personajes, todo para eliminar aquellas partes en las que Sean Bean miraba al guión.

Creo que ya nunca volveremos a ver esta parte –una de las más importantes de toda la trilogía– con los mismos ojos.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?