Josh Trank recibía amenazas de muerte durante el rodaje de ‘Los cuatro fantásticos’

"Estaba jodidamente paranoico durante el rodaje", dijo Josh Trank

Los cuatro fantásticos Marvel Josh Trank amenazas

Josh Trank en la Comic-Con de 2015 hablando de 'Los cuatro fantásticos' / Getty Images / Albert L. Ortega

A veces embarcarse en el rodaje de una superproducción lleva a los directores y a rozar límites físicos y psicológicos. Rodajes como el de Apocalypse Now, que casi le cuestan la vida a Martin Sheen, o los extenuantes periplos por la jungla de Werner Herzog, son experiencias muchas veces traumáticas, aunque sus resultados luego sean reconfortantes.

Sin embargo, hay otros rodajes "extremos" que ponen contra las cuerdas a sus responsables por causas que no tienen tanto que ver con el entorno, sino con las propias decisiones creativas que toman mientras ruedan.

Es el caso de Josh Trank, director de Chronicle, quien recibió graves amenazas de muerte durante el rodaje de la inefable Los cuatro fantásticos por querer incluir a un superhéroe negro, encarnado en Michael B. Jordan.

"En el mundo en el que crecí, el del intensamente racializado Los Ángeles, solíamos ver superhéroes blancos, pero muchos de mis amigos negros deberían haber visto superhéroes de color [...] Así que pensé que como estaba en una posición de poder, podía cambiar un poco el sistema", expresó Trank.

La aparición de Jordan fue aprobada, y entonces llegaron los problemas: "Empecé a recibir amenazar a través del sistema de mensajería de IMDb. Decían que iban a dispararme. Estaba tan jodidamente paranoico en el rodaje de la película. Si alguien hubiese entrado en mi casa lo habría matado. Cuando eres el objetivo y la gente quiere atraparte, piensas que debes defenderte", expresó antes de confesar que dormía con una pistola de calibre .38 bajo la almohada.

Trank también aprovechó para lanzar una dura crítica contra Fox por los recortes que hicieron en su versión de Los cuatro fantásticos, donde le obligaron a practicar los conocidos como reshoots (nuevas grabaciones de escenas ya rodadas). "Me sentía castrado", dijo. "Estás ahí de pie y estás viendo a los productores cambiando escenas".

Una frustración que acabó con la carrera de Trank en Marvel y que le forzó a dimitir del próximo proyecto que tenía entre manos: un spin-off sobre el personaje de Boba Fett, perteneciente al universo Star Wars.

Ahora, cinco años después de aquella "fantástica" hecatombe, Trank estrenará la película Capone, donde Tom Hardy se convierte en el emblemático capo de la mafia neoyorquina (puedes leer sobre la película aquí). Quizás eso le devuelve al lugar en el que siempre debió estar: como un cineasta independiente y completamente libre de las ataduras de los grandes estudios.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?