Jorge García: la transformación de un superviviente a estrella atormentada por la fama

Conversamos con el actor de 'Perdidos', que acaba de estrenar la película chilena 'Nadie sabe que estoy aquí', y le preguntamos hasta qué punto él y su personaje se parecen y cómo influyó en su carrera su paso por la isla

Jorge Garcia entrevista Nadie sabe que estoy aquí

Jorge García acude a un evento celebrado en California en / Getty Images / Kevin Winter

Tanto si eres un fan ocasional de Perdidos como si nunca has visto la serie, al menos alguna vez habrás oído hablar de Jorge García. Aquel hombre corpulento con cara de bonachón se convirtió en uno de los actores más queridos de la televisión, casi tanto como el personaje al que encarnó, Hugo 'Hurley' Reyes.

En Lost interpretaba a un joven que se jugó la vida apostando unos enigmáticos número malditos a la lotería y ganó un boleto directo a la isla. Fue uno de sus grandes protagonistas. Solo siete de los miembros del reparto original aparecieron en los 118 episodios de la ficción de J. J. Abrams. Al final de la serie, él fue el único de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines que se quedó en la isla para dirigirla. Jorge García es Lost, en esencia.

Han pasado 10 años desde aquel polémico episodio final, pero la estrella de García no se ha apagado. Ni mucho menos. El actor, de ascendencia cubano-chilena, ha ido empalmando numerosos proyectos que le han mantenido en la primera parrilla de estrellas televisivas: formó parte del reparto de Alcatraz, ha sido un regular (130 episodios, que se dice pronto) en Hawai 5.0, donde trabajó junto a su compañero de reparto en Perdidos, Daniel Dae Kim (Jin), y ahora ha dado el salto a Netflix para protagonizar la película chilena Nadie sabe que estoy aquí (ya disponible en el catálogo de la plataforma), lo que supone un punto de inflexión en su carrera.

El personaje al que interpreta, Memo, es un hombre atormentado por la fama. De pequeño era un niño con una voz prodigiosa, pero una industria musical cruel y despiadada se aprovechó de su talento y lo transformó en un hombre solitario, miedoso y reacio a cualquier tipo de contacto con el exterior. Todo un reto para un actor algo dicharachero encasillado en papeles cómicos. En LOS40 hemos tenido la oportunidad de charlar con él para preguntarle cómo ha sido ese proceso de transformación creativa.

Te hemos visto interpretando a personajes muy diferentes a lo largo de tu carrera, pero los más emblemáticos siempre han tenido un carácter cómico. Ahora, con Nadie sabe que estoy aquí, has cambiado ese rol por uno muy dramático. ¿Cómo ha sido el proceso de transformación de Jorge García en Memo?

Pues mira, cuando estábamos preparando el personaje y el director todavía estaba puliendo los detalles de Memo, me recomendó que buscase vídeos de estrellas del pop infantiles europeas y latinoamericanas para prepararme para meterme en su piel. Aunque en realidad ser una persona introvertida no suponía un reto para mí. Es donde siempre me he situado, así que no ha sido complejo. He tenido que practicar más con mi cara que con mis palabras, pero he sido capaz de meterme en el personaje con cierta facilidad.

¿Crees que hay algún tipo de parecido entre la historia de Memo y lo que tú has vivido como actor tras tu paso por Perdidos?

No es tanto que nos parezcamos, sino que siempre trato de poner algo de mi propia personalidad en los personajes a los que interpreto. Los relleno con mis experiencias personales para que su esencia se sienta más verdadera y reluzca. Creo que es lo que hace que un personaje sea realmente completo.

Pero el salto dramático ha sido evidente... ¿Te ha resultado cómodo este cambio tan radical?

Sentirse cómodo no debe ser algo determinante para escoger un trabajo u otro. Cuando tu trabajo es creativo debes salir de tu zona de confort. Me gustan los retos y en este guion había cosas que me hacían replantearme cómo sacarlas adelante, lo que me suponía una motivación.

Tú eres un actor de televisión. Ahora te has sumado a Netflix. Vivimos un boom de plataformas en streaming con infinidad de opciones en sus catálogos. ¿Cómo ves el futuro de la industria independiente y de películas pequeñitas como Nadie sabe que estoy aquí? ¿Qué seria de esta película sin Netflix detrás distribuyéndola?

Es una buena pregunta. Yo siento que el beneficio del streaming es el acceso. La mayor parte de películas independientes tienen un estreno limitado en los cines. A veces no pasa de una semana. Si no puedes verla en ese momento tienes que esperar un tiempo para poder acceder a ella en DVD. Y además tienes que acordarte, porque queda ese lapso de tiempo muerto entre el estreno y el lanzamiento en plataformas o en formato físico. Ahora con el streaming todo está ahí, es accesible, y cada vez la gente tiene más posibilidad de enfrentarse a películas más pequeñas. Desconozco cómo será el futuro, pero me genera gran curiosidad. Lo que te puedo decir es que a mí me encanta la experiencia de ir al cine. Es lo que me motivó a dedicarme a la interpretación: mis recuerdos y experiencias de ir a una sala y sentarme en la oscuridad, comer palomitas, todo era enorme. Me gustaba sentir que me sumergía en la película, como si me estuviera bañando en ella. Para mí ir al cine siempre será una parte de la experiencia cinematográfica, pero entiendo que algunas personas no lo vean de ese modo.

¿Crees que la industria musical o la cinematográfica es cruel? ¿Alguna vez tú o algún conocido tuyo os habéis enfrentado a una situación como la que se muestra en Nadie sabe que estoy aquí?

Mi experiencia con la industria ha sido mayoritariamente buena. He tenido mucha suerte porque me ha permitido mantenerme a flote. Siento que estoy en una posición privilegiada. Pero también he oído esas historias de personas que han sido engañadas y manipuladas por la industria del cine. No podemos ignorar que eso ha ocurrido y que hay gente que utiliza su poder para aprovecharse de los demás.

Han pasado 10 años desde el final de Perdidos. Viéndolo en retrospectiva... ¿Qué ha supuesto para ti la isla?

Básicamente es lo que hizo que tuviera un nombre. A veces me tropiezo con un montón de personas que me preguntan por Perdidos, gente que enseña a sus hijos la serie por primera vez o que la está descubriendo ahora. Eso me parece una locura. Es raro, porque como dices ya tiene 10 años. Hay gran parte de eso que yo veo como elementos del pasado pero que para otros sigue teniendo actualidad.

Estás preparando una película llamada Cuando éramos piratas junto a dos miembros del reparto de Perdidos, Harold Perrineau (Michael) y Henry Ian Cusick (Desmond). ¿Es una referencia nostálgica a la isla?

La película aún está en desarrollo, así que no ha empezado la producción. Llevo varios años con ello y estamos viendo cómo configurarla. Pero no tiene que ver con Perdidos. Es más bien que somos amigos, nos llevamos bien y nos gustamos.

¿Y qué me dices del capítulo final? Sabes que el desenlace generó mucha incomodidad entre muchos fans. Algunos fueron muy críticos...

Yo no tengo ningún problema con el final. Me gusta cómo cerraron la historia. Cuando tomas una decisión debes probar y ver si funciona. Muchos de los que están enfadados por el final de Perdidos eran espectadores ocasionales, no auténticos fans de la serie. No puedes gustar a todo el mundo. Las personas son libres de tener su opinión. Creo que la gente que a la que no le gustó el final de Perdidos no lo entendió realmente. Al menos espero que hayan disfrutado de todo lo que los llevó a ese desenlace.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?