Brisa Fenoy: “Los medios han llamado locos a los conspiranoicos y yo solo intento mirar más allá”

La cantante, productora y modelo está dispuesta a cambiar el mundo con su música y prueba de ello es 'Fake'

Brisa Fenoy: “Los medios han llamado locos a los conspiranoicos y yo solo intento mirar más allá”

Brisa Fenoy presenta 'Fake News', un tema que te hará reflexionar / Alberto Rodríguez/UMO Agency

Brisa Fenoy (Algeciras, 1991) es una de esas artistas que quiere cambiar el mundo con su música. Lo que pasa con la andaluza es que cuando lo dice, a diferencia de otros, lo dice totalmente de verdad.

La compositora no ha dejado de lanzar temas desde 2017 cargados de mensaje social, poniendo voz a algunas de las causas que le preocupan: desde la crisis de refugiados en Europa hasta los problemas machistas a los que se tienen que enfrentar millones de mujeres diariamente.

También es la autora de Lo Malo, la canción que catapultó la carrera de Ana Guerra y Aitana fuera de la academia de Operación Triunfo, convirtiéndose en todo un himno feminista. Ahora ha lanzado Fake, una canción donde anima a sus oyentes a pensar más allá de lo que vemos y escuchamos en los medios. Con este adelanto de su primer disco, Brisa quiere abrir los ojos de la gente, animando a despertar del letargo que han creado para nosotros. Un tema lcargado de actualidad que ha sacado junto a Vinila Von Bismark.

Brisa Fenoy: “Los medios han llamado locos a los conspiranoicos y yo solo intentó mirar más allá”

Desde Algeciras, Brisa nos coge el teléfono. No ha parado de hacer entrevistas durante todo el día y acaba de comer a pesar de que son casi las 18:00 de la tarde. “Ahora no tenía mucho sentido estar en Madrid y he decidido mudarme al campo para llevar otro estilo de vida”, nos asegura la artista.

En LOS40 hemos querido hablar con ella sobre Fake, su polémica publicación en Instagram sobre la pandemia y sus próximos proyectos.

Pregunta (P): Acabas de lanzar Fake, una canción cargada de mensaje hacia los medios, ¿cómo surgió?

Brisa Fenoy (B): No es solo a los medios. Al final es una canción que surge a raíz del confinamiento. Lo compuse y lo produje porque me di cuenta de que vivimos en un mundo fake. Yo me sentí muy vulnerable, sin voz ni voto. Todo está dirigido y manejado por un uno por ciento de la población. Ellos han construido un mundo fake para nosotros para consumirnos nuestra energía, nuestro tiempo y nuestro dinero.

Han construido un mundo Fake para nosotros

Nos hacen trabajar para luego tener que consumir. Nos venden unos estereotipos en los que tenemos que encajar para sentirnos realizados. Somos seres humanos y no tenemos porque encajar en ellos. Al final todo lo que consumimos, lo que compramos, lo que escuchamos, lo que vemos en las noticias… todo es un fake, una desinformación absoluta. Al final no hay cosas de verdad: ni amigos, ni relaciones… todo se mueve por ser políticamente correcto. De eso habla la canción.

P: Musicalmente, Fake suena como muy producida, muy artificial, con esos filtros en tu voz... ¿Era esa la idea? ¿que ese artificio conectara con el artificio que evocan de por sí las noticias falsas?

B: Sí, totalmente. Al final esto engloba algo más a largo plazo que es mi primer álbum. Lo voy a sacar en marzo del año que viene. Se va a llamar Amor o Poder, como el libro que saque. Al final hablo de cómo he llegado hasta aquí. Es como un caballo de Troya, he intentado meterme en el sistema dando unos mensajes de otra índole. Hago música para conectar, en lugar de música para desconectar. Va a ser un álbum audiovisual donde cuente narrativamente a través de los vídeos algunas reflexiones. Al igual que el libro, hablo sobre que el mundo se divide en dos tipos de personas: las que alimentan más el amor y las que alimentan más el poder. Tú eliges cuál quieres ser, aunque todos seamos amor. Al final es una visión mía, de cómo veo el mundo. Este primer disco es totalmente mainstream con contenido.

P: ¿Habrá colaboraciones?

B: Habrá la de Vinilla (Fake News), la de Paty Cantú (Dejavú) y la de Lamari (Guia).

P: ¿Entonces en el disco escucharemos las canciones que ya has sacado?

B: Claro, algunas ya han salido y otras irán saliendo. Mi idea es sacar una al mes hasta que salga en marzo. Serán como unos 15 temas y estarán todos en él. El disco audiovisual también estará, aunque todavía no sabemos si en Filmin o en Youtube. Casi todo lo he producido yo y totalmente independiente.

Hago música para conectar, no para desconectar

P: ¿No hay ninguna discográfica detrás entonces?

B: No. Me fui de Universal. No lo hice a mal, pero no era mi manera de trabajar y he preferido hacerlo así. Ahora, aunque no hay músculo financiero detrás, todo es orgánico. Nada paga esa libertad que tengo.

P: El pasado mes de junio fuiste muy criticada por unas declaraciones que escribiste en redes sociales y que tienen que ver con las fake news. En ellas hablabas sobre el miedo que nos han metido con el virus y la creación de guerras raciales para “implantarnos su orden”, ¿sigues manteniendo esta postura?

B: Sí, claro. Totalmente. Fue a raíz de la guerra racial que empezaron. Fue un poco como ahora queréis que miremos para este lado y que todos subamos una fotito en negro con el #blacklivesmatter, el movimiento que ellos han creado. Cuando aquí siempre ha habido #Blacklivesmatter, porque los derechos humanos no existen realmente. Nadie decía nada ni subía nada. Parece que ha sido como una moda, subiendo la fotito en negro. Yo subí una reflexión. Al final hay un orden mundial que ya está, pero ahora quieren hacer otro: la tecnocracia. Nos quieren meter más en lo móviles y las redes. Creo que hay muchos intereses y todo va hacia eso. Quieren que ese sea nuestro modus operandi, que todos dependamos más de lo virtual, estando totalmente controlados. Ya no sería con el DNI o el móvil, podría ser con un microchip que nos implanten. Podríamos controlar todo con eso como abrir whatsapp. La tecnología nos hace esclavizarnos aún más. Además, ahora con el tema del miedo.

P: ¿Con todo lo del Covid has llegado a plantearte la postura del negacionismo?

B: Claro que hay un virus, pero hasta qué punto con la gripe nos sentíamos así. Por supuesto que se llevaban ancianos y personas jóvenes. Pero ¿hasta qué punto son todo fábricas de miedo? Al final es una forma muy fácil de controlar a las personas que no van con la mayoría. Los medios de comunicación han llamado locos a los conspiranoicos. Yo simplemente intento mirar más allá de lo que nos están diciendo. Yo cuestiono la OMS, porque está patentada y subvencionada por Nestlé que es la mayor empresa de azúcar del mundo. Produce productos con aceite de palma que producen cáncer. ¿Y por qué la OMS está financiada por farmacéuticas? Nos quieren enfermos latentes. Yo lo que intento es que vayamos un poco más a allá de los que nos dicen. Al final los negacionistas son eso.

¿Hasta qué punto son todo fábricas de miedo?

P: Tú ya pusiste rostro a muchos de los menores no acompañados que llegan a Europa en Jerico. También has colaborado con CEAR (Comisión de Ayuda al Refugiado), ¿crees que no se habla suficiente en los medios sobre estas personas?

B: Es que parece que al final eso ya no vende. Parece que ahora la noticia es que nos quitan nuestros derechos y nuestras ayudas. Es lo que te decía sobre todo lo que pasó con el movimiento #BlackLivesMatter. Están bien, pero al final es una hipocresía porque los derechos humanos no existen como tal. Están muriendo cada día cientos de personas. No solo de enfermedades, muchas de ellas creadas por lo que comemos y que nos pone el Gobierno. Porque al final las empresas que entran al país pasan por él. En todo hay un interés que no deja ver la realidad que es estar dirigidos. Nosotros solo somos un producto más que necesitan que trabajemos para luego consumirles. Ellos te crean el problema y luego te venden la solución. Eso es lo que quiero que nos replanteemos a través de la música. Ahora lo he hecho con este disco de mainstream con contenido, pero ya estoy trabajando en el segundo.

P: ¿Y sobre qué va este segundo álbum?

B: Pues va más de escribir desde mi experiencia personal. Sobre mi cambio interno. Yo me he dado cuenta de que antes quería cambiar el mundo y lo que tengo que hacer es cambiarme primero a mí. Al final todo es una conciencia colectiva. Cuanto tú más cambias tu realidad, eso llega más a los demás. Es como un espejo. El álbum segundo va más con eso.

P: Brisa, se van a cumplir tres años de Lo Malo, una de las canciones más exitosas españolas de los últimos tiempos. ¿Me gustaría saber si tienes contacto con Ana Guerra o Aitana?

B: Es que desde el primer momento yo no he tenido contacto con ellas. Las vi en la Academia y ya. No hemos hablado ni nada. Por poco que sé, puedo ver que les va muy bien. Y supercontenta, vamos.

P: A raíz de Lo Malo, ¿no se ha puesto ningún artista en contacto contigo para escribir canciones?

B: Sí, ha habido varios. Había muchos artistas que querían que escribiese para ellos. Lo que pasa es que yo ya me estaba yendo de Universal. Para irme tenía que dar unas canciones mías y necesitaba terminarlas. Si me ponía a componer para otros no me iba a dar tiempo porque estaba también de conciertos. Tenía también mucho trabajo también con las marcas, ya que con el tema de la moda me pago la música. Solo le hice una a Rosa, porque le tengo muchísimo cariño. Es una mujer que es transparente y muy buena. Yo es que valoro mucho a la gente auténtica. Dar con gente como ella, tan real, es tan complicado que quería hacérsela.

P: ¿Qué has aprendido de este año tan extraño?

B: A dejar de ser fake para ser real. Encontrarnos, porque estamos más perdidos y tenemos que hacer ese esfuerzo. Eso lleva tiempo y no es fácil. Tenemos que ser conscientes de lo que hemos venido hacer, no lo que han querido que queramos hacer.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?