'El Chico Dorado' te ayudará a conocer al hijo de Superman.

¡Cuidado con los peques!

'El Chico Dorado' te ayudará a conocer al hijo de Superman.

Relevo generacional para Batman y Superman. / DC Comics

Después de cerrar una trilogía memorable con ‘La Raza Superior’ (tras haberse mantenido abierta durante décadas), Frank Miller vuelve a dar un paso adelante para hablarnos del futuro de ese pedacito del universo DC que son Gotham y Metropolis.

La Raza Superior hizo familiar al personaje de Lara, fruto del amor de Superman.y Wonder Woman, y punto pivotante de la tercera historia de Miller para 'El Caballero Oscuro'. Jonathan, sin embargo, segundo hijo de Superman, tuvo la justa presencia a en esa ‘Raza Superior’ (como recién nacido todavía), pero hoy tiene su momento de gloria dando nombre a este ‘Chico Dorado’.

Los hijos de Superman. / DC Comics

Pese a llegar con la etiqueta de ‘El Regreso del Caballero Oscuro’ y presentar al Batman del Futuro escondiendo a Carrie Kelley bajo la capucha, Lara y Jonathan son el eje de esta historia que se pone en marcha en Gotham, en plena campaña de elecciones presidenciales (acentuando con especial interés el desapruebo de la figura de Trump) y que lleva hasta la ciudad de Batman al mismísimo Darkseid que, una vez más, pretende ser el punto y final de la vida en nuestro planeta.

El Joker se une a la campaña de Trump. / DC Comics

En la parte narrativa, encontraréis líneas de diálogo especialmente brillantes, especialmente en la conversación que Lara y Jonathan tienen sobre la raza humana, pero empieza a verse con claridad que Frank Miller ha dejado atrás su mejor momento y que las historias salen porque hay que contarlas. El guionista cumple buscando el aprobado, lanzando sus interminables ristras de adjetivos y sus narraciones fragmentadas que llenan de pequeños cuadros de texto las viñetas, pero no brilla como el Miller de Sin City o el que contó las primeras historias de El Caballero Oscuro.

Sin embargo, esa falta de luz en la historia queda eclipsada por el arte de Rafael Grampá, que convierte la compra de ‘El Chico Dorado’ en un gasto inevitable.

Los diseños de Grampá son brillantes, la corrección del dibujo es excepcional en cada viñeta (hablando de ‘corrección’ en términos elementales como la proporción, la anatomía o el movimiento) y la atención al detalle se encarga de traer a la mente nombres como Geof Darrow o maestros como Moebius o el mismísimo Otomo.

El dibujo de Rafael Grampá es brutal. / DC Comics

El color de Jordi Bellaire se encarga de convertir este tándem artístico en uno de los mejores que ha visto DC en los últimos tiempos.

Sin querer perder el nombre de Frank Miller en esta ecuación, diremos que el dibujante brasileño es razón más que suficiente para que soltéis los 11 euritos que llevarán esta ‘Etiqueta Negra’ (Black Label) de DC en tapa dura hasta vuestra estantería. Por una u otra razón: compra obligada.

El Chico Dorado. Compra obligada. / ECC Comics


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?