Jessica Jung: La artista de K-Pop que desvela la realidad de esta industria

La artista cuenta cómo vivió aquellos años como integrante de 'Girls' Generation' en 'Brilla'

Jessica Jung

Jessica Jung escribe una novela sobre las aspirantes del K-pop basado en su experiencia personal. / Foto de Coridel Entertainment cedida por RBA

Jessica Jung canta, diseña ropa y es influencer y, seguramente, muchos la conozcan por el tiempo que estuvo como integrante en Girls’ Generation, uno de los grupos pioneros en la internacionalización del K-Pop. Una industria que ahora mismo está conquistando el mundo gracias a bandas como BTS o Blackpink. De hecho, sin ir más lejos, BTS ha conseguido su primer número 1 en LOS40 este mismo sábado.

Aunque su influencia es cada vez mayor, el desconocimiento sobre este fenómeno es todavía muy grande. Se cierne sobre él una serie de rumores que hablan de un lado turbio de explotación y presiones varias. El hermetismo que define a las agencias que representan a estos grupos no ha ayudado mucho a saber cuál es la realidad de estos artistas.

Jessica Jung nació en San Francisco, pero sus orígenes coreanos le llevaron a querer buscar su lugar como aspirante. Pasó muchos años preparándose antes de su debut. Lo hizo, conoció las mieles del éxito, pero acabó expulsada del grupo.

Ahora, esa experiencia le ha servido para dar forma a Brilla, su primera novela que desvela cómo es la vida de una de estas chicas que optan por entregar su vida al K-Pop. Y lo hace sin censuras y desvelando detalles de los que nunca hablan estos artistas y que forman parte de su experiencia personal.

Describe un mundo muy exigente, sin escrúpulos, mucha rivalidad y una pérdida absoluta de libertad con una dificultad extra si eres chica. Hemos podido contactar con ella a través del mail. Pese a la valentía de su historia, ha habido preguntas que no ha querido contestar sobre rivalidades, prohibición de tener relaciones amorosas entre ellos, cirugías, suicidios o feedback del fandom ante esta novela que, sin embargo, sí trata estos aspectos. El resultado es una especie de charla naif y políticamente correcta que deja entrever el legado de su aprendizaje en esta industria.

Brilla retrata la vida de una cantante de K-Pop en su etapa de aspirante, ¿cuánto hay de realidad y cuánto de ficción en la novela?

Saqué mucho de mi vida real, ser una aspirante es estresante. Hay mucha presión para debutar, y además intentas equilibrar el entrenamiento con los estudios, las obligaciones familiares, la vida social, etc. Pero por supuesto, algunas cosas están dramatizadas para conseguir una buena historia; por ejemplo, cuando Rachel se vuelve viral.

Retratas una vida muy dura y llena de sacrificios, ¿te arrepientes de haber dedicado tanto al K-Pop?

He tenido experiencias maravillosas gracias K-pop y he conocido mucha gente genial, así que no, no me arrepiento en absoluto.

Señalas que el K-Pop se define por “la perfección aprendida por encima de la autenticidad”, ¿crees que esa es la clave del éxito mundial que está teniendo?

Creo que la clave del éxito mundial está en el equilibrio entre perfección y autenticidad. Llegar a la nota más alta y difícil o clavar una coreografía compleja es importante pero lo que cuenta para que la música tenga sentido es que nos haga sentir algo. Y ahí es donde la autenticidad debe estar presente.

La protagonista lo pasa muy mal en los ensayos de las entrevistas con prensa, ¿las respuestas a esta entrevista también las tienes ya preparadas?

¡Claro! Es bueno estar preparado para todo.

En la novela dices que cuando eres aspirante, “el talento no lo es todo”, ¿ese no es motivo suficiente para desistir?

Sin duda, no. Creo que el trabajo duro y la fe en uno mismo son tan importantes como el talento.

Es un mundo muy estricto y lleno de normas. Para ti, ¿cuál es la más dura?

Es difícil no tener el control de tu propio horario y estar constantemente en movimiento. Cuando quieres a tu familia, es duro estar lejos durante largos periodos de tiempo.

Se refleja una realidad muy sexista. Tú debutaste en 2007 y han pasado ya unos años, ¿crees que ha cambiado mucho en ese sentido?

Las cosas han cambiado claramente - hay muchas mujeres que luchan por el respeto y la igualdad y la gente está oyendo más que nunca. Pero todavía hay mucho sexismo en la industria, como en todas partes.

Ese sexismo viene muchas veces de parte del fandom que es más crítico con las chicas, ¿por qué crees que ocurre?

Doble rasero: la sociedad acepta mucho más que los hombres se pasen de la raya o den su opinión. A pesar de esto, siempre he tenido la suerte de tener fans que me han apoyado.

El K-Pop se nutre mucho del cotilleo. Se ve reflejado en la hermana de la protagonista que quiere saber todo de la vida de los cantantes. Con lo aislados que viven estos cantantes, ¿de dónde surgen todos esos rumores?

Como artistas, estamos constantemente viajando y no es fácil saberlo. Además, la gente de la industria habla entre sí, y por supuesto están los paparazzi que siempre intentan conseguir la última primicia. Pero, en realidad, son los fans los primeros en adivinar la verdad. Ellos inventan teorías basadas en lo que ven, y esas teorías se extienden para convertirse en rumores. ¡A menudo tienen razón!

Afirmas en la novela que “la cultura coreana facilita llevar una relación secreta”, ¿cómo has llevado eso con tu mitad de cultura norteamericana?

Los americanos tienden a vivir sus vidas más públicamente que los coreanos, tienen una cultura de compartir y exponer en exceso. En Corea, gran parte de nuestras vidas se viven en privado - salas de cine privadas, comedores privados, etc. Como mucha otra gente que está expuesta a la mirada pública me gusta tener un poco de privacidad, un espacio que sea solo para mí.

Tampoco pueden interactuar con redes sociales, ¿cuál es el peligro?

Es muy importante que los ídolos mantengan una buena imagen y las redes sociales pueden complicarlo todo. Cuanto más compartas, más riesgos tienes de cometer un desliz. Y lo que publicas en Internet, permanece para siempre.

El chico con más ventas en la compañía ansía componer sus propias letras, ¿no se potencia la creación propia?

Eso depende de con quién trabajes. He llegado a escribir muchas de mis propias canciones.

Acabaste debutando con Girl’s Generation, ¿qué fue lo mejor de esa época?

Conocer a los fans. Siempre me conmovió y honró cuando compartieron conmigo historias sobre lo mucho que mi música les ayudó en los momentos difíciles de su vida.

Cuando ves ahora el éxito mundial de grupos como BTS o Blackpink, ¿qué piensas?

Me hace muy feliz. Entré en esta industria porque me encantaba la música, y es increíble ver cuánta gente se ha enamorado de ella también.

¿Y cuando los ves colaborar con artistas occidentales?

¡De nuevo, me hace muy feliz! Al crecer, me sentía demasiado coreana para ser americana, pero en Corea, me sentía demasiado americana para ser coreana, así que me encanta ver cómo el arte puede unir diferentes culturas.

Y al final, decides escribir esta novela, ¿has sentido presiones para no hacerlo?

Todo mi entorno me apoyó mucho, así que les estoy muy agradecida. Vieron que tenía una historia que contar y estaban emocionados de que lo hiciera.

¿Cuál era tu objetivo con esta novela?

Esta novela la escribí para mis fans. Quería contar una historia que los inspirara, a ellos y a todos los lectores, que les animara a no dejar de perseguir sus sueños.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?