Una supuesta violación encubierta en ‘Wonder Woman 1984’ desata la furia de las redes

¿Peca la película de Patty Jenkins de una inmoralidad oscura o simplemente nadie pensó en las connotaciones que tendría?

Violación Wonder Woman 1984

La actriz y modelo israelí Gal Gadot, protagonista de Wonder Woman, acude a la 90 edición de los premios Óscar en marzo de 2018 / Rick Rowell / Getty Images

En esta sección ya nos hemos pronunciado varias veces sobre Wonder Woman 1984 (puedes leer nuestra crítica de la película aquí). No nos ha gustado. Sus personajes no están bien desarrollados y su trama es enrevesada, absurda y absolutamente materialista. Además, tiene ese mensaje moralista que incita a sacrificar lo personal por el bien común. Que lo diga un cine de autor de bajo presupuesto con una historia intimista, vale, pero que tenga que venir una superproducción millonaria a recordarnos lo malo que es el capitalismo... Sin comentarios.

Sea como fuere, Wonder Woman 1984 no para de provocar titulares. Los fans están divididos. Hay quien la ama y quien la odia. Sin entrar a juzgar los aspectos narrativos y técnicos de la película, vamos a reflexionar sobre una de las nuevas cuestiones que ha desatado la furia de las redes sociales: según algunos usuarios, la película de Patty Jenkins contiene una escena de violación encubierta.

¿Qué significa esto? Para algunos fans y periodistas de diferentes medios de comunicación Wonder Woman 1984 hace gala de una doble moralidad terrible. Nos la cuela con sus aparentes buenas intenciones pero en realidad en una de sus subtramas la superheroína protagonista, a la que da vida la actriz y modelo israelí Gal Gadot, se aprovecha del cuerpo de otra persona sin su consentimiento.

Hablamos, por supuesto, de aquel hombre al que da vida el actor Kristoffer Polaha (Castle). Durante la trama de la película Diana Prince pide a la Piedra de los Deseos que le devuelva a su amado, Steve Trevor (Chris Pine). Este vuelve... pero en el 'alma' del personaje al que da vida Polaha.

¿Abusa Wonder Woman del 'chico guapo'?

Con un hábil juego de planos Patty Jenkins nos hace comprender que la persona que acompaña a Diana Prince durante la trama no tiene en la vida real la imagen de Steve, sino la del hombre en el que se encuentra metida su personalidad. A pesar de eso, decidieron utilizar a Chris Pine para recordar que con quien realmente estaba hablando era con él y así no despistar al espectador (ni sustituir a un actor que es un gran reclamo de marketing).

En Forbes han calificado esta trama de "moralidad retorcida" y han criticado la instrumentalización que hace Wonder Woman del cuerpo de otra persona. El mismo autor del artículo se pregunta qué ocurriría si Superman utilizase el cuerpo de una mujer aleatoria como recipiente para traer de vuelta a Lois Lane. Estaría abusando de una persona con la excusa de que dentro de ella habría otra conciencia, lo que constituiría una flagrante violación, más si además se sugiere –como ocurre en Wonder Woman 1984– que se han acostado.

"Este chico ha sido violado por Wonder Woman. Puede generar bastantes problemas. Estoy seguro de que tener sexo con alguien que no tiene capacidad de discernimiento ni consiente es una clara violación. Esto ocurre en una película estrenada en 2020 y dirigida por una mujer", escribe un usuario claramente ofendido. Otro resalta que en los créditos de la película el personaje de Polaha figura como "handsome man" (lit. hombre guapo), lo que resulta "humillante".

"Wonder Woman definitivamente violó a ese chico inocente, disfrutó sacrificando [parte de] su vida y ni siquiera mencionó los problemas éticos que despertaba", escribió otro tuitero.

¿Rizar el rizo?

Los defensores de Wonder Woman arguyen que la cuestión no tiene ningún fundamento, pues la conciencia de la primera persona habría sido sustituida temporalmente por la de Steve Trevor. Además, fue precisamente Diana Prince defendió a Cheetah (Kristen Wiig) de su agresor en una escena previa, lo que da a entender que Wonder Woman tiene unos altos estándares morales.

Quizás todas estas teorías supongan rizar demasiado el rizo en la era del MeToo, donde precisamente se busca un (más que necesario) empoderamiento femenino. Sin embargo, está claro que si la situación hubiese sido a la inversa habría generado muchas más críticas y no habría pasado desapercibida en un primer visionado. Puede que en el futuro los guionistas de Warner Bros. quieran revisar un par de veces más las tramas para no promover este tipo de polémicas innecesarias.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?