Elena Furiase nos habla del pelo en el bigotillo de sus fotos

Y aboga por las imperfecciones y la auto aceptación

Elena Furiase

Elena Furiase lucha por la igualdad de género en la exposición de Omar Ayhashi. / Foto de Omar Ayyashi cedida por Sofía Pedroche Imagen & Comunicación

Elena Furiase es una de las actrices que se han puesto tras las lentes de Omar Ayyashi, el marido de Cayetana Guillén Cuervo que ha fotografiado a más de una docena de actrices de nuestro país, como Ester Expósito, Mina El Hammani, Anna Castillo, Jedet o Amaia Salamanca para llamar la atención sobre la necesidad de seguir luchando por la igualdad de género. Una exposición que podrá verse en el Jardín Botánico de Madrid hasta el próximo 14 de marzo.

Se trata de una colección de imágenes en las que moda y arte se unen en una causa común. Fotos producidas que suponen una auténtica fantasía, nada que ver con las fotos que, de vez en cuando, publica la hija de Lolita en su Instagram. En más de una ocasión, la hemos visto reivindicar la naturalidad en redes.

“Creo que lo primero que hay que hacer es aceptarse como uno es y quererse. Tú puedes quitarte unos kilos, ponerte, pero siempre dentro de estar sana y de que tú estés sana y a gusto y que estés bien contigo más. La naturalidad y la verdad, de vez en cuando hay que sacarla a relucir”, nos contaba sobre su posicionamiento en estos temas.

Reivindicando las imperfecciones

La actriz no es ni de blancos ni de negros, en el equilibrio está la virtud y en lo que se refiere a la proyección que damos de nosotros mismos a través de la fotografía, su opinión va por ese camino.

“De vez en cuando mola subir alguna foto y decir, mirad, si la agrandáis me vais a ver incluso un poquito de pelo en el bigotillo, me vais a ver las patas de gallo, un poquito de ojeras, y, sin embargo, sigo estando bella. Pero no porque me considere guapa, sino porque creo que todas las mujeres, y hombres, y niños, y niñas, y los seres humanos, como más bellos estamos es como somos nosotros realmente”, recalca.

Aunque defiende la naturalidad, no reniega de los retoques digitales. “Lógicamente se puede jugar, ahora ponme así, estírame la pierna, ponme un ojo más grande, púleme la piel, porque también mola jugar, pero no hay que olvidar nunca, de vez en cuando, oye, que esta soy yo en realidad, estoy contenta y soy feliz y todo lo demás es jugar”, apunta.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?