Olga Tañón sobre Jay Wheeler: “Es súper humilde y dispuesto. Me recuerda a Nicky Jam”

La leyenda del merengue habla con LOS40 Urban sobre los próximos temas que vienen, repartiendo halagos a Pitingo, India Martínez, Rosalía, Pedro Capó, Rauw Alejandro y Jay Wheeler

Olga Tañón sobre Jay Wheeler: “Es súper humilde y dispuesto. Me recuerda a Nicky Jam”

Olga Tañón en la final del programa 'Reina de la Canción' de Univision / Alexander Tamargo (Getty Images)

Olga Tañón es una de esas artistas que han marcado la historia de la música. Comenzó a dedicarse a ella profesionalmente a mediados de los 80 y poco a poco fue revolucionando la industria con su talento.

El merengue ha sido su punto más fuerte y la ha convertido actualmente en una de las mayores referentes del género a nivel internacional. Tanto es así que reúne ya más de diez premios Billboard, seis Grammy y catorce galardones de los Premios Lo Nuestro. Pero esos son solo algunos de los reconocimientos obtenidos en su trayectoria.

Ahora Olga se ha renovado y adaptado a los nuevos tiempos. No solo nos referimos por su introducción en el mundo de TikTok, sino también por la nueva colaboración que ha añadido a su trayectoria. Se trata de Cómo Olvidar, un tema que ella lanzó en el año 2005 pero al que ahora ha decidido dar un nuevo toque con la voz de Jay Wheeler. ¡Y menudo éxito!

En LOS40 hablamos con la referente latina acerca de este proyecto y de los próximos que se vienen. ¡Agárrate que vienen curvas!

Pregunta (P): Gracias, Olga por estar con nosotros. Acabas de estrenar tu nueva versión de Cómo Olvidar con Jay Wheeler. ¿Por qué has decidido revivir este tema?

Respuesta (R): Me dio por hacer nuevamente los éxitos para la gente que decía: “caramba, si tuviera un poquito de lo que está pasando ahora...” Yo no tuve problema, sin perder la esencia porque sigue siendo merengue, lo que pasa es que se incluyó a Jay Wheeler. Lo gracioso es que eso se grabó hace como nueve meses, cuando él no estaba tan pegao. Todo el mundo me dice: “ahhh lo grabaste porque él está pegao”. Y yo: “no, lo grabé cuando no estaba ni pegao”. Estamos súper contentos. No sabía yo si iba a funcionar porque muchos me dicen que se quedan con la original. Yo estoy haciendo más cosas. Estoy grabando unos cuantos éxitos con gente que se quieren integrar, así que cuando los confirmemos, ya se enterarán.

P: ¿Cómo surgió esta colaboración?

R: Voy a ser sincera. No me voy a dar el crédito yo. Fue el productor del tema, el del 2021, que me ha hecho muchas cosas anteriormente. Es Eliot El Mago de Oz, que le dicen. Él me dijo que por qué si estaba reviviendo los temas que hacía antes pero con un toque de chanteo, no metíamos a este muchacho (Jay Wheeler). Yo pregunté quién era y me dijo que era nuevo, que me iba a mandar un vídeo porque él hizo como un concierto unplugged y se veía cantando súper afinado. Le dije: “bueno, vamos a verlo”. Después le dije: “oye, este tipo afina por lo menos, tú sabes. Y se ve chévere. No tiene la dicción que tenemos en el hablar”. Él, en ese estilo dice ‘peldoname’, y no necesariamente todos los puertorriqueños hablamos así, ni tampoco decimos ‘Puelto Lico’. Yo le dije que por qué no lo volvía a grabar y me dijeron: “no le toques eso. La L”. En ese momento, cuando yo decido grabar con él, me encantó lo que hizo.

Se hizo súper lindo. No lo había conocido en persona hasta el vídeo. Él no se atrevía a saludarme pensando que yo pues… tú sabes, que era una intocable o algo así. Me dijo: “yo no puedo creer que seas tan cool, tan chévere y tan buena gente”. Y hasta que empezamos a hablar de las edades de su mamá y yo le dije que yo era más mayor que su mamá y él se empezaba a reír y me decía que no lo podía creer. La pasamos súper rico, es un nene súper talentoso. A mí lo que me gusta es que es humilde y súper dispuesto. Me recuerda a Nicky Jam.

P: Jay Wheeler es uno de los artistas urbanos referentes de las nuevas generaciones, como Rauw Alejandro. Él habrá aprendido mucho sobre ti. ¿Tú qué has aprendido sobre él?

R: Fíjate, Rauw Alejandro es otro de los muchachos que a mí me gusta mucho. Tiene un estilo muy Michael Jackson, muy wow de los que cantan, bailan, y te ofrecen algo más que no sea el rapeo o el chanteo. Porque ya no solamente es eso. Yo pienso que la música se sigue desarrollándose. De Jay aprendes que siendo un muchacho tan solicitado, es sumamente respetuoso, súper cool. Me gustó mucho que yo le pregunté si él usaba algo, y el productor me dijo: “no, él no usa ni droga, ni bebe, o sea es un muchacho sumamente limpio”. Es súper agradable trabajar con él y no te vas a encontrar a un tipo que venga medio intoxicado a una grabación. Entonces yo me sentí más que complaciente con todo eso. Tiene bastante disciplina. Estuvimos allí desde las siete de la mañana y salimos casi a la una de la madrugada, mojados todos. El chiste más grande de él es que él no baila, y yo le hice bailar. Yo creo que va a tener mucho éxito. Escuché parte del disco en inglés que viene de él y es… wow, ahí te quedas pasmado pensando que sí tiene la capacidad de tocar bien el género musical, lo bien que lo pronuncias, que lo cantas… Yo estoy muy contenta con lo que pasó.

P: ¿En qué se diferencian la Olga Tañón de Cómo Olvidar de 2005 y la de Cómo Olvidar de 2021?

R: Uhhhh… pero mira que ha corrido, muchacha (risas). Ya tenía treinta y tantos años en ese tiempo y tengo 53 ahora, pero no tenía ni siquiera a mis dos hijos varones. Pues todo: las vivencias, la estabilidad, el llegar en el momento en que en muchas ocasiones ya antes tú te preocupabas por un montón de cosas, por lo que decía mucha gente. Ya a mí no me afecta nada de eso porque entiendo, comprendo y respeto que en la vida tenemos que entender que hay miles de millones de personas que se dedican a fastidiar la vida a los demás, y millones de personas que edifican. Entonces, en ese tiempo me lo echaba todo a pecho. Hoy en día me río muchísimo y yo soy la que le da consejos a los demás. Yo les digo que no pueden depender de lo que puedan decir de ti. Solamente tú tienes el poder y la facilidad y el liderazgo de decidir ser feliz sin depender de cualquier comentario. Los hijos te enseñan mucho.

Solamente tú tienes el poder y la facilidad y el liderazgo de decidir ser feliz sin depender de cualquier comentario.

P: Llevas muchos años en la industria. ¿En qué crees que hubiesen cambiado tus inicios si hubieses contado con todas las herramientas que hay ahora? (Redes sociales, etc.)

R: Hubiéramos corrido más que un tren porque la verdad que en ese tiempo, aunque todavía hay muchos países que tenemos que visitar todas las emisoras, la realidad es que las redes sociales te hacen llegar sumamente rápido a lo que tu deseas, a los puntos que tú quieres. Es una cosa bien loca esto. Hubiera ayudado mucho. Pero yo creo que a mí me ha encantado haber vivido el tiempo que yo he vivido, haber vivido el poder haber llegado a cada emisora chiquitita de los lugares. Una de las cosas que Jay Wheeler me dijo es que él había querido conocer muchas emisoras de esas que nadie visitaba. Eso fue algo muy bonito por parte de él porque eso ya no ocurre. Aunque también te digo una cosa, muchos de los muchachos de la música urbana de hoy en día están obligados por sus compañías de discos a sacar hasta 30 sencillos al año, cosa que no pasaba con nosotros. Los que empezamos hace muchos años teníamos cuatro éxitos al año. Ya la competencia es tan grande entre ellos, y la presión, que están todo el día en un estudio de grabación. Muchos de ellos a veces dicen: “no paro, no tengo vida”. Esa es la otra presión que no teníamos nosotros. Hay un balance.

Olga en la gala de los Premios Grammy en 2002 / Albert L. Ortega (Getty Images)

P: ¿Qué opinas del estilo y la fusión de Rosalía?

R: De las cosas que a mí me han gustado mucho es la presencia. Yo tuve la oportunidad de ver a Rosalía en los Grammys de 2019, con la parafernalia de gente que le acompaña. Estaba exactamente al lado de mí en el camerino y yo como artista creo que es sumamente talentosa. Es una chica que aprendió a prepararse también porque independientemente de que tú vayas a hacer algo urbano, aunque tenga unas fusiones, tienes que prepararte. La chica se ve sumamente preparada. A mí me gusta mucho el estilo que ella le pone a las cosas, pero también me gusta mucho el estilo de lo que son las islas, el estilo que le han puesto. Aunque ahora sea un poco más de pop, pero también otra gente como lo que son Pedro Capó, que lo amo, que lo quiero muchísimo. Creo que es uno de los chicos más talentosos que yo he visto en mi vida, y uno de los más sexys para la industria. Que le ha logrado meter un poco de lo que es lo de las islas, de los tambores… Que no se pierda lo que son las raíces de nosotros, todo ese tipo de influencia es muy lindo que se lo pongan a la hora de ejecutar alguno de los temas nuevos. Ahí haces la diferencia.

P: ¿Escucharemos a una nueva Olga Tañón pronto?

R: Yo lo que te puedo decir es que tengo unos cuantos éxitos mas o menos de esta misma manera, con influencia urbana, con ese tipo de chanteos urbanos y la intervención de estos chicos, no solamente los nuevos, sino los que han hecho la historia de la música también. También tengo un disco que nunca he hecho antes. Tengo la oportunidad de hacer uno popular con música muy… tiene acordeones, estilo hasta mariachi.., una cosa rarísima pero súper agradable. Entre ellos, tengo uno de los temas que increíblemente encontré en un teléfono. Yo nunca tiro teléfonos, cuando los cambio los dejo porque tengo fotos, grabaciones, tengo cosas… Un día me puse a buscar las canciones que pensaba hacer con el disco de Juan Gabriel, entonces Qué Vienes A Buscar es uno de los temas. Es muy parecido a lo que él hacía y lo acabo de grabar. Es una canción que yo escribí hace muchos muchos años. Se había quedado ahí.

Tengo unos cuantos temas así de populares, de cortar venas, de sufrir, de drama. Obviamente también quiero grabar con Pitingo. Siempre ando en conversaciones con él. Creo que es una de las más grandes voces que tiene tu país. Estamos ahí, casi casi por grabar. Me comuniqué con Melody, que es una niña tan hermosa que iba a Puerto rico. Crie a mi hija cantándole el gorila. Le dije: “vamos a tener que grabar algo”. Y ella: “pues por supuesto que grabamos algo”. Obviamente me hubiese gustado mucho hacerlo con Rocío Jurado porque era la razón por la que yo cuando yo era muy pequeña. Estudié diseño de modas porque yo veía a esas mujeres con esos pedazos de trajes y yo quería tenerlos pero no había billetes en mi casa. Me hubiera gustado, no pasó, pero va a pasar con gente muy talentosa de tu país. India Martínez es uno de mis sueños más grandes también. Es una tipaza, o sea… me encanta el llorao que ella le mete a las cosas. España es otro sitio también que tiene mucho talento.

P: ¿En qué momento pensaste que esto de la música no merecía la pena?

R: Yo comienzo en la música a los 4 años en la escuela en prekinder. Mi primer concierto fue a los 4 años en un coliseo que ni prendí el micrófono. Yo creo que lo que hice fue gritar en vez de cantar. Cuando me di cuenta que era un poco difícil fue cuando empecé a ver en la prensa decía cosas que yo nunca había hecho, ni habían pasado, y comencé a asustarme. En una ocasión le dijeron a mi mamá que yo había tenido un accidente y estaba sumamente herida. Mi madre estaba recién operada en ese momento y yo estaba bien. Estaba en Los Ángeles trabajando y fue casi matarla del corazón. Cuando me di cuenta de que había ese amarillismo y me vinculaban con hombres y mujeres, dije: “¿qué es esto”. Ahí te desilusionas un poquito hasta que te tienes que sacudir, darte cuenta de que tú eres un ser humano irrepetible, darte cuenta de que si te dejas llevar por toda la estupidez que se dice, tú no vas a vivir pero también saber de que tu vida depende de cantar y no de tirar chismes. Ahí me di cuenta de que gracias a Dios yo cantaba y que qué pena la gente que tenía que ocuparse de decir cosas que no eran. Nunca llamaban para saber si esto era cierto o no. Ahí aprendí a soltar. Pero fue muy difícil. Ahí dije que no quería cantar más. Esta mierda no me gustaba.

Igualmente cuando pase unos cuantos sustos en avión, le dije a mi madre: “yo quería ser cantante pero esto de montarte en los aviones y pasar los sustos que he pasado yo”. Y me dijo: “bueno, una cosa trae la otra, hija. Te vas a tener que montar en aviones”. Yo quise internacionalizarme y la única forma era montándote en un avión y arrancando de tu isla chiquitita para irte a diferentes países. Lo hice pero de ahí en adelante, después del último susto que viví, tengo que tomarme una pastillita para montarme en un avión.

P: Vivimos tiempos complicados. ¿Cuál es para ti el futuro de la música?

R: Ya se comenzaron a abrir diferentes cosas para hacer conciertos. Yo lamentablemente no los puedo hacer. No puedo arriesgarme a ir donde la gente no esté mascarilla porque la gente no va a respetar. Mientras, yo sí estoy contenta. Tengo amigos que lo que habían hecho en la vida era cantar, sin invertir en ningún tipo de empresas, negocios, etc. Se la están viendo muy duras y muy triste. A mi hija, que es de una condición especial, se le ocurrió hacer una línea de jabones y hyy en día estamos haciendo casi 400, 500 jabones artesanales. Es una cosa que yo no me la busqué. Mi hija ahora tiene una empresa pero depende de mí. Yo no estoy sin hacer nada. Aparte yo pude invertir y pude hacer otras cosas, no la paso nada mal. Yo sería una canalla si dijese que no la paso tan mal. La pandemia para algunos ha sido una maldición. Para mí ha sido una bendición porque he podido conocer a mis hijos mucho más. Pero lo que sí es real es que mientras muchos decían que nosotros somos artistas y que les decíamos que se quedasen en sus casas porque tenemos dinero… Mucha gente lo decía y ahora les digo que hay mucha gente trabajando y los artistas no. Es una gran tristeza. Yo sigo trabajando, grabando… Gracias a Dios me va bien. Hay que aprender a mover los pies y a reinventarse, y en la vida el trabajo no es vergüenza. El trabajo es trabajo y para vivir hay que trabajar.

P: ¿Puedes enviar un mensaje a tus fans?

R: Tenemos que poner todo de nuestra parte. Si nosotros no ponemos de nuestra parte y bajamos la guardia esto no se va a acabar. Yo me dejo llevar por las cosas que están pasando. Si no ponemos de nuestra parte no nos van a poder a tener a nosotros en vivo y a todo color, con toda la banda, los bailarines y todo lo que se tenga que hacer para que sea un concierto como ustedes quieren que sea. Este es el momento de probarnos quiénes somos, de reinventarnos y de no sentarnos en nuestras casas. ¿Tienes pies? Muévelos. ¿Tienes manos? Ponlas a producir. No es momento de llorar ni de quejarnos.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad