‘La isla de las tentaciones 3’: Lucía y Lola, ¿una amistad rota?

Hay comportamientos que cuesta perdonar

Lola

Lola la lía en Villa Montaña. / Imagen de 'La isla de las tentaciones 3'

Si hay una cosa que nos demuestra La isla de las tentaciones 3 es que, en cuestiones de relaciones, nos gusta complicarnos la vida. Al margen de las infidelidades de pareja, están las traiciones entre amigas y eso lo hemos podido vivir en esta tercera edición.

Lucía se ha convertido en la gran víctima del programa. Primero tuvo que soportar el doble engaño de su chico que caía en la tentación por partida doble en la misma noche. Y eso que al despedirse de su chica en el primer programa no paraba de llorar por el daño que le había hecho en el pasado. Hay cosas que nunca cambian.

Su reacción fue liberarse e intentar disfrutar de sus nuevos compañeros. Decidió pasárselo bien y, tal vez, empezar a conocer a Carlos, uno de los solteros con el que tenía más probabilidades de encontrar una conexión.

La traición de Lola

El tonteo existía y era más que evidente. Besos rápidos camuflados en juegos y fiesta, toqueteos con intención, que, si ahora te cojo, ahora te insinúo… así que acabaron juntos en la cama. Pero no solos sino con la compañía de Lola que servía de barrera entre ambos.

Claro que esa barrera no fue lo esperado ya que entre Lola y Carlos acabó habiendo un ‘mamoneo’ como explicó ella mientras Lucía lo escuchaba todo mientras se hacía la dormida. ¿Traición de amigas?

A Lucía la hemos visto hablar tranquilamente con Lara asegurando que ya no va a poder tener la misma confianza con Lola. “No sabría decir cómo está ahora mi relación con Lola porque lo mismo me pega una puñalada trapera que a los cinco minutos me dice 'perdóname, yo no quería hacerlo'", explicaba ante las cámaras.

La última hoguera

Y es que la última hoguera no fue fácil para ella. Tuvo que escuchar decir a su novio que lo mismo es que no estaba tan enamorado de ella como pensaba y que ya estaba harto de que hablara mal de él. Y todo eso mientras no paraba de morrearse con Fiama.

"Yo no quiero ya nada por favor, no quiero verlo, no me encuentro bien. Me siento como una mierda y siento que mi relación ha sido una mentira y he perdido mi tiempo”, aseguraba.

Después le pidió perdón porque tiene muy mala boca, pero aseguró que le ha tirado por tierra cuando él le ha hecho daño, “así que se tiene que lavar la boca antes de hablar de mí con las actitudes que está teniendo”.

“Yo le llevo diciendo un año que cuando fallas a una persona es porque no la quieres. Me decía que no, que me lo iba a demostrar. Vuelta otra vez, que le conozco yo más que él mismo”, explicaba.

Había más imágenes para ella, pero se negó. “No me va a hacer más daño. Una persona que habla mal de mí, ¿tú crees que le voy a dedicar un minuto de mi tiempo? Demasiado que he perdido tres años de mi vida, no pierdo más", sentenciaba. Y no veía más.

El arrepentimiento de Lola

Lo que sí tenía que escuchar era el arrepentimiento de Lola que no podía dejar de llorar. “He pasado con Lucía toda esta experiencia, ella duerme conmigo. Yo la quiero mucho, sí es que a veces yo la fallo y la hablo mal para que se tranquilice y lo entienda. Solo quiero decirla que la quiero y que aquí me tienes para siempre y que, si te he hecho daño, perdóname. Yo también estoy aquí pasándolo mal. A lo mejor no sé apoyarte como lo necesitas”, le decía a su compañera.

“Tranquila, que lo haces bien, contigo es como me siento más tranquila, cuando yo me puedo desahogar. Tranquila y relájate”, intentaba tranquilizar a su amiga.

Eso sí, ahora la confianza ya no es la misma. ¿Lograrán mantener su amistad o tras el ‘mamoneo’ de Lola con Carlos, todo se ha estropeado?


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?