‘I Wanna Be Your Man’, un “desecho” que The Beatles regalaron a los Rolling Stones y fue su primer hit

Un singular relato de amistad y generosidad que surgió un 10 de Septiembre de 1963

Mick Jagger y Paul McCartney

Mick Jagger y Paul McCartney, el 25 de agosto de 1967 / Bettmann/Getty Images

Un encuentro casual por las calles de Londres fue el origen de l Wanna Be Your Man, la canción que compusieron Paul McCartney y John Lennon ante la mirada perpleja de Mick Jagger y Keith Richards. El primer éxito de The Rolling Stones fue un regalo de The Beatles. Este es un singular relato de amistad y generosidad que surgió un 10 de Septiembre de 1963 en Charing Cross Road... o no.

Dos bandas amigas

Situémonos en 1963. En Londres. Dos de las principales bandas del pop y del rock de todos los tiempos daban sus primeros pasos. Y eran bandas amigas. The Rolling Stones acababan de nacer hacía un año y solo habían publicado un single: una versión de Come on, de Chuck Berry. Pero no había alcanzado la repercusión deseada. Necesitaban nuevo material. Por su parte, The Beatles tenían más tablas. Ya habían atravesado su época de The Quarry Men, sus cinco temporadas en Hamburgo, Brian Epstein había entrado en sus vidas y también el productor George Martin. Y lo más importante, su primer álbum Please Please me ya estaba en el mercado desde marzo de 1963 con temas de su autoría (Lennon/ McCartney). Love me do o Please please me arrasaban en las listas británicas y americanas.

El caso es que existía buen rollo entre ambas formaciones. A menudo se prestaban unas a otras baterías, bajistas u otros instrumentistas que les hiciera falta. Una noche en particular, el 14 de Abril de 1963, la amistad fue más que evidente cuando los Beatles fueron a ver a los Stones, que tocaban su repertorio de versiones de blues en Richmond, y terminaron todos juntos de fiesta hasta las cuatro de la madrugada. Seis días después, los Beatles tocaban en el Royal Albert Hall por primera vez e invitaron a los Stones.

Diferentes versiones de un encuentro casual

El 10 de Septiembre de 1963, se produjo un encuentro casual. Según quién lo cuente, el relato varía, aunque no su esencia. Paul McCartney, en la biografía autorizada 'Many years from now' de Barry Miles, explica cómo él y Lennon paseaban por Charing Cross Road cuando les sobrepasó un taxi en el que iban Jagger y Richards: "Nos llamaron desde el taxi y nosotros gritamos '¡Hey, hey, llevadnos, llevadnos!'. Y nos fuimos con ellos. Así que ahí estábamos los cuatro sentados en un taxi. Creo que Mick dijo 'Hey, estamos grabando ¿tenéis alguna canción?'. Y dijimos 'Aaaahh, sí, seguro, tenemos una. ¿Qué tal la canción de Ringo? Podéis hacer de ella un single'". La canción "de Ringo" a la que se referían era I Wanna Be Your Man.

Y aquí va la otra versión: John y Paul paseaban por Londres cuando vieron al manager de los Rolling Stones, Andrew Loog Oldham, quien les invitó a que se pasaran por Studio 51, el club de jazz en el que los Rolling estaban ensayando. Y allí se presentaron. Como sabían que los chicos de Jagger necesitaban material para un nuevo single, decidieron completar allí mismo una canción para Ringo en la que estaban trabajando... y se la dieron. "Éramos amigos suyos, y pensamos que I Wanna Be Your Man sería buena para ellos. Sabíamos que hacían cosas de Bo Diddley. Hicieron un buen trabajo", recordaría McCartney en 2016.

Rolling Stones - I Wanna Be Your Man HQ

Bien fuera un encuentro fortuito con los Rolling Stones o con su manager y productor, lo cierto es que ese Martes, 10 de Septiembre de 1963, Lennon y McCartney regresaban caminando de una entrega de premios (los Variety Club of Great Britain) que había tenido lugar en el Hotel Savoy de Londres. Ambos recibieron el galardón en la categoría de Grupo Vocal del Año.

En un rincón, ante el asombro de Jagger y Richards

Lo que también es cierto es que el tándem de compositores liverpuliense completó I wanna be your man en un rincón del local de ensayo, frente a la atenta y asombrada mirada de Mick Jagger y Keith Richards. Tan impresionados se quedaron con su destreza compositiva, que poco después empezaron a escribir sus propios temas. Eso es al menos lo que aseguraba John Lennon y así está recogido en el libro 'All we are saying' de David Sheff:

"I wanna be your man era una especie de notas improvisadas que tenía Paul: 'I want to be your lover, baby. I want to be your man'. Creo que la terminamos para los Stones. Sí, nos reunimos con ellos en el club en el que tocaban, en Richmond Hill (Studio 51), con Brian (Jones) y los otros. Querían una canción, y fuimos a verles para ver qué era lo que querían. Mick y Keith habían oído que teníamos algo inacabado. Paul tenía este trocito y necesitábamos otro verso o algo más. La tocamos en bruto y ellos dijeron ¡Yeah, OK, es nuestro estilo!'. Así que Paul y yo nos retiramos al rincón de la habitación y la finalizamos mientras ellos estaban allí hablando. Así es cómo Mick y Keith se inspiraron para escribir. Dijeron algo así como '¡Jesús, mira esto. Si solo se han ido al rincón, han escrito y han vuelto!. Ahí, frente a nuestros ojos lo han hecho'".

Paul McCartney y Mick Jagger, el 25 de agosto de 1967 / Victor Blackman/Express/Getty Images

Algo "completamente majara" de dos buscavidas

El propio Mick Jagger confirma la rapidez con la que McCartney y Lennon terminaron el que se convertiría en su primer éxito: "Por entonces conocíamos a los Beatles y mientras estábamos ensayando, llegó Andrew (su manager) al estudio con Paul y John. Nos dijeron que tenían este tema. La verdad es que en esa época eran unos buscavidas. Quiero decir, la manera en la que solían hacer canciones deprisa y corriendo era magnífica: 'Hey Mick, tenemos esta canción estupenda'. La tocaron y pensamos que sonaba muy comercial, justamente lo que estábamos buscando. Así que la hicimos como Elmore James (guitarrista de blues estadounidense) o algo por el estilo. Era algo completamente majara, pero fue un éxito y sonaba muy bien en el escenario".

Una canción simple para Ringo... o un desecho

El objetivo principal de McCartney cuando empezó a escribir I wanna be your man, es que fuera sencilla para que Starr pudiera cantarla: "Con frecuencia solíamos decirle a la gente que las letras realmente no tienen importancia, la gente no escucha las letras. Es el sonido el que escuchan. Así que 'I wanna be your man' era un intento de darle a Ringo una canción 'uptempo' que pudiera cantar desde la batería. Así que tenía que ser muy simple".

Lennon, sin embargo, se mofaba del tema: "Era un desecho. Las únicas dos versiones de la canción eran la de Ringo y la de los Rolling Stones, lo que demuestra la importancia que le dimos; No les íbamos a dar algo magnífico ¿no?".

I Wanna Be Your Man (Remastered 2009)

Las dos versiones

El 1 de Noviembre de 1963, I wanna be your man se convirtió en el segundo single de The Rolling Stones. Fue su primer éxito: alcanzó el nº 12 en Reino Unido. Es una de las pocas canciones del grupo en las que Brian Jones, además de aportar su guitarra slide, hizo los coros. Bill Wyman explicó cómo la habían adaptado a su estilo: "Nos la aprendimos bastante rápido porque no había mucho que aprender. Entonces, Brian cogió su guitarra y dadaw... dadaw... y dijimos 'yeah, eso es mejor, ensúciala un poco y aporréala' y la cambiamos por completo, la hicimos mucho más dura, al estilo de los Stones – y Elmore James".

Veinte días después salió la versión de The Beatles, con Ringo Starr como vocalista, dentro de su segundo álbum With the Beatles. Musicalmente es una de las canciones más rudimentarias del grupo de Liverpool, aunque el proceso de grabación fue prolongado. Llama la atención que grabaran la primera toma el 11 de Septiembre de 1963, justo al día siguiente de terminar de componerla... y de regalársela a sus amigos los Rolling.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad