Phil Collins habla de su delicada salud: "Apenas puedo sostener una baqueta"

El músico británico no podrá tocar en la gira de reencuentro de Genesis y será sustituido por su hijo

Phil Collins habla de su delicada salud:

Phil Collins, actuando en Hyde Park, en Londres, en 2017. / Brian Rasic/WireImage

Después de varios retrasos forzados, ya está en marcha la gira de reencuentro de Phil Collins, Tony Banks y Mike Rutherford. Han pasado 13 años después de su último concierto, y ahora volverán a tocar juntos en un tour por ciudades de Reino Unido. Gabriel y Steve Hackett, dos pilares fundamentales de la banda, en esta ocasión no participarán en el esperado encuentro.

El que sí estará en estos conciertos tan especiales será Phil Collins, a pesar de sus problemas de salud, que cada vez hacen más difícil que pueda tocar el instrumento con el que llegó a la fama: la batería. En una entrevista en la BBC para promocionar esta gira,

Collins ha confesado sus dificultades físicas: "Apenas puedo sostener una baqueta con esta mano, así que hay ciertas cosas físicas que se interponen". El cantante de In the air tonight comenzó con problemas en 2009, cuando se dislocó varias vértebras en la parte superior del cuello, y por lo que tuvo que someterse a una operación de espalda. A pesar de esta intervención, no solo no ha mejorado, sino que se ha agravado con complicaciones en los nervios, lesiones en los pies y diabetes.

El músico británico tiene claro que quiere volver a actuar con Genesis, pero por ahora afirma que tiene que cantar sentado. También ha señalado que cabe la posibilidad de que esta sea su última gira: "Todos somos hombres de avanzada edad y creo que, probablemente, habrá que dejarlo pronto. Por mi parte, no sé si quiero salir a la carretera más".

Collins sea mostrado especialmente afectado por perder la oportunidad de salir al escenario a tocar la batería junto a su hijo, Nicholas Collins, de 20 años, quien esta vez sustituirá a su padre acompañando a Tony Banks y Mike Rutherford.

No es la mejor época para Collins, que sufre de una calcificación en sus vértebras y de serios problemas con los nervios de los codos. Por si fuera poco, en sus memorias publicadas en 2016 reconoció que había sido alcohólico y que estaba comenzando a tener problemas de audición. Además, tampoco está en un buen momento personal, y sufre las consecuencias de un divorcio escandaloso con su exmujer Orianne Cervey, que llegó a acusarle de tener malos hábitos de higiene en una batalla legal con la que pretendía quedarse con la mansión de 33 millones de dólares.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad