El germen de The Rolling Stones: La historia de dos adolescentes apasionados que “sonaban horrible”

Un encuentro casual entre Mick Jagger y Keith Richards en el andén de la estación de Dartford fue el inicio de un fuerte vínculo entre ambos

El germen de The Rolling Stones: La historia de dos adolescentes apasionados que “sonaban horrible”

Los Rolling Stones posan en 1964. / Mark and Colleen Hayward/Redferns

Hubo una época en la que Mick Jagger y Keith Richards tenían 18 años y formaban parte de un grupo llamado Little Boy Blue & the Blue Boys, antes de ser The Rolling Stones. En ese tiempo, ensayaban en sus casas con guitarras de segunda mano, compraban singles de vinilo a medias, tocaban versiones de clásicos del rock y del blues y las grababan en cintas de magnetofón. Ni se les pasaba por la cabeza emprender una carrera en la música. Han pasado ya 60 años. Esta es una travesía en el tiempo para descubrir el embrión de una de las mejores bandas de rock de la historia.

Y ya no perdieron el contacto nunca más

Tras el famoso encuentro casual de Mick Jagger y Keith Richards en el andén de la estación de Dartford, se estableció un fuerte vínculo entre ambos. Ese 17 de Octubre de 1961, los dos compañeros de infancia descubrieron su pasión mutua por el blues del otro lado del Atlántico, renovaron su amistad y ya no perdieron el contacto nunca más. Los dos vinilos que Mick llevaba ese día bajo el brazo tuvieron la culpa: “Si te subes a un tren con un tipo que lleva bajo el brazo los discos Rockin' at the Hops de Chuck Berry y The Best de Muddy Waters, tienes que congeniar”, cuenta el guitarrista en su biografía ‘Life’.

Mick Jagger y Keith Richards, alrededor de 1963. / Keystone Features/Hulton Archive/Getty Images

Jagger invitó a su nuevo amigo a que se uniera a su banda y una semana después del encuentro, Keith se convirtió en el quinto miembro de Little Boy Blue & the Blue Boys. Completaban la formación los guitarristas Dick Taylor (posteriormente Pretty Things) y Bob Beckwith y el percusionista Alan Etherington (entonces, el mejor amigo de Mick). “Me uní a ellos a finales de 1961", escribe Richards. "Allí estaba también Bob Beckwith, el guitarrista que tenía el amplificador, lo que le hacía realmente importante. En esos días, solo había un amplificador con tres guitarras. Yo tenía una Höfner con cuerdas de acero… fue mi primera guitarra de cuerdas de acero… la compré de segunda mano".

Los ensayos en casas

En aquel momento ni se les pasaba por la cabeza de emprender una carrera en la música. Se limitaban a gastarse el poco dinero que tenían en música ("Solíamos comprar singles juntos, no nos podíamos permitir siquiera álbumes" recuerda Etherington en la revista suiza Migros-Magazin) y a compartir su talento tocando. Y aunque no había grabadoras de cassette, Etherington tenía un viejo magnetofón en el que los adolescentes hacían copias de sus discos: “Tenías que poner un micrófono frente a los altavoces porque la grabación directa no era posible”.

Como no tenían local de ensayo, tocaban en la casa de Mick, o en la de Bob o en la de Dick. "Nos reuníamos en la habitación de Bob en Bexleyheath. Una o dos veces usamos la casa de Dick Taylor. En esa época Dick era muy estudioso, lo que no le impidió convertirse dos años después en Pretty Thing. Él era el auténtico, un buen músico; tenía sentimiento. Pero era muy académico en torno al blues…”, rememora Richards.

“Alguien nos dijo que sonábamos horrible”

Sentimiento le ponían, desde luego, pero la inexperiencia y la juventud jugaban en su contra: “En esa época, alguien nos dijo que sonábamos horrible. Bueno, teníamos solo 17 años y tampoco éramos músicos cultivados ni teníamos un talento especial. Incluso si pensábamos que Keith era un guitarrista brillante, posiblemente no lo fuera”, explicaba el percusionista del combo.

En sus primeros repertorios antes de ser los Rolling incluían La bamba, que Mick cantaba con palabras pseudo-españolas

Principalmente hacían versiones de clásicos del rock y del blues, tal y como señala Richards en sus memorias: “Nuestro primer repertorio incluía Around and around y Reelin' and rockin' de Chuck Berry, Bright lights, big city de Jimmy Reed y para poner la guinda en el pastel, La bamba, que Mick cantaba con palabras pseudo-españolas”.

El talento de Mick Jagger

Mick empezó a tocar menos la guitarra y a centrarse más en la armónica y en cantar. Ya en 1962, Jagger sentó las bases de una de las principales cualidades de los Rolling Stones: su puesta en escena. Según cuenta Stephen Davis en su libro ‘Old gods almost dead. The 40-Year Odyssey of the Rolling Stones’, “Cuando Little Boy Blue and the Blue Boys se convirtieron en The Rolling Stones, Mick Jagger, el líder del grupo, había ido ganando confianza poco poco”.

Su mejor amigo, Etherington, explica: “Jagger principalmente se convirtió en cantante porque no podía tocar un instrumento. Y también por su talento para imitar a otras personas. En el colegio parodiaba a los profesores y a los compañeros, y era capaz de imitar cualquier acento”. Y añade "El estilo de Mick bailando no era el usual. Tan pronto como la música empezaba a sonar, ya no podía mantenerse quieto y se ponía a a bailar. Pero no de una forma coordinada. Parecía como si sus extremidades no estuvieran realmente pegadas a su cuerpo. ¡Y entonces, aplaudía!”

La primera grabación con “sonido terrible”

Y de esa época proceden las primeras grabaciones del tándem Jagger/ Richards. Fue entre finales de 1961 (Noviembre) y principios de 1962, cuando Little Boy Blue and the Blue Boys grabaron algunos temas en dos sitios diferentes. En la casa de Beckwith y en la de Etherington. Una cinta de magnetofón de la marca Agfa de esos temas fue vendida en 1995 a Christie’s por un amigo de colegio de la banda que regularmente asistía a las sesiones informales.

Sus padres tenían una grabadora, así que registraba algunas cintas de sus ensayos. Esas cintas fueron editadas para su subasta e incluía principalmente versiones de Chuck Berry, además de las versiones de la canción de Elvis Presley You're right, I'm left, she's gone y de Don't want no woman de Bobby 'Blue' Bland. Se puede escuchar a un joven Jagger cantando en diferentes estilos.

El propio líder de los Stones desembolsó 52.000 libras por esas canciones que le convertían en legítimo propietario. “Mick me dio una copia que compró en una subasta. Una cinta de cassette y la calidad de sonido terrible”.

La desintegración de Little Boy Blue y el nacimiento de los Rolling

Según algunas fuentes como Rock Music Association, el 24 de Marzo de 1962 Little Boy Blue & the Blue Boys ofreció su primer concierto remunerado en el Ealing Jazz Club de Londres. Sin embargo, este dato no está corroborado. Lo que sí confirma la web oficial del local (www.ealingclub.com) el 7 de Abril de 1962 Mick Jagger and Keith Richards visitaron el Ealing Club para ver a Blues Incorporated por primera vez.

Fue en ese local de R&B situado en un sótano del barrio londinense de Ealing donde conocieron a Brian Jones y a Charlie Watts y donde se formó el núcleo de The Rolling Stones.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad