Esta escena grabada en el metro es para llorar

Lo has presenciado más de una vez, pero verlo así impresiona

Esta escena grabada en el metro es para llorar

YOUTUBE

Has visto las escena más de una vez en el transporte público. Se sube una embaraza (o una persona mayor), no hay asientos libres... y nadie hace ni el amago de levantarse para ceder su sitio.

La bloguera británica Anna Whitehouse ha querido evidenciar esos malos comportamientos y, para ello, ha usado un viente falso para simular que está embarazada. Luego ha grabado en vídeo las reacciones de la gente cuando se sube al metro.

El resultado no puede ser más desolador: únicamente cuatro de cada diez personas ofrecieron su asiento a Whitehouse.

La mujer tiene dos hijos y es embajadora de la campaña #ExpectingChange. En una entrevista con The Independent afirmaba que es cierto que el embarazo "no es una debilidad", pero sí "una vulnerabilidad", sobre todo durante el primer trimestre.

"Las condiciones de trabajo, calor y estrechez pueden ser increíblemente estresantes, tanto física como mentalmente, y el poder sentarse puede marcar la diferencia. Sin embargo, por mi propia experiencia, encuentro que la gente está demasiado absorta en sus teléfonos para ser consciente de su entorno, o no ofrece su asiento a menos que se le pida", lamenta.

Por eso, recomienda a las embarazas no sufrir en silencio y pedir un asiento libre si nadie cede el suyo.

Otras noticias virales que nos dejaron impactados

¿Cuántas veces nos habremos dejado una botella de plástico con agua dentro del coche? Pues no debes hacerlo. Este vídeo viral de un usuario muestra las nefastas consecuencias de dejar una botella de plástico con agua dentro del coche. La razón es que puede actuar como una lente que concentra la energía del sol en un solo punto, provocando un conato de incendio.

Otro de los virales que hemos visto en las redes ha sido la extraña recomendación de envolver las llaves del coche en papel de aluminio. ¿A qué se debe esta 'moda'? Varios expertos han explicado que las llaves habituales, inalámbricas, emiten de forma constante señales hacia los vehículos. Si un ladrón compra una similar, puede replicar el código de acceso a un coche.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?