los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Ed Sheeran, el gladiador pelirrojo que logró domar al Wanda de Madrid

    El artista británico ofreció ayer su concierto más multitudinario en España

    Ed Sheeran, el gladiador pelirrojo que logró domar al Wanda de Madrid

    Ayer, más de cincuenta mil personas se dieron cita en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid para acudir al concierto de Ed Sheeran, el cantautor británico que se ha convertido en el producto más rentable de la industria musical. No hay ciudad que se le resista y, tras lograr que Barcelona cayese rendida a sus encantos este pasado 7 de junio, la capital española tenía pocas posibilidades de ser la excepción. Y eso que las expectativas eran altas.

    Lo del pelirrojo estuvo más cerca de ser un festival que un simple concierto. Zara Larsson y James Bay se encargaron de calentar motores y tuvieron el privilegio de cantar ante la gran multitud antes de que Sheeran saliese al escenario. El hecho de que sus teloneros sean nombres de sobra conocidos en la música internacional es una prueba más de que el británico es todopoderoso.

    Tras disfrutar al ritmo de éxitos como Symphony de la cantante sueca o Hold Back The River de su compatriota, el público estaba más que preparado para recibir a su estrella, que apareció entre vítores y aplausos vestido con su característico look casual y guitarra en mano. Por supuesto, completamente solo.

    El artista británico Ed Sheeran, durante su concierto en el Wanda Metropolitano en Madrid. / Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images

    Ver al artista enfrentarse a los rugidos de la masa sin más compañía que la de su instrumento y pedalera produce vértigo. Sin embargo, cuando las grandes pantallas insertas en la estructura con forma de carpa que es el escenario nos ofrecen un primer plano de Ed Sheeran nos damos cuenta de que los únicos que podemos sentir miedo somos nosotros. Sus ojos azules miran al frente casi sin parpadear y en su boca se dibuja una sonrisa tan amable como segura. Suenan los primeros acordes de guitarra que quedan grabados en su loop. La gente grita de emoción al reconocer Castle on the Hil.

    Una canción es suficiente para que caigamos en su hechizo. El cantante continúa con Eraser, el tema que da apartura a Divide, su tercer y último álbum de estudio al que, como él mismo se encarga de recordar, muy pronto le sucederá su próximo lanzamiento: un disco de colaboraciones que verá la luz el 12 de julio.

    Ver esta publicación en Instagram

    EdSheeran💙🎤

    Una publicación compartida de Silvia Suárez Matas (@silviasm9) el

    Tras terminar la canción llega el momento más emotivo de la velada. Sheeran saluda al público y aprovecha para recalcar su ilusión al poder tocar en la capital española que, aunque ya ha tenido la oportunidad de visitar en dos ocasiones más, no pudo incluir como parte de su primera y modesta gira. Habla entonces de su primer disco, +, para presentar la siguiente canción: The A Team, composición con la que se catapultó a la fama protegido bajo el ala de Elton John, su padrino musical.

    Y es que, a pesar de llenar estadios en la actualidad, el artista sigue comportándose en el escenario como ese busker que deambulaba por todo Reino Unido tocando sus canciones en noches de micrófono abierto. Ese es, precisamente, su gran logro: el de conseguir llevar el proyecto de un músico callejero a un gran escenario, con el esencial minimalismo como punto de partida y base para edificar un espectáculo cuyos únicos arquitectos son él, su guitarra y una loop station. Sólo falta la funda de su guitarra delante del micrófono con sus discos esparcidos para recordarnos el origen del cantautor y el largo pero triunfal camino que ha recorrido.

    La tarde avanza y la luz del sol va siendo sustituída por las linternas de los móviles casi contínuamente encendidas que iluminan el Wanda Metropolitano balanceándose al ritmo de Don't, New Man, Dive, BloodstreamI Don't Care, su éxito más reciente ya enteramente memorizado por sus fans. Tras tocar su dúo con Justin Bieber, el artista se atreve con Tenerife Sea donde convierte un coro edificado con sus propias voces en el sonido de una armónica para recordarnos el protagonismo de España en sus composiciones.

    Sigue con un medley que engloba Lego House, Kiss Me y Give Me Love, demostrando que todas sus canciones nacen de esa fórmula secreta que tiene Ed Sheeran para cocinar temas fácilmente reconocibles y pegadizos. Luego llega el turno de la irlandesa Galway Girl, que abre la recta final en la que suenan Poor Wayfaring Stranger, I See Fire, Thinking Out Loud, Perfect, Photograph, Nancy Mulligan y Sing. Los bises corren a cargo de Shape Of You y You Need Me, I Don't Need You.

    De pronto el concierto ha terminado. Han pasado 4 horas de música en directo pero apenas sientes el cansancio, tu alma ha sido conquistada por el sentimiento de positividad que deja el pelirrojo, quien sin ninguna duda ha ganado una batalla más. No hay excentricidades ni excesivos virtuosismos en su directo, tampoco termina con fuegos artificiales. Sin embargo, su puesta en escena funciona gracias a su carisma y la naturalidad que demuestra sobre el escenario, dejándose ver casi inocente, como quien se deja sorprender por una fiesta sorpresa.

    En algún lugar entre el público se encuentran caras conocidas como las de Aitana o Alfred, quienes seguro se mantuvieron muy atentos para aprender del más que consagrado artista. Lo cierto es que ambos comparten con el británico ese brillo amable que los hace tan cercanos y accesibles.

    Ver esta publicación en Instagram

    Barcelona ! 📸 @zakarywalters

    Una publicación compartida de Ed Sheeran (@teddysphotos) el

    Último momento antes de abandonar el recinto: la foto de grupo. La cuenta de Instagram del artista se ha convertido en un álbum de conquistas donde no solo caen las ciudades europeas, sino que podemos ver fotos etiquetadas en Indonesia, Tailandia, Kuala Lumpur o Brasil. El primer plano es siempre el mismo: Teddy arrodillado y vestido con una camiseta deportiva de cada país. Al fondo, un mar de cabezas y brazos levantados que nos confirman lo indudable: Ed Sheeran es, en estos momentos, el Rey de la Música.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?