Boyero sobre el funeral de Antonio Resines: “Es ramplón, pero más de lo que se puede esperar de algunas de sus películas”

Con guiño a 'Los Serrano'

Boyero sobre el funeral de Antonio Resines: “Es ramplón, pero más de lo que se puede esperar de algunas de sus películas”

Mariscal, en el funeral de Antonio Resines en #0 / Movistar +

Antonio Resines no sabía conducir. Se había sacado el teórico pero nunca aprobó el práctico. Así que, es una paradoja que su final haya llegado, precisamente, al volante de un coche. Pero es lo que tiene la muerte, que llama a tu puerta cuando menos te lo esperas.

Y en esta ocasión no se trata de un sueño como en el final de Los Serrano. Esta vez le ha tocado pasar por el limbo para asistir a su propio funeral en El cielo puede esperar, este nuevo formato de Movistar+ que nos deja, cada semana, tantos buenos momentos.

Que se ha muerto no debe ser tan increíble, de ahí que la misma noche del 17 de junio hubiera podido estar a la misma hora en tres programas de televisión diferente, es lo que tiene morirse. Mientras hablaba del documental Historias de nuestro cine en El Hormiguero, despedía Ese programa del que usted me habla, en La2 y asistía a su funeral en el canal #0. ¿Alguien vivo podría haberlo conseguido?

Nos quedamos con la despedida, con su funeral. Hemos rescatado 6 momentos que demuestras que estas ceremonias no tienen por qué estar exentas de sentido del humor.

#El prestamista

Quique San Francisco es un viejo amigo que no dudó en reconocer que había perdido “un amigo, compañero y un gran prestamista. ¿A quién le pido yo ahora dinero?”. Lo suyo se remontaba muchos años atrás en el tiempo, de hecho, el actor recordó el rodaje de 7 calles, “Antonio tenía hasta pelo”.

Además, expresó su deseo de que le enterraran con un traje de su talla, no como el que llevó a los Goya que le quedaba pequeño.

#El crítico

Otro de sus viejos amigos es el temible Carlos Boyero, conocido por sus duras críticas. De hecho, no dudó en afirmar que “el funeral es previsible, ramplón, aburrido, pero es más de lo que se puede esperar de algunas de sus películas”.

También desveló que se conocían desde hace 46 o 47 años “y ya le estoy echando de menos”. Y es que el crítico sacó su lado más desconocido, el amable. “Tenía una virtud impagable que era la risa: Cómo entendía la tuya, cómo te la provocaba. La inmensa capacidad para divertir de tú a tú en grupo. Estoy convencido de que Antonio tenía muchos defectos pero en este omento no le recuerdo ninguno”, añadió.

#Antonio Molero

Su gran compañero de Los Serrano también estuvo presente y aunque tuvo algún momento de debilidad, no dudó en recordar algunas anécdotas de sus rodajes.

Contó cómo corrían las cervezas y el jamoncito mientras hacía la serie. Finalmente reconoció que “te tenía riéndote todo el día pero al mismo tiempo sacábamos el trabajo. Si la risa alarga la vida, a este hombre le debo 10 años de la mía”.

#Presidente, pero poco

Cayetana Guillén Cuervo recordó algunos momentos de los rodajes que habían compartido aunque su zasca llegó cuando hizo referencia al poco tiempo que Antonio fue presidente de la Academia de Cine: “Es el Maxim Huerta de los presidentes de la Academia”.

#El dinero y sus últimas voluntades

Otro de sus viejos amigos es Jorge Sanz que no dudó en confesar que Antonio “estaba podrido de dinero” y que la auténtica razón de que todos estuvieran en su funeral era el objetivo de pillar algo de cacho de su testamento.

Porque, como ya confesó en La Resistencia, Antonio tenía 12 millones de euros en su cuenta bancaria. Claro que dejó claras sus últimas voluntades que pasó a leer su asesor fiscal: “Si creéis que vais a ver un duro vosotros, sí que estáis soñando. Esto va por los chistecitos del final de Los Serrano”.

#Un adiós con música

Como en todos los funerales que hemos visto hasta ahora, en este también hubo música. Por un lado Arkano improvisó unos versos como guiño al rap que se marcó en los Goya. “Si tu carrera es una joya es gracias al rap que hiciste en los Goya”, señaló el rapero.

También estuvo Ana Belén que no dudó en interpretar a capella No sé por qué te quiero. “Lo mejor que me podía pasar en la vida es que viniera Ana Belén a cantar a mi funeral”, reconoció el fallecido desde el limbo.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?