los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    María Rodríguez Soto, David Verdáguer y un embarazo real en 'Los días que vendrán'

    Hablamos con ellos sobre su nueva película que dirige Carlos Marqués-Marcet

    María Rodríguez Soto, David Verdáguer y un embarazo real en 'Los días que vendrán'

    David Verdaguer y María Rodríguez Soto como Lluis y Vir en una imagen promocional / Avalon

    Es la tercera vez que David Verdaguer y Carlos Marqués-Marcet trabajan juntos. Ya lo hicieron en 10000 KM y en Tierra Firme. Repiten en Los días que vendrán en la que se incorpora María Rodríguez Soto quien es pareja en la vida real de Verdaguer.

    La película cuenta el trayecto de una pareja – de ficción como se encargan ellos de dejar claro – desde que se enteran de la noticia de su embarazo hasta que dan a luz. Pero el embarazo sucedió, claro. Sucede delante de la cámara. Él es Lluis, un hombre con ideales que se ve sobrepasado por la realidad y termina aceptando un trabajo que ni siquiera le gusta para mantener a su familia. Ella es Vir, una mujer que se resigna tanto a un bebé como a un novio con el que parece que todo está abocado al fracaso.

    Hablé con ellos para saber más de esta película tan extremadamente íntima que pasó por el Festival de Málaga en donde se llevó la Biznaga de Oro a Mejor Película Española y en donde María también se hizo con la Biznaga de Plata a la Mejor Actriz. Esto es lo que me contaron.

    Quiero que me contéis un poco cómo ha sido mostrarse ante una cámara de esta manera

    María: Pues mira, este proceso de película empezó porque David y yo aumentamos la familia. David estaba rodando en Londres con Carlos (Marqués-Marcet, el director de Los días que vendrán) y éste le dijo que se fuera unos días a Barna para estar conmigo 'pero dile que si quiere hacer una peli'. A partir de aquí yo dije que si, David era más reticente. La condición era que aquello no tenía que ser un reality, tenía que ser ficción pura.

    David: Alaska y Mario, no.

    María: Todo ficción.

    Pero no está todo ficcionado, ¿no? Ya hablaremos de eso

    David: Está todo ficcionado menos que somos pareja en la vida real, pero no tiene nada que ver nuestra relación con la relación que tienen ellos. Y el cuerpo de María que cambia, el embarazo es real. No real a medias.

    Fue el rodaje más largo que habéis tenido, casi una megaproducción

    María: Un año y medio estuvimos rodando: Lo que pasa es que cada mez rodábamos cuatro o cinco días. Una vez que parimos fue cuando tuvimos que hacer casi la mitad de la película porque quedaban muchísimas cosas, ¿no?

    David: En total fueron cincuenta días de rodaje en año y medio. O sea que sí, una megaproducción.

    De hecho pocas películas pueden tardar dos meses en rodarse en España

    David: Sí, bueno, la peli empezó a rodarse sin dinero, sin subvenciones y sin nada.

    María: La premisa era crear algo juntos. Yo ensayaba una semana con Carlos para crear el personaje, luego David también y luego ya una semana juntos para crear esta nueva relación. Y el punto de partida fue una pareja que aun están aprendiendo a ser dos y deciden ser tres, pero de penalti. A partir de aquí fuimos improvisando, fuimos creando y fuimos haciendo hasta que llegó un momento en el que estábamos que necesitábamos ayuda externa. Fue ahí cuando entraron Coral Cruz y Clara Roque e hicieron el guion. Y cuando vimos el guion fue como '¡ah!'.

    David: Lo pensamos como una comedia y es un puto drama, es un puto drama. Bueno, es un dramón bonito, es un dramón...

    / Avalon

    Pero ese drama viene generado más por el personaje de Lluis que por el personaje de Vir, ¿no?

    David: Bueno, sí, es un personaje muy gris. Soso, gris. Yo lo entiendo mucho, ¿eh? Porque no hace nada que digas 'joe, este tío está puto loco'. No se entiende, pero va por la parte más práctica y menos romántica de la vida. Tiene una niña, tú no tienes trabajo, pues me cambio de trabajo, un trabajo de mierda pero ganaremos dinero.

    Y deja sus ideales completamente de lado

    María: Totalmente.

    David: Eso yo creo que en la vida te pasa. Cuando la vida te mete una hostia, sea buena o mala, ya sea que tengo a mis padres ingresados o tengo un hijo, cuando te cambia la vida realmente te das cuenta de que una cosa son los ideales y otra es la vida. Y ahí chocas con algo. Cuando tus padres son mayores tú quieres estar con ellos en casa, pero ¿quién te dice que llevarlos a un asilo no es mejor opción? Yo quiero hacer mi trabajo cueste lo que cueste, pero si tengo que poner copas las pondré. No lo sabes hasta que la vida te pone en esa tesitura.

    María: La tensión también es la lucha esta de ideales que se plantea como realidad y como canto generacional que nos pasa a los que tenemos treinta

    Sí, tenemos más o menos la misma edad y yo no me puedo plantear tener familia

    María: Sí, pero luego piensas 'si mi abuela con veinte años...' Es una cosa de la que también habla la película que es que cuando apareció el vídeo (un vídeo familiar que aparece en el metraje) y entonces es cuando aparece el tiempo, las comparaciones y esa comparación odiosa que también hacemos.

    Sois actores, pudor tendréis el justo

    David: Yo tengo bastante pudor, ¿eh?

    Bueno, pero los actores os ponéis ante la cámara y hacéis lo que os piden. Sin embargo lo que hacéis aquí a mí me parece un acto heroíco...

    David: ¡Pornográfico!

    No, no es pornográfico y he de decirte que a mí toda la temática de la maternidad o paternidad me queda súper lejos, pero sí me impactó que María muestre determinados momentos o que David los esté viviendo a pesar de ser ficción. Es como una catarsis de sentimientos.

    María: Sí, pero lo que pasa es que cuando estás embarazada estás embarazada entonces no te planteas 'hostia estoy embarazada y estoy enseñado que estoy follando'. No.

    No, claro, también lo harías sin estar embarazada si una escena lo requiriera

    María: Exacto. A mí eso no me crea nada, no tengo esa barrera, Ni como persona ni como nada.

    María Rodríguez Soto, David Verdáguer y un embarazo real en 'Los días que vendrán'

    Pero si hay una escena en la que muestras quizá lo más intímo que has vivido en toda tu vida

    María: Pero es que a mí me encanta ponerme en un parque a dar la teta, por ejemplo. A mí eso me da cero pudor y creo que es la cosa que hay que reivindicar y que haya un plano de una de no sé cuántos minutos amamantando. Me parece algo precioso de ver y cuando nuestra hija pueda ver eso va a estar feliz.

    David: Yo tengo mucho pudor en la vida, pero cuando creas un personaje te permite distanciarte lo suficiente, tener suficiente mentira, como para contar algo de verdad. No me da pudor el estar comiéndole el coño a María, no me da pudor el estar discutiendo Lluis y Vir, no me da pudor. Y también es verdad que con Carlos yo llevo tres películas y todo lo que me pida yo lo hago. Me parece un director muy bueno. Y con respecto a lo que decías yo sé que esta película le va a gustar a todo el mundo. Nosotros tenemos un amigo gay al que le gustó mucho la peli pero deliberando con un jurado y viendo a gente que igual había sido madre se dio cuenta de que le había gustado, sí, pero como si hubiera sido una película de francotiradores. ¿Qué te gustó a ti de la peli?

    Bueno, yo tuve una experiencia familiar parecida a la de la pareja protagonista. Dos personas que se ve que están abocados al fracaso desde un primer momento y deciden tener un hijo. Eso lo viví y lo entendí después. Y el final me puso los pelos de punta. Siempre vemos familias felices en las películas, pero no estas. Por eso quizá insisto tanto en lo del pudor

    María: Nosotros tuvimos la suerte de que tuvimos un embarazo maravilloso, vamos un embarazo de película de Estados Unidos.

    David: De rabia, de rabia, de asco.

    María: Por eso fuimos ahí a hincarle el diente. Y de repente te ves con el bombo y piensas 'qué coño estoy haciendo'. Y hay momentos muy complicados y por eso están ahí. Nosotros los hemos vivido y estamos rodeados de gente que también los ha vivido y por ello también quieres contarlo todo. También te digo que rodamos tantas cosas que cuando vimos la peli había trozos de los que yo no me acordaba o te acordabas de algo que no está. Fue un proceso en el que abarcamos tantas cosas que Carlos, muy inteligentemente, ha hecho un montaje que le favorece a la película.

    ¿Y los malos rollos os los llevábais a casa?

    David: No, no por nada y discutiamos a saco. Vivíamos en el tercero primera y rodábamos en el tercero segunda.

    María: David y yo somos cero de método en ese sentido o sea David y yo podemos estar (hace un sonido monstruoso) grabando y hay una cosa que no entendemos así este trabajo, lo entendemos desde otro lado.

    David: Nada que objetar con aquellos que se lo llevan a casa y empiezan a dar por culo, pero ni María es de método ni yo soy de método. Nunca nos llevamos el mal rollo a casa y a veces si el buen rollo.

    María: El buen rollo mucho, sobre todo después de parir, ¿no? Porque cuando pares la unidad familiar es otra. Sobre todo cuando volvimos a rodar después de parir.

    David, tú has trabajado en tres ocasiones con Carlos , en 10000 kilómetros que es la película que os da a conocer prácticamente a los dos...

    David: Y a Natalia (de Tena) en España, sí. Fue , en mi caso y en el de Carlos, la mejor ópera prima que podíamos sacar.

    Después hacéis Tierra Firma de nuevo los tres y ahora está última película. ¿Le negarías algo a Carlos después de todo esto?

    David: No, yo creo que no y Carlos creo que tampoco me lo diría a mí. Pero sé que Carlos tiene otros proyectos en los que yo no estaré. Mucha gente piensa que yo soy como el alter ego de Carlos en las pelis y es al contrario. Las chicas son los alter egos de Carlos en las pelis. En 10000 kilómetros el alter ego de Carlos era Natalia, en Tierra Firme era Natalia y ahora no es María, porque claro él no puede quedarse embarazado, pero Carlos defiende y tiene una visión muy femenina del cine y es muy guay. Yo a veces pienso que los personajes masculinos son más complicados de defender por qué él presta más atención al personaje femenino.

    María: Yo creo que es porque Carlos quiere entender más al personaje femenino entonces pone al masculino en un sitio de espectador, de escucha, de entender... Es algo que no sé si lo hace a drede o no, pero si tiene ese toque Carlos.

    David: Y las tres pelis con un tríptico, no una trilogía, de relaciones. Primero fue una relación a distancia, luego fueron los nuevos modelos de familia y finalmente una familia en la que se crea vida. Yo tengo que agradecerle a Carlos que me ha permitido hacer tres hombres completamente distintos. El tío que quiere el rol de quedarse en casa, el tío inmaduro que soluciona todo follando o haciendo bromas...

    Era para tirarlo al canal a Roger

    David: Si, no te caía bien, ¿eh?

    No, pero no estamos hablando de Tierra Firme

    David: ¿Pero ni siquiera cuando están abortando y le hace esa bromita con la mano y le pone la carita así?

    No, no, en serio es que le empujaba y le tiraba al canal

    David: ¿En serio?

    Sí, pero yo creo que era la intención, ¿eh?

    David: No, yo creo que no porque la gente se enamora mucho de Roger porque era muy guay ese tío. Era muy de verdad. Fue de lo más guay que he hecho. Y esto que es un personaje megagris catalán 'padentro', muy aburrido. A mí me cae peor Lluis que Roger.

    A mí Lluis me cae bastante mal también. Vosotros no, vosotros me caéis fenomenal.

    Los días que vendrán se estrena el 28 de junio.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?