los40-menu-burger
los40-icon-lupa
  • LISTA DE LOS40
  • PROGRAMAS + -
  • LOS40 Classic
  • LOS40 Dance
  • VÍDEOS
  • GIRAS
  • CINE / TV
  • BigBang
  • Life Style
  • INTERNET
  • JUEGOS
  • CÓMICS
  • FOTOGALERÍAS
  • LOS40 MUSIC AWARDS
  • Tarjeta LOS40
  • los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes los40-siguenos-redes
  • © PRISA RADIO -
    GRAN VÍA, 32. 28013 MADRID [España]
  • MAPA WEB AVISO LEGAL POLÍTICA DE PRIVACIDAD POLÍTICA DE COOKIES

    Ya hemos visto Joker y ¿es para tanto?

    La película sobre los orígenes del villano de DC se estrena el viernes

    Ya hemos visto Joker y ¿es para tanto?

    Warner Bros Pictures

    Es inevitable, tras el aluvión de críticas positivas que ha recibido Joker desde su primera proyección en el Festival de Venecia, acordarse de la trilogía de Batman de Christopher Nolan. Hay similitudes, claro, pero ya le gustaría al director de El Caballero Oscuro haber conseguido una obra (o tres) con una profundidad que se acercara siquiera a esta película de Todd Phillips.

    Así que no, esto no es la mejor película de superhéroes desde El Caballero Oscuro. No lo es por dos motivos. El primero es que no es una película de superhéroes. El segundo es que supera en todos los aspectos a las películas del hombre murciélago. Está muy por encima. Les da mil vueltas. 

    Es obvio que en Joker las referencias a su némesis son continuas, de manera velada o no, pues a fin de cuentas los dos pertenecen a un mismo universo. La degradación de Gotham City, la podredumbre de la sociedad, la decadencia de una sociedad que se intuye que en otro momento pudo brillar... Pero también el reconocible metro de Nueva York (una Gotham real en el mundo real) o el sanatorio de Arkham. Viven en el mismo lugar.

    Y no, no es una película de superhéroes. Insistimos para que nadie se lleve a engaño. Es una película, en todo caso, de antihéroes. O de un antihéroe en particular. Joaquin Phoenix construye en Arthur Fleck a un personaje completamente devastado por la enfermedad mental al que el mundo se le revuelve con su hostilidad. En Joker no vemos a ese personaje maníaco que vive en la opulencia rodeado de mujeres y es, en cierta manera, un ejemplo del triunfo de los malvados.

    Aquí Joker vive en un apartamento roñoso, tiene un trabajo de mierda como payaso y ni se imagina lo que vendrá después. Como ya hicieran películas como Maléfica en Joker vemos la humanización de un villano, los motivos que lo han llevado a ser como son y sus porqués. Y no, a pesar de lo que muchos han dicho, no es terrible intentar entender a un asesino.

    Y también es de agradecer la delicadeza con la que trata la enfermedad mental. Pocas películas muestran de una manera tan humana a las personas neurodivergentes. Si el que tenga que ser un villano es imprescindible para que la tendencia cambie a nivel global, adelante. 

    Porque esa es otra, Joker ha venido precedida de polémica por el hecho de querer ahondar en los aspectos de la vida de Fleck para entender por qué se convierte en el villano más carismático de todo Gotham City. Y sí, claro, tiene motivos para acabar así, pero en ningún momento hay que perder de vista que esto es una ficción. ¿Y quién dijo que los malos no tienen algo que contar?

    Es interesante ver a Joaquin Phoenix en un ejercicio de actuación digno de los grandes del cine. La perdida de peso y la risa maníaca - creada a partir de grabaciones de personas con enfermedad mental -  ayudan a construir a este nuevo Joker, pero son los momentos de calma y tranquilidad los que de verdad resultan turbadores. No, no hay ni rastro de Jack Nicholson ni de Heath Ledger y tampoco se necesita comparar los papeles. Son diferentes, en los momentos y en las intenciones.

    Joker no es una película que marque un nuevo comienzo para el cine de superhéroes. No es una película de superhéroes. Aquí no hay superpoderes, no hay grandes misiones que llevar a cabo, no hay una lucha si no la de Arthur contra el mundo. Lo que hay en esta película es un retrato devastador de una persona que resulta extrapolable al resto del mundo. Que podría ser cualquiera. Que podrías ser tú.

    Todd Phillips ha construido en Joker una película al más puro estilo del cine clásico de los 70 y técnicamente resulta brillante. No hay grandes despliegues técnicos, ni falta que le hace. Lo que sí hay es un guion sólido detrás. Y un Robert De Niro que parece más joven que nunca. 

    No sabemos si el Joker se consideraría de izquierdas o derechas o si simplemente intenta luchar por salvarse a sí mismo, pero desde luego esta aproximación al personaje es de lo más estimulante que ha salido de la factoría DC Entertainment. Y si estamos obligados a encuadrarla dentro del cine de superhéroes, desde luego que es la mejor que hemos visto nunca.

    Joker se estrena en España el 4 de octubre.


    icono_desplegar_comentarios_2

    Comentarios

    icono_desplegar_comentarios_2
    LOS40

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?