Veredicto unánime al documental de Demi Lovato tras estrenar los dos primeros episodios

Un relato de una gran crudeza con el que se ha liberado de sus fantasmas

Demi Lovato

Demi Lovato actúa en el estreno de su documental. / Rich Fury/Getty Images for OBB Media

Llegó el día. El documental de Demi Lovato sobre el que tanto se ha hablado en los últimos días, por fin estrenó sus dos primeros capítulos en youtube. Dancing with the Devil (Bailando con el diablo) repasa los momentos más oscuros de la vida de una cantante que ha sufrido mucho a lo largo de sus 28 años de vida.

Habla ella, también su familia, mejores amigos y su círculo más cercano. Algunos de ellos fueron las que la encontraron hace algo más de dos años inconsciente tras sufrir una sobredosis. Un momento que ha marcado un antes y un después en su vida.

Kim Kardashian es una de las amigas que quiso estar junto a Demi en el estreno de su esperado documental y, desde el minuto cero, le ha mostrado todo su apoyo y cariño. Y desde luego, no ha tenido que ser fácil. Se ha desnudado metafóricamente hablando para contar sus vulnerabilidades, su verdad.

Relación con su padre

Losing control (Perdiendo el control) es el primer episodio en el que comienza hablando de una relación nada fácil con su padre. Una situación que ha marcado, sin duda, el resto de su vida. Era adicto y maltrató a su madre y acabó distanciándose de él: “Tenerlo cerca era más negativo que positivo”.

Sufría trastorno bipolar y esquizofrenia y murió en 2013, no se sabe muy bien qué día. "El cadáver de mi padre estaba tan descompuesto cuando lo encontraron que no permitía un ataúd abierto", confesó sobre aquellos momentos en los que su progenitor murió solo y pasó unos diez días muerte antes de que localizasen su cadáver. Ella se sentía culpable por no haberle ayudado como ayudaba a otras personas que sufrían de enfermedades mentales.

Trastornos de la alimentación

En más de una ocasión, Lovato ha hablado de su lucha constante contra los trastornos alimenticios. Algo que le ha perseguido toda su vida y que ya había visto en casa. Su madre tuvo que hacer frente a sus propias adicciones y trastornos con la alimentación. Para Demi, la presión de tener un cuerpo que encajase con los cánones establecidos la tuvo presente desde que, siendo solo una niña, ya participaba en concursos de belleza. Reconoce que aquellos certámenes, dañaron su autoestima porque eran muy competitivos.

Parece que ahora empieza a aceptar su cuerpo y no está tan obsesionada por las dietas el ejercicio continuo. “Tanto control y restricción fue totalmente tóxico para ella, se sentía desgraciada", explica su mejor amigo, Mattew Scott Montgomery. Algo de lo que era consciente su entorno.

Adicciones y sobredosis

Las adicciones le han perseguido desde muy joven y se convirtió en una experta ocultando a los  suyos que consumía drogas duras como crack y heroína.

"Les dije a mis amigos que estaba sobria desde los 19 años y que quería probar el alcohol y la marihuana para saber si podía soportarlo", confiesa. Acabó recayendo y dando paso a otro tipo de drogas. Cuando volvió de su gira a Los Ángeles, recuperó sus viejos hábitos de consumo.

"Ninguno de mis amigos sabía lo que estaba haciendo. Lo mantuve muy escondido. Es algo en lo que soy muy buena, ocultarle a todo el mundo que era adicta al crack y a la heroína", admite. De ahí que no fueran conscientes del peligro que corría su salud.

Ya en el segundo episodio del documental, 5 minutes from dead (A cinco minutos de la muerte), su ex asistente, Jordan Jackson, explica cómo la encontró inconsciente en la cama tras sufrir una sobredosis y el caos que se montó en la casa en ese momento. Llamó a escondidas a urgencias pidiendo que no usaran sirenas para mantener la discreción, pero ignoraron su petición. Llegaron y la atendieron y cuando empezó a ponserse azul, Jackson pensó que había muerto.

Su familia se enteró de lo sucedido cuando empezaron a llegarles mensajes diciendo lo mucho que sentían lo que había pasado. "Está respirando, estamos en el hospital, pero no habla", le dijo la asistente a su madre cuando llamó para informarla de lo sucedido. "Sabremos si logrará vivir en 24 horas", le dijeron a su padrastro. "Era como una película de terror", cuenta su madre.

"Creo que la gente no es consciente de lo terrible que fue. Sufrí tres derrames, un ataque al corazón, tengo daño cerebral a causa de los derrames por los que no podré conducir nunca más", explica, y no sólo eso, “tengo puntos ciegos en mi vista, a veces cuando voy a echar agua en un vaso la echo fuera porque no veo el vaso".

Si la hubieran encontrado cinco minutos más tarde, posiblemente ya no estaría viva. "Cuando me desperté estaba completamente ciega. Mi hermana estaba a mi lado y le pregunté que quién era porque no podía ver nada", asegura Demi. No entendía cómo podía estar en el hospital si sólo había fumado, no se había inyectado como en otras ocasiones.

Un infierno de noche

No ha dudado en contar cómo fue aquella fatídica noche. Estaba celebrando el cumpleaños de una amiga. Tras pasar por varios bares, terminaron en su casa. Poco a poco se fueron yendo sus amigas, aunque con dudas sobre si hacían bien dejándola sola.

"Sobre las 5.30 de la mañana les dije que me iba a dormir, pero en realidad llamé a mi proveedor para poder consumir", recuerda. Le trajo sustancias adulteradas que produjeron el trágico desenlace que fue más allá de sufrir una sobredosis.

"Cuando me encontraron estaba desnuda y azul. Él me dio por muerta tras haber abusado de mí. Cuando me desperté en el hospital me preguntaron si había tenido sexo consentido. Me vino una imagen de él encima de mí y dije que sí. Más tarde me he dado cuenta de que en el estado en el que yo me encontraba no podía consentir nada", confiesa.

Un suceso de abuso que no era nuevo para ella. En otra ocasión ya había admitido que cuando tenía 15 años, perdió la virginidad cuando la violó una persona con la que tenía que trabajar en Camp Rock 2.

Apoyo unánime

Todavía queda relata que descubriremos en los dos episodios que quedan pendientes. Pero lo que está claro es que Demi Lovato ha elegido abrir su corazón y no callarse nada. Una liberación que han aplaudido muchos famosos y seguidores que se han posicionado a su lado de manera unánime.

Las redes se han llenado de mensajes que muestran su apoyo a la cantante y que miran al futuro con esperanza y con la convicción de que ahora empieza una nueva etapa para ella en la que le desean todo lo mejor. Ha sobrevivido y tiene una segunda oportunidad.

Sin duda, Demi Lovato ha demostrado ser una mujer valiente. El 30 de marzo podremos ver el tercer episodio porque todavía queda historia que contar.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad