Emilio Aragón convierte en Trending Topic ‘La noche D’ por la nostalgia que produjo su repaso televisivo

Confesó que hizo las pruebas para presentar el ‘Un, dos, tres’

Emilio Aragón

Emilio Aragón repasa su pasado televisivo con Dani Rovira. / Mariano Regidor/Getty Images

La televisión fue el tema central del último programa de La noche D. con un Dani Rovira que destiló nostalgia desde el comienzo. “Tenemos de invitados a dos pesos pesados de la televisión”, dijo antes de encontrarse con Santiago Segura y Florentino Fernández y aclararles que lo de pesados era por la envergadura artística. Pero no eran los únicos, también anunció que estaría una leyenda del medio, “leyenda se queda corto, un mito, es otra liga”. Los tres coincidieron en que no eran dignos para recibir a Emilio Aragón.

“El problema que tienen estos programas es que uno se tiene que medir por si es demasiado azúcar, pero tengo que decir que eres muy bueno, lo haces muy bien y eres muy bueno”. Esas fueron las primeras palabras que le dedicó Emilio Aragón al presentador que se quedó encantado y le aseguró que si se dedica a esto es por él. Hasta le pidió que le firmara una de sus zapatillas blancas.

“Recuerdo cuando empecé a ver tele y empecé a verte a ti siempre decía, ¿qué hay que hacer? ¿cómo hay que ser? ¿con quién hay que hablar? ¿o de qué madera hay que estar hecho para hacer lo que hace este hombre?”, confesó Rovira.

Aragón empezó defendiendo que su éxito depende del equipo que hay detrás y el talento de todos los departamentos que colaboran en el desarrollo de un programa. “Me siento afortunado porque he aprendido y sigo aprendiendo”, admitió.

Contó que llegó a España cuando tenía 14 años y que ha vivido en muchos países, sobre todo latinoamericanos y que eso tuvo mucho que ver en su concepción de la televisión. “Toda esa infancia y adolescencia vi mucha televisión norteamericana”, reconocía. Y con ese bagaje llegó a nuestro país.

Recuerdos televisivos

Recordaron aquellos primeros pasos en Ni en vivo ni en directo a mediados de los 80 en los que perseguía una línea blanca. “En realidad este gag empezaba y terminaba en el momento. Era un señor que iba a un ministerio, preguntaba por un departamento, todo visual, sin palabras, y le decían, ‘sigue la línea blanca’, se pasaba todo el programa siguiendo la línea y llegaba a una puerta que se abría y se caía al abismo y caía en una montaña de ciudadanos que había allí. La línea no llevaba a ningún lado, era una crítica”, contó. Pero la línea se alargó toda la temporada y al final el cierre lo dejaron en el aire porque no tenía sentido ponerle un fin. “Algún día habrá que terminarlo”, aseguró.

Entre recuerdo y recuerdo hubo tiempo para las confesiones. Así hemos sabido que Emilio Aragón tenía el sueño de presentar el Un, dos, tres. “Me llamó Chicho (Ibáñez Serrador), yo tenía 26 años. Me llamó para hacer una prueba. Todavía tenía granos y me dijo ‘lo podrías hacer, pero todavía eres demasiado joven, tienes que esperar’”, relató. Y acabó presentándolo Mayra Gómez Kemp.

También recordó cómo Chicho le recomendó que se pusiera gafas. Lo hizo después pero no por cuestiones estéticas sino médicas, y acabaron convirtiéndose en un símbolo de su imagen.

Pasado musical

Tampoco se olvidaron de repasar su pasado en la música y un disco que sonó en las principales radio fórmulas del país en los 90. “Cuidado con Paloma fue una media apuesta porque había gente, en concreto una persona que me dijo que en FM no se podía programar comedia, música con humor o divertida y yo era de los que pensaba que, si estaba bien tocado, bien producido ¿por qué no?”, explicó.

De aquel disco salieron algunos hits que todavía se recuerdan. “Como estábamos entonces en televisión, solo teníamos una semana para poder grabar el disco y con bocadillos y cerveza, lo grabamos en plan garaje, medio en directo y fue una experiencia…”, aseguraba sobre aquella experiencia. Rovira confesó que su primer casete original fue ese trabajo.

“Me considero un eterno aprendiz y ahora voy a empezar clases de chelo con mi nieto, era una asignatura pendiente. Me encanta la pintura, el dibujo y soy un desastre, envidio a la gente que tiene esa facilidad”, admitía cuando Rovira le pidió que le contara algo que se le diera mal para desmontar esa idea de hombre que vale para todo.

Nostalgia en las redes

Ese repaso por la nostalgia televisiva que nos permitió ver en un mismo sketch a Antonio Resines y Emilio Aragón, exponentes de dos de las series más míticas de nuestra ficción, despertó la nostalgia de mucha gente que creció viendo Médico de familia y Los Serrano.

Las redes se llenaron de comentarios de gente que pedía más momentos como este y que aplaudía ese repaso por momentos con los que tantos se pueden sentir identificados. El programa lograba convertirse en trending topic durante su emisión.

Hubo un tiempo dorado de la televisión y Dani Rovira lo aprovechó en su programa.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad