El primer concierto de R.E.M. cuando todavía no era R.E.M., en el altar de una iglesia abandonada

Fue a principios de abril de 1980 en la fiesta de una amiga. Así empezó todo.

El primer concierto de R.E.M. cuando todavía no era R.E.M., en el altar de una iglesia abandonada

REM, retratados en 1984. De izquierda a derecha: Bill Berry, Michael Stipe, Mike Mills y Peter Buck. / Paul Natkin/Getty Images

Cuando R.E.M. actuó en directo por primera vez, el 5 de Abril de 1980, ni siquiera se llamaba R.E.M. Fue en la fiesta de cumpleaños de una amiga, en el altar de una antigua iglesia abandonada (St. Mary) en Athens, Georgia. Todo lo que queda ahora de ese edificio de 1871 es un campanario, un icono de la música de la ciudad, que los vecinos llaman el Campanario R.E.M., precisamente por ser aquí donde el grupo ofreció su primer concierto.

Hace 41 años, cuatro estudiantes de la Universidad de Georgia, Michael Stipe, Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry — ofrecieron su primer concierto como banda, en la fiesta de cumpleaños de una amiga, en una iglesia abandonada en Athens, Georgia.

El grupo, que poco después adoptó el nombre de R.E.M., se había formado pocos meses antes, cuando Michael Stipe conoció a Peter Buck en la tienda de discos en la que trabajaba (Wuxtry Records) y ambos descubrieron que tenían los mismos gustos musicales, particularmente les gustaba el punk rock y artistas como Patti Smith o la Velvet Underground. "Resulta que yo estaba comprando todos los discos que Buck se reservaba para sí mismo", recuerda Michael. En el otoño de 1979, a través de una amiga común, Kathleen O'Brien, conocieron a Bill Berry y Mike Mills, compañeros de la Universidad de Georgia, que tocaban juntos desde sus años en el instituto.

La fiesta de cumpleaños de la novia de Bill Berry

Kathleen O'Brien (que entonces era novia de Bill Berry), decidió organizar una fiesta en la Iglesia Episcopal de St. Mary, situada en Oconee Street, para celebrar su 20º cumpleaños. Ya había contactado con una popular banda local, llamada Side Effects que ejercería de telonera. Necesitaba un grupo principal para que completar la noche. Se lo preguntó a sus amigos, que apenas se habían formado como banda, y rápidamente accedieron. Estaban emocionados con la propuesta, aunque en ese momento habían ensayado poco y su repertorio era escaso.

Buck y Stipe habían escrito algunas canciones provisionales antes de conocer a Berry y a Mills. Y los cuatro habían trabajado en alguna que otra canción y en alguna versión. Después de la invitación de O’Brien, la banda se puso las pilas a toda prisa, retocando el repertorio durante las semanas previas a la fiesta.

“Tocamos sin ningún nombre”

Según publica en el libro ‘It Crawled From the South’ de Marcus Gray: “el grupo no había decidido un nombre, así que para su debut en directo optaron por llamarse Twisted Kites ante varios cientos de amigos y vecinos de Athens”. Al parecer, decidieron ese nombre en el último minuto, después de descartar otras posibilidades como como Negro Eyes y Cans of Piss. Sin embargo, algunos miembros de la banda sostienen que tocaron sin tener ningún nombre, y que en ese momento todavía no tenían nada decidido.

"Barajamos llamarnos Twisted Kites antes del día del show”, confirmó Berry años después. “Pero lo descartamos y tocamos sin ningún nombre”.

“¡Estábamos cagados de miedo!”

En torno a 300 personas aparecieron en la iglesia esa noche, superando con creces las expectativas de O’Brien: su fiesta de cumpleaños era ahora un acontecimiento. Los futuros R.E.M. tocaron durante dos horas, aproximadamente, y un tercio del repertorio eran versiones: Honky tonk women (The Rolling Stones), God save the queen (Sex Pistols), I can’t control myself (Troggs) o (I’m not your) Steppin’ Stone (de los Monkees), entre otras. Entre las composiciones originales de la noche figuraba una primera versión de Just a touch (que apareció en su formato definitivo en su cuarto álbum, Life rich pageant, de 1986).

El público estaba entusiasmado (y muy ebrio). Tan buena acogida obtuvo R.E.M, que tuvieron que tocar el repertorio por segunda vez.

"Fue realmente divertido”, recordaba Stipe al escritor Marcus Gray. "No recuerdo cómo fue la última parte del concierto”. Berry, por su parte, parece que sí se acordaba perfectamente de la actuación: “¡Estábamos cagados de miedo!”

En un episodio del show televisivo Speakeasy (en PBS, la televisión pública estadounidense) Mills rememoraba el debut en directo de R.E.M.: “fue una locura… Athens era muy cerrada, con un público muy estrecho de miras en ese momento y… todos los que estaban allí se conocían unos a otros”. Mills también apuntaba que se dio cuenta de que el grupo tenía una química especial ya desde el primer ensayo. Recuerda que él y Berry “teníamos algunas canciones que habíamos escrito… antes de trasladarnos a Athens. Así que se las enseñamos (a Michael y Peter) y fue como ‘¡Qué maravilla!. Me encanta lo que habéis hecho con estas canciones que nosotros ya habíamos escrito”.

Stipe, que también participó en la entrevista con Speakeasy, coincidió con Mills en que “esa chispa, ese ‘je ne sais pas’, estaba allí desde el mismísimo comienzo”. Y añadió: “Nos costó algunos años aprender a tocar nuestros respectivos instrumentos, y a mí me costó al menos tres álbumes, averiguar que tenía voz y destreza para escribir canciones”

Aquel 5 de Abril de 1980, marcó el comienzo de un viaje de más de 30 años, en los que se R.E.M. se convirtió en una de las bandas más populares del mundo, antes de su disolución en 2011.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?