Lara Sajen desvela, en ‘Supervivientes’, detalles muy duros de su infancia que nos hacen entenderla mejor

Las duras circunstancias del programa no es lo peor que ha vivido

Lara Sajen

Lara Sajen recuerda su infancia. / Imagen cedida por Mediaset

Esta ha sido una gran semana para Lara Sajen que, aparte de saltar del helicóptero y convertirse en concursante de pleno derecho de Supervivientes, ha recibido la visita de su hermano Sergio. Un chute de energía que ha disfrutado al máximo. Y es que, durante su visita, hemos podido conocer la dura infancia que compartieron los dos y que explica la forma de ser de la concursante.

“Como nosotros venimos de una situación muy precaria donde no teníamos electricidad, no teníamos baño, a mí esto, quizás, sea un poco recordar lo que he vivido de pequeña, pero a la vez, es como darme cuenta de lo privilegiada que soy ahora. Pero que no me olvido de mis raíces”, compartía Lara con su hermano que también señaló que el cubo para hacer sus necesidades en el barco encallado le había traído viejos recuerdos.

Y juntos siguieron compartiendo algunas anécdotas de esa infancia. “Una vez se puso a llover y empezó a llover por dentro y yo les conté que yo vivía en una casa que tenía solo una habitación techada y vivíamos como cinco, todos durmiendo y si llovía, se corría, teníamos riesgo de acabar electrocutados porque los cables estaban por ahí… Todo eso me ha hecho fuerte. Si yo tuviera que volver a vivirlo, lo viviría”, aseguraba Lara.

“Creo que por eso soy siempre muy agradecida con todas las cosas que tenemos”, añadía. Además, confesaba que tampoco llevaba tan mal lo de comer. “Te das cuenta de que todas las cosas que tú exiges fuera aquí no las tienes y que puedes vivir sin ellas. Tú sabes que a mí me gusta comer mucho. Aquí tengo un poquito de arroz y con eso quizás no me llene, pero me quedo bien”, admitía delante de Topu, apodo con el que conocen a su hermano.

Una visita fugaz

Pero llegó el momento de las despedidas y Sergio ya ha abandonado la isla. Ya en plató, la hermana pequeña, Vanessa daba algún detalle más sobre esa infancia tan humilde. “Quizás fue demasiado dura y no nos vamos a olvidar. Era una casa grande, pero solamente una habitación tenía techo y ahí dormíamos todos. Poco a poco fuimos saliendo adelante y se pudo terminar de edificar. Fue muy duro. Yo era muy pequeña, hay cosas de las que no era muy consciente. Recordar todo eso a Lara le da fortaleza, y es muy agradecida del lugar que tiene y a dónde llegó cumpliendo su sueño, por eso es tan guerrera y no se queja de nada”, aseguraba sobre su hermana.

“Las peores cosas las tomó con gracia, trató de ver de lo malo lo bueno y está buscando su lugar y sigue siendo agradecida”, añadía. Y sí, no había más que verla bailando el tema de Lara Álvarez para la Eurocopa al estilo jota para celebrar que esta semana es líder.

Así que, los próximos días podrá respirar tranquila.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad