Beatriz Montañez desvela sentir miedo tras su reaparición en televisión

Se queja de la falta de empatía que tiene la gente que no entiende que haya decidido apostar por un estilo de vida diferente

Beatriz Montañez

Beatriz Montañez abandonó 'El Intermedio' y apostó por una vida diferente. / Imagen de 'El Intermedio'

El pasado marzo, Beatriz Montañez reapareció en los medios de comunicación para presentar su libro Nadiela. Fue entonces cuando muchos se enteraron de su historia, y de por qué había desaparecido de la televisión para retirarse a vivir como una especie de ermitaña perdida en la montaña.

Uno de los rostros que se hizo más popular gracias a El intermedio, decidió un buen día, dejarlo todo para cambiar de vida radicalmente, y parece que se encuentra a gusto con esa desconexión social y mediática.

Claro que su reaparición le ha pasado factura. En una entrevista en A vivir de la Cadena SER, ha desvelado que la repercusión de volver a la vida pública no ha sido tan bonita como le hubiera gustado.

“Siempre pensé y lo hablé con la editorial en su momento, que yo prefería que el libro saliera, hacer una única entrevista con un único medio para que el libro efectivamente fuera conocido y la gente conociera mi historia y la decisión tan maravillosa y las consecuencias maravillosas que también ha tenido en mí", confesaba sobre cuáles fueron sus intenciones iniciales.

Pero al final concedió más de una entrevista y la repercusión fue grande debido al interés que despertó el modo de vida que había escogido. Eso le ha acarreado alguna que otra situación desagradable.

Acoso en su vida aislada

“He tenido intrusos, no los llamo fans, los llamo intrusos, en los cuales ha tenido que intervenir la Guardia Civil, porque se han dedicado a revolotear por mi casa, a dejarme notas, a observarme con prismáticos al sentirme enclaustrada en mi propia libertad", confesaba sobre lo que ha tenido que sufrir en los últimos meses.

Ha querido hacer un llamamiento a todos aquellos que tienen intención de ir en busca de Niadela, ese lugar donde ha decido reencontrarse consigo misma y apostar por un estilo de vida diferente.

“Ha sido muy frustrante sentirme vigilada en mi propia casa y por primera vez en cinco años, donde no he sentido miedo de la naturaleza, sí lo he sentido con las personas que me observaban y me vigilaban, y que se convertían en intrusos dentro de mi propio hogar. Así que, por favor, pido a aquellos que tengan la intención o que estén buscando dónde está Niadela, o que quieran venir, que no lo hagan. Que respeten mi decisión", pedía.

Falta de empatía

También ha hecho un alegato en favor de la empatía, algo de lo que no vamos sobrados en general. Piensa que no tenemos la habilidad para ponernos en la piel del otro para intentar entenderlo y lo ha vivido en sus propias carnes tras tomar una decisión vital que no todo el mundo ha entendido.

Vivir aislada en la montaña tras abandonar un puesto de trabajo estable y una vida de éxito, “ha creado que algunos me insulten, los ecos que me han llegado, que estoy loca, que seguramente esté enferma mental, que tenga una seria depresión".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad