Janis Joplin se despidió cantando ‘Mercedes Benz’ y felicitando a John Lennon por su 30º cumpleaños

Fue el 1 de Octubre de 1970 cuando la ‘Perla’ inmortalizó Mercedes Benz y desplegó por última vez su voz única

Janis Joplin se despidió cantando ‘Mercedes Benz’ y felicitando a John Lennon por su 30º cumpleaños

Janis Joplin, retratada en el Monterey Pop Festival en Monterey, California en 1968. / Paul Ryan/Michael Ochs Archives/Getty Images

El estudio Sunset Sound de Los Ángeles recogió la última grabación de Janis Joplin. Una única toma. Sin música. Ni dos minutos. Y como despedida… una carcajada. Fue el 1 de Octubre de 1970 cuando la ‘Perla’ inmortalizó Mercedes Benz y desplegó por última vez su voz única. Tres días más tarde, murió. No obstante, aunque no está del todo constatado, numerosas fuentes aseguran que ese día también grabó una felicitación de cumpleaños muy especial a su admirado John Lennon: “No nos conocíamos. La recibimos cuando ella ya había muerto”.

La atmósfera jovial escondía un secreto

Aquel jueves, 1 de Octubre de 1970, cuando Janis Joplin entró en el estudio Sunset Sound de Los Ángeles, casi había concluido Pearl, su segundo álbum como solista. El productor del disco, Paul A. Rothchild, recordaba en 1992 (tres años antes de morir): “No fue un momento triste o trágico. El buen ánimo estaba latente en el estudio”. Pero la atmósfera jovial escondía un secreto: Después de un periodo de abstinencia, Joplin había reanudado su consumo de heroína. La cantante le había explicado a un amigo que únicamente utilizaba esta droga para mantenerse apartada de la bebida durante la grabación del álbum; las resacas de alcohol dificultaban su trabajo en el estudio.

Acababa de nacer Mercedes Benz. En una sola toma. Nadie sabía entonces que sería la última grabación de Janis Joplin

Ese día, Janis le preguntó a Rothchild si podía grabar. Tenía un tema que quería cantar, por pura diversión. Aunque los miembros de su banda, Full Tilt Boogie Band, estaban allí preparados para coger sus instrumentos, no fueron necesarios. Joplin se acercó al micrófono y proclamó: "Me gustaría hacer una canción de una enorme importancia política y social". Los ojos le brillaban. "Es más o menos así". Y entonces empezó a cantar, a cappella, ejerciendo un conmovedor dominio sobre su voz única: “Oh Lord, won’t you buy me a Mercedes-Benz? / My friends all drive Porsches, I must make amends …”.

Acababa de nacer Mercedes Benz. En una sola toma. Nadie sabía entonces que sería la última grabación de Janis Joplin.

Una canción escrita en servilletas

La primera línea “Oh Dios, ¿no me comprarás un Mercedes Benz?” es del poeta de la Generación Beat Michael McClure. A Janis le encantaba. Se la había escuchado a amigo. Y, a partir de esa primera frase, surgió el resto en un bar de Port Chester, Nueva York, el 8 de Agosto de 1970. Bob Neuwirth, amigo de la artista y co-autor del tema, explicó en Wall Street Journal: "En el bar de Port Chester, Janis cantó esa línea un par de veces. Era como una canción marinera. Ella tenía las palabras del primer verso. Yo me encargaba de ir escribiendo lo que iba saliendo en las servilletas del bar. Ella creó el segundo verso sobre una televisión a color. Le sugerí palabras aquí y allí, y surgió el tercer verso... preguntando a Dios si le podía comprar una noche en la ciudad”. Neuwirth guardó esas servilletas durante años.

De vuelta a California, Joplin llamó a McClure y le pidió su aprobación. “¿Podrías cantarme tu versión?”, respondió el escritor. Ella lo hizo. “Bueno, prefiero mi versión”, replicó Michael. Y procedió a cantar su tema original a través de la línea telefónica (acompañado de un autoarpa). “¡Yo prefiero mi versión!”, contestó Joplin con una carcajada.

La artista americana Janis Joplin (1943-1970), retratada en 1967 en San Francisco. / John Byrne Cooke Estate/Getty Images

La versión de Mercedes Benz de Janis Joplin es una sarcástica crítica a la sociedad de consumo, un rechazo irónico al materialismo y a la ilusoria satisfacción que produce el dinero.

El regalo de cumpleaños póstumo a John Lennon

Supuestamente, Janis Joplin hizo otra grabación ese 1 de Octubre de 1970. Una felicitación de cumpleaños a John Lennon. Es un dato que no está constatado, ya que existen algunas fuentes que citan el 26 de Septiembre como el día en el que Janis registró su mensaje al Beatle. Fuera un día u otro, lo cierto es que Happy birthday, John (Happy Trails) fue una de las últimas grabaciones de la reina del blues.

Lo que sí está documentado es que Joplin era fan de los Beatles y Yoko Ono lo sabía

Lo que sí está documentado es que Joplin era fan de los Beatles y Yoko Ono lo sabía. El 9 de Octubre de 1970, John Lennon cumplía 30 años y su mujer había pedido a varios músicos que le admiraban, entre los que se encontraba Janis, que grabaran una felicitación. Lo confirmó el propio Lennon en el Show de Dick Cavett en 1972. Le preguntaron por el tipo de amistad que le unía a Janis y por primera vez lo reveló: "No nos conocíamos, pero me envió una cinta con una felicitación de cumpleaños. Yoko pidió a diferentes personas que grabaran una cinta para mi, y ella fue una de esas personas. La recibimos cuando ella ya había muerto. Llegó con el correo, y ella me cantaba el 'feliz cumpleaños' en el estudio".

Janis eligió hacer una versión de Happy trails de Roy Rogers ay Dale Evans. Empezaba así: “Hello John, this is Janis. We would just like to wish you a very happy birthday and happy trails to you… until we meet again”.

Esa noche…

El 3 de Octubre de 1970, Full Tilt Boogie Band registró la música de Buried alive in the blues. Terminaron en torno a las 11 p.m. Joplin la escuchó y quedó en grabar la voz al día siguiente. A continuación, se marchó a su habitación del motel en el que se alojaba, el Landmark Motor. Cuando el día 4 no apareció en el estudio, el ‘road manager’ cogió el coche y fue a buscarla. Entró en la habitación 105 del establecimiento, situado junto a Hollywood Boulevard, y descubrió el cuerpo sin vida de la cantante. Tenía 27 años. Durante la noche había fallecido de una accidental sobredosis de heroína.

Esa noche, a las afueras del hotel, estaba aparcado el coche de Janis. No era un Mercedes sino un Porsche que había comprado en 1968. Había pagado 500 dólares a su amigo Dave Richards para que lo pintara con colores psicodélicos.

La ‘perla’ final de Janis: una improvisación de bar

Rothchild y su equipo, impactados, lucharon por superar la pérdida de Janis y permanecieron durante las dos semanas siguientes terminando el álbum. El resultado se llamó Pearl, como el pseudónimo que la artista había adoptado. Se publicó el 11 de Enero de 1971. Y se convirtió en su mayor éxito.

Según Neuwirth, si Janis no hubiera fallecido, Mercedes Benz no se habría incluido en el álbum. En Yahoo! Music, el compositor desveló: “Realmente, no tenían suficiente material. Y Paul Rothchild pensaba que el tema capturaba su personalidad. Es una de esas canciones que nunca hubieran visto la luz. Era solo una improvisación de bar…”


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad