30 años de ‘Dangerous’: Slash o Estefanía de Mónaco, entre las apuestas personales de Michael Jackson

El 'Rey del Pop' llamó personalmente a estos artistas para pedirles su colaboración... y algunos pensaron que era una broma

Michael Jackson y Slash

Michael Jackson y Slash, durante el concierto 'Michael Jackson's 30th Anniversary Celebration' en Nueva York, 10 de septiembre de 2001 / Kevin Mazur/WireImage

"Quieres abrazarle fuertemente y decirle que todo irá bien", recordaba Estefanía de Mónaco. "Tenía una fluidez musical asombrosa" manifestaba Slash. Para el ilustrador Mark Ryden "trabajar con una estrella de esta magnitud fue una experiencia extraordinaria". Y el superproductor Mark Ryden encontró "inspiración" y "cambió la forma en la que después produje a otros artistas". La aportación de todos ellos en Dangerous se produjo después de haber sido elegidos personalmente por el mismísimo Michael Jackson. Todos ellos recibieron la llamada del 'Rey del Pop' pidiéndoles su colaboración, y en algunos casos pensaron que era una broma. Años después contaron cómo fueron esos días, a veces horas, de contacto y de trabajo mano a mano con la estrella. Cuando se cumplen 30 años del lanzamiento de Dangerous, recuperamos esos recuerdos inolvidables.

Michael Jackson: "No se puede decir sino que es perfecto"

A sus 33 años, Michael estaba en la cúspide de su carrera y acababa de firmar el contrato más lucrativo de la historia. Habían pasado cuatro años desde Bad (1989) cuando el 26 de Noviembre de 1991, vio la luz su esperadísimo octavo álbum: el más introspectivo, el que exploraba sus contradicciones íntimas, el que ponía el foco en temas sociales y políticos y mostraba su orgullo de su raza, sin complejos. Black or white, Remember the time, In the closet, Heal the world o Will you be there, hicieron que Dangeours se convirtiera en uno de los mejores álbumes de todos los tiempos. Más de 30 millones de copias en todo el mundo no hicieron sino corroborar lo que el propio Jackson pensaba de su obra: "No se puede decir sino que es perfecto".

Michael quería un cambio. Deseaba más independencia y control en el proceso creativo. Su objetivo era trascender, perdurar en el tiempo. Lo desvelaba en una entrevista de 1992 con la revista Ebony: "Quería hacer un álbum como la suite de El Cascanueces de Tchaikovsky. Para que dentro de mil años la gente todavía lo siga escuchando. Algo que perdure para siempre. Me gustaría ver a los niños y a los jóvenes y a los padres y a todas las razas de todo el mundo, cientos y cientos de años a partir de ahora, escuchando canciones de este álbum y diseccionándolo. Quiero que sobreviva".

Y con esa finalidad en mente, se involucró totalmente durante cuatro años en la elaboración de Dangerous. De las 70 canciones que grabó, seleccionó 14 y eligió a los tres productores que trabajarían con él en diferentes estudios: Bill Bottrell, Bruce Swedien y Teddy Riley.

Michael Jackson y Slash, durante el rodaje del videoclip de 'Give in to me', el 22 de noviembre de 1990 / L. Cohen/WireImage

Teddy Riley: "Trabajar con él fue una inspiración"

Por primera vez en más de 15 años, Michael Jackson prescindió de su "inseparable" Quincy Jones. Deseaba llegar a generaciones más jóvenes y dar un giro hacia ritmos urbanos. Y optó por el mejor. Teddy Riley fue su apuesta personal. Le contrató específicamente para que trabajara en un género en el que él era pionero: el 'new jack' o el swingbeat, una fusión de ritmos funk, hip hop y dance-pop con el sonido urbano contemporáneo del R&B. "Recibí una llamada para producir algunos cortes de Dangeours. ¡Es algo que no ocurre todos los días!", recordaba Riley en musicradar.com.

Riley recordaba su trabajo junto al rey del pop y contaba algunos detalles sobre cómo fue su relación con Michael en el estudio: "Jackson se involucró totalmente en las labores de producción. Hablábamos habitualmente y me describía todo lo que quería respecto al sonido. Siempre me empujaba a ser diferente e innovador. Él llegaba con una idea y yo la desarrollaba en el estudio. A veces grababa las voces en un dictáfono y las llevaba al estudio para ver cómo funcionaban. Trabajábamos en las canciones durante mucho tiempo; siempre quería la mezcla perfecta. Ni siquiera tenía que estar yo presente en cada sesión porque a él le gustaba hacer cosas por su cuenta. Trabajar con él fue una inspiración. Aprendí de su forma de trabajar... cambió la forma en la que después produje a otros artistas".

Riley co-produjo junto a Michael 7 temas, entre los que figuran Remember the time, In the closet o Dangerous. Según sus palabras: "Thriller es un álbum gigantesco, Bad es un álbum grande… y Dangerous se sienta en medio".

Slash: "Tenía una fluidez musical asombrosa"

Slash fue otra elección personal de Jackson. "Recibí una llamada de teléfono de mi manager en la que me decía 'Michael está intentando ponerse en contacto contigo' y fue algo como ¡'Wow'!". En una entrevista con Kerrang, el guitarrista de Guns N'Roses desveló cómo fue el encuentro entre ambos: "Concertamos una cita y me desplacé a Record Plant en Hollywood y ahí estaba él, con Brooke Shields. Era algo muy surrealista. Eran dos personas con las que, de alguna manera, había crecido".

El músico, que aportó su guitarra en el tema Give ii to me, continuaba relatando: "Charlamos un par de minutos y se fueron a cenar y me dejaron con esta canción. Hice mis cosas y después él me preguntó si yo quería hacer esto o aquello. Hice algunas demostraciones aquí y allí y fue divertido porque él era muy profesional y tenía un talento impresionante. Eso fue lo principal; tenía una fluidez musical asombrosa. Fue un placer estar cerca de él".

Michael Jackson - Give In To Me (Official Video)

Estefanía de Mónaco: "Quieres abrazarle fuertemente y decirle que todo ira bien"

In the closet fue concebida originalmente como un dueto con Madonna, pero no hubo acuerdo. Michael entonces recordó que entre sus admiradoras figuraba una princesa real (dos en realidad, la otra era Diana de Gales, que nunca quiso cantar). E invitó a Estefanía de Mónaco (que ya había hecho sus pinitos en la música) para que aportara una sensual voz femenina al comienzo del tema.

En una entrevista de Julio de 2009 en Radio Mónaco, la pequeña de los Grimaldi contó que Michael Jackson había escuchado uno de sus álbumes (tenía dos) y la escogió porque sentía que era el tipo de voz que estaba buscando para la parte hablada de In the Closet. Pensaba que era una broma cuando su manager le dijo que Michael la quería para grabar la canción. En realidad no estuvieron juntos mucho tiempo en las sesiones. Ella llegó a Los Ángeles por la tarde, se reunió con él y discutieron lo que él quería que ella cantara/ hablara. Lo grabó al día siguiente, y se marchó esa misma tarde. De ese breve encuentro, Estefanía recuerda lo extremadamente sensible y vulnerable que era el artista: "Quieres abrazarle fuertemente y decirle que todo ira bien, para tranquilizarle… sentí esa enorme sensibilidad. Es un recuerdo maravilloso".

En los créditos se decidió que no apareciera su nombre, sino el de una tal 'Mistery girl'. Durante años fue uno de los secretos mejor guardados del 'show business'. En la promoción del disco, Michael se divirtió jugando con los periodistas cuando le preguntaban por la identidad la chica, pero mantuvo el secreto en todo momento, solo respondía con alguna sonora carcajada. La elección de Naomi Campbell para participar en el vídeo, añadió confusión.

Años después, durante una reunión con sus fans en Gastaad, en 1993, fue el propio Jackson quien terminó confesando quién se escondía tras esa chica misteriosa.

Michael Jackson - In the Closet (Official Video)

Mark Ryden: "Quería que se sintiera como el monumental retrato de un Rey"

Jackson designó particularmente al famoso ilustrador Mark Ryden para crear la carnavalesca e icónica portada de Dangerous. Para muchos, una obra de arte. Ryden rememoró en Juxtapoz: "Originalmente pinté la portada del álbum en 1991 y fui muy afortunado de conocer y trabajar con Michael Jackson en esa ocasión. Estaba en el apogeo de su fama y desde entonces fue convirtiéndose en un legendario icono. Solo un reducido grupo de celebridades alcanzan el nivel de superestrellas. Trabajar con una estrella de esta magnitud fue una experiencia extraordinaria. Según pasan los años, incluso me parece más alucinante".

"Temáticamente, estaba interesado en trabajar con la identidad de Michael Jackson como si se tratara de un rey. Él siente fascinación con la aristocracia, impulsó activamente su propio título 'El Rey del Pop'…. Michael fue fotografiado en un elaborado trono de oro en el que me inspiré. Similar a pinturas de Napoleón o Luis IV. Quería que se sintiera como un monumental retrato de un Rey"


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?

Escucha la radio en directo

Los40
En directo

Tu contenido empezará después la publicidad

HOY EN LOS40

PODCAST

PROGRAMACIÓN

PLAYLISTS

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad