La fugaz relación entre Anthony Kiedis y Sinéad O’Connor que inspiró una canción de Red Hot Chili Peppers

A principios de los 90, ambos artistas tuvieron un corto pero intenso romance que tuvo reflejo en uno de los temas del disco 'Blood Sugar Sex Magik'

La fugaz relación entre Anthony Kiedis y Sinéad O’Connor que inspiró una canción de Red Hot Chili Peppers

Anthony Kiedis, vocalista de los Red Hot Chili Peppers, y Sinead O'Connor, en 1991. / Gie Knaeps/Martyn Goodacre/Getty Images

Viajemos en el tiempo unas cuantas décadas. Pensemos en el find el verano de 1991, cuando los Red Hot Chili Peppers vivían una de sus épocas más gloriosas. John Frusciante seguía siendo el flamante guitarrista del grupo, aún no habían salido de gira con Pearl Jam como teloneros y estaban a punto de lanzar uno de sus discos mejor recibidos por la crítica y sus miles de seguidores en todo el mundo.

Fue en ese 1991 cuando publicaron su quinto álbum de estudio, Blood Sugar Sex Magik. Dentro de este legendario trabajo, producido por Rick Rubin, había un grupo de adecuadas canciones y una en concreto, I could have lied, que el vocalista Anthony Kiedis había escrito pensando en alguien especial para él, al menos, durante un tiempo. El tema estuvo inspirado en la ruptura de su, como él calificó, "relación breve y curiosa con Sinéad O'Connor".

Así lo cuenta Anthony Kiedis en sus memorias, Scar Tissue, de 2016: "Conocí a Sinéad en un festival en el que tocamos en Europa, en agosto de 1989", escribe el cantante. "Flea y yo éramos unos fans enormes de su The lion and the cobra y, de entrada, a mí me gustaban las calvas, porque sabía que si una se afeitaba la cabeza debía ser dura y auténtica y pasar de todo como de la mierda", dijo sobre la primera impresión que tuvo de la cantante irlandesa.

Además, recuerda Kiedis la canción que eligió para impresionarla. Una elección no muy correcta, desde su punto de vista: "Nosotros tocamos primero, y durante nuestra actuación fui lo bastante imbécil como para dedicarle Party on your pussy a esa luchadora por los derechos de los indefensos, moralmente ética y políticamente correcta".

La fugaz relación entre Sinéad O’Connor y Anthony Kiedis que inspiró una canción de Red Hot Chili Peppers

Después del concierto, Kiedis y O'Connor conversaron en el backstage: "Era tímida y modesta. Estuvimos hablando hasta que su road manager irrumpió y se la llevó para salir camino a su siguiente show". Según Anthony, "por miedo a no volver a verla nunca más, regresé corriendo al camerino y le escribí una carta bastante significativa, haciéndole saber que sentía algo por ella". Sinéad la aceptó y se despidió por la ventana del autobús, pero Kiedis relató en Scar Tissue que "nunca pasó nada. Ni una palabra de respuesta. Desapareció en la nube gigante de un mundo distinto. Nosotros seguimos nuestro camino y ahí acabó todo, adiós".

Meses después, volvieron a tener contacto nuevamente. "Me habría casado con ella en el momento. Entablamos una conversación y le recordé que ya nos habíamos conocido en el festival y que le había dado una nota". La irlandesa le respondió que tenía guardada aquella carta en un cajón de su cocina.

Kiedis relató que, en aquella época, Sinéad pasaba por un momento complicado por lo que sus salidas también eran junto a su hijo. "Aquello continúo durante semanas y se convirtió en la relación no sexual más maravillosa que yo había tenido. La adoraba y todos los días al despertar le escribía un poemita y se lo enviaba por fax".

La historia tuvo un final completamente inesperado para Kiedis, algo que, según recoge en sus memoras, no se esperaba y le rompió el corazón. Un día decidió llamarla y le dejó un mensaje en el contestador. Al regresar, la cantante irlandesa le había devuelto un mensaje: "Oye, Anthony, soy Sinéad. Me marcho mañana de Los Ángeles y no quiero que me llames ni vengas antes de que me vaya. Adiós", fue lo último que el cantante supo de ella. "Me quedé destrozado. De la noche a la mañana habíamos pasado de 'estoy ansiosa por volver a verte' a 'no me llames ni vengas'. No sabía a quién acudir, así que llamé a John (Frusciante)".

Red Hot Chili Peppers: Chad Smith, John Frusciante, Flea, and Anthony Kiedis, en 1991. / Paul Natkin/Getty Image

En aquel momento, Red Hot Chili Peppers estaba en plena composición de lo que sería Blood Sugar Sex Magik (1991), su quinto disco de estudio, el más importante del grupo junto con Californication (1999). "Me sugirió que escribiera", cuenta Kiedis, "y quedáramos más tarde, esa noche, para hacer una canción. Llevaba dos días seguidos lloviendo cuando me senté a la mesa del comedor, puse la versión de Jimi Hendrix de All along the watchtower en bucle para inspirarme y empecé a transcribir una letra sobre lo que acababa de pasarme".

En una entrevista de mayo del 2009 con Q Magazine, Sinéad O'Connor negó haber tenido una relación con Anthony Kiedis: "Salí con él un par de veces y la pelea que tuvimos fue porque me sugirió que podríamos involucrarnos". La cantante irlandesa también evitó referirse a la canción I could have lied. En la misma entrevista dijo: "No soy fan de los Red Hot Chili Peppers. No puedo soportarlos, no los entiendo".


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?