Baby Shark da caza a Despacito de Luis Fonsi y ya es el rey de Youtube

Los dos vídeos han superado la barrera de los 7.000 millones de vistas

Baby Shark

Baby Shark, el popular juguete de Pink Fong / EuropaNewswire/Gado/Getty Images

Dos semanas. Eso es lo que ha tardado Baby Shark en reducir la diferencia de 150 millones de visualizaciones que le separaban de Despacito de Luis Fonsi y Daddy Yankee como ya os avisamos el pasado 15 de octubre.

La popular canción infantil creada por Pink Fong suma a estas alturas del mes de noviembre 7.051 millones de visualizaciones (y subiendo) convirtiéndose en el nuevo rey de Youtube. La plataforma de vídeos aún no ha modificado su ranking pero el hit del de Puerto Rico ya está por detrás con 'sólo' 7.040 millones de vistas.

El reggaeton no ha podido resistir el pegadizo ritmo que hipnotiza a los más pequeños en todo el planeta. Pese a ello ha conseguido estar más de tres años liderando sin discusión el listado de los vídeos más vistos de Youtube.

Y aunque en los últimos años la hegemonía ha estado reñida entre los vídeos provenientes de Asia (Gangnam Style, Baby Shark...) y la música en castellano (Despacito, Bailando...) el dominio actual corresponde a la música estadounidense con Ed Sheeran, Wiz Khalifa, Charlie Puth, Mark Ronson, Bruno Mars, Justin Bieber, Maroon 5, Katy Perry y OneRepublic.

Baby Shark, de Pink Fong

La versión de Baby Shark de Pink Fong debutó en Youtube en junio de 2016 pero no fue hasta 2019 cuando su popularidad se multiplicó exponencialmente en todo el mundo. Cuando superó la barrera de las 2000 millones de vistas, el vídeo de Fonsi que se había subido en enero de 2017 duplicaba sus cifras. Pero su ritmo se ha mantenido a mayor nivel que Despacito.

Y lo curioso es que no es una canción nueva, se remonta a los años 90 cuando dos educadores estadounidenses, Shawnee Lamb y Robin Davies, crearon la tonadilla para enseñar a los niños psicomotricidad y lo que son los miembros de una familia. En seguida se convirtió en una de esas canciones habituales en guarderías, campamentos y demás lugares de reunión de niños. Pero la historia continuó.

Una empresa coreana dedicada a los niños y los juguetes compró los derechos para convertirla en single con una versión más dance. En 2015 la publicó junto a un vídeo de animación. Las reproducciones se dispararon hasta alcanzar los 160 millones. Pero no era más que el comienzo. Un año después, en 2016, decidió publicar un nuevo vídeo pero, en esta ocasión, con dos niños haciendo la coreografía de los tiburones. Y ocurrió casi lo mismo que con Gangnam Style que procedía del mismo lugar, las visitas se dispararon.

El lado oscuro del éxito de Baby Shark

Pero no todo el mundo está disfrutando del éxito de Baby Shark. La canción también tiene un lado oscuro por el mal uso que algunos han hecho de ella. Hace unas semanas conocíamos que funcionarios de la prisión de Oklahoma habían utilizado la reproducción en bucle de esta canción para torturar a los presos.

Se enfrentan a un delito menor de crueldad por reproducir la pieza infantil Baby Shark en buble, durante horas y con gran volumen. Así lo informó el fiscal del caso la semana pasada. A muchos padres también les ha pasado con las ganas de sus pequeños de escuchar esta canción.


icono_desplegar_comentarios_2

Comentarios

icono_desplegar_comentarios_2
LOS40

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?